Publicado en Cultural, Mexicana en México, Teatro

Ciudad de México: Centro Histórico

El Hotel

Mx (152) - Hotel Ed.jpg
“Orexis” de Julio Carrasco, 1996, mural en el lobby del hotel

Era la primera vez que estaba completamente sola en la habitación de un hotel. Empecé a inquietarme. Las desveladas acumuladas, el cansancio del curso y el estrés no me permitieron salir temprano a caminar, así que dormí un rato más. Sinceramente me sentía muy extraña: Sin hijos para regañar, ni Espo para guiarme, ni Mamá para juzgarme. Mi corazón, acelerado, se entristecía y se alegraba a la vez.

Mx (151) - Hotel Ed.jpg
Jugo de toronja, que creía de papaya y sabía a rayos 😦

Era un hotel de 5 estrellas, un lujo que no podría darme con tres hijos en casa. Sin embargo, los gastos corrían por parte de la empresa. Así que, ¿Por qué no apapacharme un poco?

Tomé un largo baño en la tina, me vestí con calma, ví un rato la tv, pedí el buffette 🙂 El día anterior me había fijado donde estaba la estación más próxima del metro, encargué mi maleta y salí dispuesta a la aventura.

El metro

Mx (159) - Metro Ed.jpg

Hacía añísimos que había tomado el metro en la Ciudad de México. Siempre confiada en el buen sentido de ubicación de MiEspo, no me apuraba fijarme en las estaciones. Un acto tan cotidiano para los habitantes de esta ciudad representaba para mí algo tan excitante como atemorizador. Tomé fotos de las estaciones, pregunté en cada correspondencia, me fijé bien en los pósters. Mi loca cabecita pensaba: ¿Y si hay un temblor? ¿Y si me aviento a las vías? ¿Y si me roban el celular, el dinero y la IFE? ¿Y si me pierdo? ¿Saldré en el canal 5 con el Tío Gamboín? ¡Ah, no! Tranquila, teiquirisi, keep calm and  walk…

Mx (161) - Metro Ed.jpg

Me sorprendió gratamente ver las indicaciones para agilizar el paso de los transeúntes y corroborar que en la mayoría de los casos la gente los sigue. ¡Qué ordenaditos, oiga!

Me tocó ver en varias estaciones la sección de “sólo para mujeres y niños menores de 12 años”, bien por la seguridad de las féminas, mal que se tenga que recurrir a estas opciones, en vez de educarnos en el respeto. ¡Ah! Y también ví chicas conduciendo el metro 😀

Mx (164) - Metro Ed.jpg

Murales y exposiciones engalanan los andenes del metro, haciendo el recorrido más agradable a la vista y a los sentidos, aunque he de reconocer que son muy pocas las personas que se detienen a observar. Vendedores de todo tipo y amplia gama de locales comerciales, artistas, cantantes, merolicos… un mercado subterráneo 😉

El Centro Histórico

Mx (166) - Metro Ed.jpg

Al fin salí a la superficie, podría jurar que escuché arpas y serafines ¡Ah pero que gusto me dió encontrarme con el letrero de “Bellas Artes”!

Y bien, ya estoy aquí ¿Qué hago ahora? En vez de ir directamente a Bellas Artes retrocedí siguiendo un letrero: Teatro Blanquita, con su escultura dedicada a María Victoria y su fínisima cinturita, ♫ es que estoy tan enamorada ♪, imaginé cómo habrían sido aquellas noches de carpa, con artistas de la talla de Libertad Lamarque, Angélica María, La Sonora Matancera, mi profe de baile… historias que me contaba miPapáA.

mx-168-blanquita-ed

Caminé con miedo por fuera del teatro, en la banqueta yacían muchos teporochos, borrachines y personas de la calle, el olor a orines impregnaba el ambiente. Estem… con permisito, a seguir caminando.

Un par de cuadras adelante se localiza el precioso Palacio de Correos, el cual muero por conocer, parecía estar cerrado, pensé: Voy a Bellas Artes y regreso, sí como no. Pues no, no volví, triste mi calavera.

mx-171-ed

Después de hacer el recorrido en Bellas Artes decidí transitar por la Avenida Madero, para conocerla y para ver si se me olvidaba la idea de subir a la Torre Latino. La casa de los Azulejos, donde el junior de la familia les demostró que sí sabía hacer negocios, destaca entre los demás edificios por su peculiar fachada, actualmente da el servicio de cafetería y restaurante. Un poquito más de hambre y habría entrado, también me quedé con las ganas, pero ¡había tanto por ver en estos callejones!

mx-242-ed

El organillero giraba su musical cilindro, en tanto solicitaba unas monedas con su gorra. Un Santa Claus con una bella Elfa invitaban a tomarse fotos por tan sólo $50.00, ehhh no gracias, me las tomé gratis con la chica de Uganda. Camino, admiro, suspiro, camino.

Mx (251) - Templo Sn Fco Ed.jpg

El Templo de San Francisco, data de 1524, con su fachada Churrigueresca, invita a los transeúntes a tomar un poco de paz en medio de tanto bullicio. En el patio frontal, dos monjitas chaparritas vendían dulces, galletas y frituras.

-¿Me deja tomarle una foto madre?
-No, no nos permiten 😦 *Y se tapó el rostro.

mx-244-templo-sn-fco-ed

Sin permiso será pues. Haciendo caso omiso de mis propios consejos, compré dulces de mazapán, galletas con canela y empanadas ¡Y ahí voy cargándolas todo el día! ¡Chiiiiicles! Agradecí al Creador el poder estar ahí, agradecí por la familia, el trabajo y la salud. Es un museo viviente ese templo, te sientes transportado a otra época entre sus pinturas, su olor a madera antigua y sus enormes candelabros, ya sabes, lo usual.

Una puerta, dos estatuas, tres balcones, ¡Así no se puede avanzar señores! Todo me parece tan espectacular, la arquitectura, los detalles, la Historia detrás de cada trozo de madera, de cada cantera, de cada azulejo.

Y al mismo tiempo, chicos con cabellos de colores llamativos, haciendo música con envases vacíos, bailando break en la banqueta, pintando con aerosol y plantillas. Un Moreleando constante.

¡Ya estuvo, me voy a subir a la Torre Latino! Y que me subo. Y que me bajo. Y que me mareo. ¿Será la emoción, la altura, los nervios? ¡El hambre! Es tardísimo y no he comido nada, los dulces de las monjitas intocables, porque los traía para mis chilpayates.

Mx (294) - Hemiciclo Juárez Ed.jpg

Siguiente destino: La Alameda. Para llegar ahí pasé por la calle de las librerías, alguna vez ví un reportaje donde explicaban que en cada calle del Centro se dedican a diferentes ramas: El callejón de la comida, el de artículos religiosos, el joyero, de artículos de belleza, étc. Varios hombres gritaban por la calle ofreciendo software: “Llévele, llévele, el Windous, el Offis, el Fotoshó, a cien, a cien, llévele, amiga ¿Qué anda buscando?”

Estaba por cruzar la Av. Juárez cuando se me atravesó un aromático trompo al Pastor. Fin de la discusión, no se hable camine más, a comerrrrrrr.

El Turibús

Antes de ir a la Ciudad de México pedí consejos entre mis amigos del Twitter, varios mencionaron el Turibús, a mí la verdad me parecía un poco caro, pese a todo busqué los puntos de venta y no estaban en el Centro Histórico. Salí de los tacos y ahí frente a mis ojos: El autobús rojo de dos pisos.

-¿Vas a subir amiga?
-Sípirili

¡Juímonos al segundo piso! ¡Wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! Oiga, que ya trepada me entero: Se pagan $165.00 con derecho a viajar TODO el día de 9:00 a.m. a 9:00 p.m., te da opción de descender en ciertos puntos, como museos, Chapultepec, monumentos. Cada 20 minutos pasa otro turibús para que puedas continuar el cicuito. ¡Bien! Además, puedes hacer conexión con el resto de los circuitos: Centro histórico, Sur (Frida Kahló), Polanco y Basílica de Guadalupe ¡Por el mismo boleto! ¡Órales! Y lo mejor de todo, que te venden el boleto en donde te subas, como a mí 😀 Visto así, ¡Está súper bien!

Mx (325) - Monumento Revolución Ed.jpg

Se oye una grabación con la explicación del lugar/ monumento/ edificio que estés viendo, tienes que darte prisa para tomar la foto del recuerdo y síguele. Pasamos al lado del Monumento a la Revolución, hasta entonces me enteré que tiene un elevador y un mirador en la cima, quise bajarme pero con lo entretenida que soy y lo tarde que era me perdería el resto del circuito. A este punto habrían transcurrido como 20 minutos de que me subí al Turibús, 20 minutos en camión ¡Y yo que quería caminar partiendo desde la Torre Latino!

Mx (334) - Bolsa ValoresEd.jpg

Avanzamos por Reforma (Ojalá Arjona no circule hoy), vimos a la enigmática Diana Cazadora (a la que le pusieron sostén en “Los Caifanes”), los modernos edificios (como la Bolsa de Valores), al Ángel de la Independencia (que no, no es ángel, es la Victoria Alada) y yo en plan Robin en Batman Lego “¡¡¡que emoción, que emoción, que emoción!!!” 

Mx (336) - Ángel IndEd.jpg

*Comentario extra: Al pie del Ángel se toman fotografías las quinceañeras ¿Cómo para qué? Digo, porque pa’ que salga el ángel deben tomar la foto desde muy lejos y si quieren que salga bien la quinceañera sólo sale la base… minoentender.

Ubicamos el Museo de Cera y el de Ripley, que están juntitos, también me quería bajar aquí, ya empezaba a oscurecer y no me animé a regresar tan tarde al hotel. “Vamos a entrar a la Colonia Condesa” anunció la voz por los parlantes ¡La Condesa! ¡La pipirisnais! La famosa…Condesa…Zzzzzz ¡ZAZ! Me quedé dormidota, con la tirita de saliva saliendo de la comisura ¡Ay, qué vergüenza! En una de esas hasta ronqué 😦

mx-358-zocalo-edmx-359-zocalo-ed

No me daba cuenta de lo cansada que estaba, casi me cacheteo para despertar ¡tssss! En fin, el regreso fue muy rápido, bajé en el mero zócalo, como le digo, oscurecía y el hotel estaba distante. Sólo observé por breves instantes una danza prehispánica con todo y ofrendas florales y frutales ¡Justo a un costado de la Cátedral! ¡Oiga, que sí hay diversidad religiosa! ¿eh?

Mx (360) - Zócalo Ed.jpg

Un mar de gente se dejó venir, era la noche en que encendían el alumbrado navideño, yo salí corriendo a la estación del metro más cercana, con los dulces monjísticos en una mano y el corazón extasiado en la otra.

Más información 

CDMXTravel
Alan x el mundo recomienda Ciudad de México
¿A dónde ir?
10 cosas que debes hacer en la Ciudad de México
10 lugares a donde ir en la Ciudad de México

Publicado en Familia

Dudas de Mija II

Hace ya varios ayeres publicaba aquellas dudas de Mija que llamaron mi atención, siendo sólo una pequeña muestra de lo que inquieta su mente y corazón. Entre mis notas encontré otras dudas, de cuando todavía era una niña pequeña y no una adolescente en peligro de extinción… de extinción de su madre, digo yo 😦

  • ¿Porqué mi abuelita F sí parece abuelita (92) y mi abuelita O (62) no parece abuelita?
  • ¿Hay algún dicho sobre comer y ver tele? (por aquello de que “el q come y canta loco se levanta”)
  • ¿Cuándo te embarazaste? ¿En Marzo? ¿En qué día? ¿En qué hora? ¿En qué minuto? ¿En qué segundo?
  • ¿Cómo es que los papás ponen la semillita en las mamás?
  • ¿Quién es el presidente del mundo?
  • ¿No que íbamos a gastar lo menos de luz posible? ¿Porqué sigues tuiteando?
  • Las divorciadas ¿Cómo le hacen para tener bebés?
  • ¿Qué sentiste cuando me tuviste por primera vez en tus brazos?
  • ¿Existe algo peor que la Política? (Duda estilo Mafalda)
  • ¿Cuánt@s [Inserte aquí una frase extraña] existen en el mundo?
  • Si en tu tiempo se le agregaban ceros a las cantidades ¿Un millón de ahora cuánto era antes?
  • Y ahora que se acabó Glee ¿Qué vas a hacer los jueves por la noche?
  • De que se trata [Inserte aquí la película de moda anunciada en TV] eh eh eh? Mamá?
  • ¿Porqué tienes más ingenio que yo? (Al resolver acertijos del Selecciones del Readers Digest)
  • ¿Porqué cuando alguien se queda riéndose solo por mucho tiempo, parece que está loco? (Viendo caricaturas)
  • ¿Qué pasaría si yo fuera gay? ¿Qué sentirían papá y tú?
  • ¿Y cuando sea una jovencita me tocará conocer a esos hombres? ¿O podré conocer directamente uno que no sea así? (Viendo una película adolescentil ochentera)
  • ¿A éstas horas de la madrugada hay más grillos que cantan que de los que hay en la noche?
  • ¿Cuál es el auto más antigüo aun funcionando que existe en el mundo?
  • ¿Porqué las mamás se ponen tristes cuando los hijos desobedecemos? *ella pone cara de Yo-No-Fui*
  • ¿Porqué te estás quedando sorda? eh mamá? EH mamá? ¡MAMÁAAAA!
  • ¿Hay alguna cosa que exista en todos lados?
  • ¿Desde cuándo supieron (ustedes papás) que yo era muy lista? (le faltó agregar modesta)
  • ¿Cómo hacen las personas para volverse delincuentes? ¿Porqué se vuelven delincuentes?
  • ¿Qué ha sido lo más hermoso que te ha pasado en la vida?
  • Mamá: cuando te mueras ¿Me puedo quedar con todos tus adornos?
  • ¿Hay algún tipo de agua que lastime a los vampiros?
  • Mamá ¿Qué quieres ser cuando seas… MÁS grande?
  • Y cuando nazca el hermanite ¿También me va a querer?
  • ¿Cuántas personas están embarazadas en este momento?
  • ¿Cuándo es la época de tu vida que consideras has estado más bonita?
  • ¿Cuándo es la época de tu vida que sientes has sido más feliz?
  • ¿Cuántos años crees que habría tenido Jesús al morir naturalmente si no lo hubieran matado? O.O (¡Ajála!)
  • ¿Qué fue lo que hiciste mal conmigo cuando yo era bebé?
  • ¿Victoriano Huerta hizo algo bueno por México?

-Mamá ¿Cuál es la válvula en la mujer? O.o
-¿Qué estás viendo?
-El aparato sexual femenino, así lo escribió la maestra
-@.@

-¿Cómo se dice cuando se te inflama algo?
– Itis, termina en itis
-Ah! mi papá tiene videojueguitis

-¿Hubo muertos?
-¿Oíste sirenas? ¿Viste el noticiero? ¿Escuchaste algo?
-¡No! Te pregunto por la novela de anoche 😦

-¿Algún día me vas a dejar de querer?
-No, ¿y tú?
-No, pero sí tendré mis etapas, como en la adolescencia #plop

Publicado en Blogger, Maternidad, WordPress

Día 19 Sin Mis Hijos… Por Isha Oropeza

Día 19 sin mis hijos.

El lunes pasado muy amablemente Jesús Robles Maloof @roblesmaloof me acompaño por primera vez a la cámara de diputados donde nos recibiría El diputado Fernando Belauzaran @ferbelaunzaran le explique con detenimiento mi caso, he aprendido a resumirlo de manera estupenda luego de haberlo contado ya más de cien veces. Él quedo sorprendido que no existiera la forma de detener (aún) al padre de mis hijos.

“Es algo que debe cambiar Fer, me han contactado varias madres y esta lucha no va sólo por mi, va por todas aquellas mujeres y también hombres que se les prive de ver a sus hijos”
Y así es, de pronto dejé de ser la madre que lloriqueaba por cualquier lugar, la débil, la angustiada, a ser la guerrera, la que aunque no tenga hambre come, se viste y lucha en el nombre de todas y todos.
 Ya el Lunes me sentía toda una política, había aprendido más de derecho que mi propio abogado, me devore libros sobre el derecho de los niños y cómo funciona en México.
Y he de agregar que los niños ahora son los menos protegidos, tiene más derechos un delincuente que un bebé y eso tiene que cambiarse.
Ese mismo lunes recibí una llamada de los abogados del padre diciéndome que los podría ver el día martes, que escogiera hora y lugar. Por supuesto a mi me daba igual yo sólo quería verlos, abrazarlos, decirles que; mami sigue aquí, que no los abandonaría nunca. Esa noche dormí como nunca, feliz.
Parecía que entre tanta oscuridad aparecía una diminuta luz en el camino, “podremos firmar un convenio” agrego su abogada.
¿Qué más podía pedir?, ver a mis hijos y resolver mi situación porque desde que se fue el padre no me ha dado un sólo peso, mis amigos y familia son los que me han apoyado para vivir con $50 pesos en la bolsa.
Llego el martes y yo debía encontrarme con la Fiscal de Asuntos de la Niñez, estaba convencida que se podría hacer algo una reforma tal vez, dado que la UNICEF dicta que: “Los niños tienen derecho a recibir cuidados de ambos progenitores.” Esto desde 1989, ¿Pero cómo se puede garantizar el cumplimiento de esos derechos? Es ahí donde aparezco yo, no tengo idea de cómo pero lo haré.
Ese día mi blog estaba siendo leído por muchísimas personas, llevaba más de 4mil visitas. Madres desesperadas pidiendo ayuda en mis mails, yo respondiendo a cada uno, caminando de un lado para otro para estar con la Fiscal, era una locura. El hermano del padre de mis hijos es programador y hacía ya un tiempo se habían llevado la computadora de mi casa también.
Así que decidieron tirar el blog, lo eliminaron con todos los escritos de seis años que yo les hice a mis hijos, no es suficiente con lo que esta familia hace, no les basta.
Y bueno, ahora mi texto no está en mi blog. Pero lo pueden encontrar en más de 20 blogs que al final mencionare.
Para la tarde del martes estaba dispuesta a salir a nuestra cita, ya cargaba en mi bolsa los disfraces favoritos de mis hijos, los juguetes que en este tiempo les he comprado y toda mi ilusión, mi amor por volver a abrazarlos cuando recibo la llamada de mi abogado donde me explica que la reunión no será posible, el Sr. Padre de mis hijos no me permitiría verlos si yo no paro todo lo escrito en Twitter y en redes sociales, si me quedo callada entonces él accedería a que viera a mis niños.
Colgué y explote en llanto, ya fuera de la cámara de diputados dos personas de seguridad me levantaron del piso donde estaba sentada deteniéndome de una pared, no podía ni hablar yo sólo lloraba como una niña peor aún, tenía una rabia, no les bastaba con quitarme a mis hijos, además tiraron mi blog y juegan con mis emociones de verlos, chantajes, sobornos, MIS HIJOS SON MÁS QUE ESO!! Lograron los de seguridad levantarme y me llevaron cerca de la cafetería, uno de ellos me trajo un té.
No podía explicar nada, mi bolsa estaba en el suelo y se habían caído algunos juguetes que eran para mis niños. “Tranquila señorita, todo va a estar bien”
Asentía con la cabeza sin dejar de llorar, ya pasmada y respirando agitadamente. Me recompuse luego de unos 10 minutos, les di las gracias, me levanté con la frente muy en alto.
A seguir luchando que esto no se acaba aquí, luego recibí una llamada del Coordinador de Asesores del C. Procurador el Lic. Rodolfo Ríos @rodolfofrios estaba dispuesto a tomar mi caso y me vería ahí en cuanto pudiera llegar.
Sin comer, después de la devastadora noticia que no vería a mis niños llame a mi madre y le dije dónde nos encontraríamos. Salí de la cámara de diputados con más fuerza de la que había entrado, con fe, con todo lo quedaba de mi a seguir buscando a mis hijos.
Esa misma tarde el padre empezó a abrir varias cuentas anónimas en Twitter acosándome y acusándome se ser una cualquiera, de estar con tal o cual persona, de estar mintiendo, de asegurar que ni siquiera tenía hijos, a hostigarme. Yo no respondí a ninguno de sus insultos, podría contar lo mal que la pase durante 6 años con él, pero eso ya lo supere, a mi lo único que realmente tiene relevancia son mis hijos y sus derechos como niños. Así que me límite a leerlos y bloquearlos.
El padre de mis hijos más tarde me llamo por teléfono para decirme que este mes debía yo desalojar el departamento porque no seguiría pagándolo, que me buscara a dónde ir.
No puedo comprender por el infierno por el que él esta pasando y por el cual nos está arrastrando a nosotros también, a mis pobres hijos. Siempre le pedí que hiciéramos las cosas por la paz pero él no conoce esa palabra.
Y quiero compartir con ustedes una pequeña parte de una oración de Francisco de Asís:
Señor, hazme un instrumento de Tu Paz .
Donde hay odio, que lleve yo el Amor.
Donde haya ofensa, que lleve yo el   Perdón.
Donde haya discordia, que lleve yo la Unión. 
Donde haya duda, que lleve yo la Fe.
Donde haya error, que lleve yo la Verdad.
Donde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.
Donde haya tinieblas, que lleve yo la Luz.
Sé que me lees y quiero decirte como siempre te lo he dicho: “te perdono por todo lo que nos haz hecho, aún antes de que lo hubieras hecho” encuentra tu paz, tu camino y da paz a tu al rededor, estás a tiempo de cambiar tú historia, de cambiar la de nuestros hijos. Con cada mala palabra que diriges hacia mi te estás condenando tú, sálvate aún estás a tiempo.
Hoy se cumplen 19 días de no estar con mis hijos, ahora temo por lo que pueda pasarme, me siguen, me acosan en redes sociales, vienen a mi casa de madrugada a tocar el timbre pero todo esto es poco al imaginar la vida sin mis hijos.
Sigo en pie, no pienso abandonarlos y hago responsable de cualquier cosa que pueda pasarme al padre de mis hijos.
A mis niños; les mando todo mi amor, pronto estaremos juntos y confío en que haremos algo grande porque ninguna madre o padre pase por esto, todos merecen tener el cuidado de ambos y seguiré luchando por eso. Los amo con todo mi ser.
Gracias a todos los que difunden información, son de gran ayuda para mi que estoy con los pies bien plantados en tierra, gracias a los blogs amigos que han difundido mi texto. Las abrazo fuerte, gracias infinitas.
@Veronica_LopezR
@ClaudiaRiosMx
@AlfonsoDosal
@palomarredondo
@roblesmaloof
@paloma
@CeciliaSuarezOF
@anilupardo
@nuria_sm
@criandocreando
@almagab
@nantyfree
@Jazcitas
@AztinaQ
@cats_caliope
@auroragil
@ivu_macouzet
@karolthedoll222
@susanamarina
@Amo_Ser_Mama
@DessyMty
@OR_2
@mama_moderna
@tamaraporque
@DessyMty
@rovmin
@Lizpe
@soymamimu
@Krol620
@Reynayo
@misspreescolar
@karolthedoll222
@gabyamillan
@rovmin
@lilyvazper
@monse_soto
@DGnorma
@ArenaCreativa
@keritah
@Zavila
@noeroar
@solanaazulay
@tonscual
@gigiporras
@la_comadre
@mommychic1
@dua1980
@Angel_Jimenez
@YosoyMariela
@CARMENSAAVEDRAS
@civicayetica
@emariah7
@InmujeresDF
@derechoinfancia
@olsinamx
@civicayetica

Isha Oropeza

 

Publicado en Familia, Maternidad

A mis hijos que hoy no están… Por Isha Oropeza

A mis hijos que hoy no están…

El pasado 19 de octubre me despedí de ustedes en el pasillo de la casa, irían a la escuela y ese día Sophie volvió para darme un gran abrazo, nunca imagine que sería la última vez que los vería.
Me aterra que piensen que su mamá los abandonó, desde que vi sus cajones de ropa vacíos no he hecho más que buscar ayuda, día a día, minuto a minuto.
No puedo comprender el nivel de egoísmo de su padre y no pienso quedarme callada, ya no más. No puedo entender sus razones, porque ninguna de ellas sería válida para que una madre como yo no pueda estar cerca de sus hijos.
Al principio llamaba todo el tiempo al padre pidiéndole que me dejara llamarlos, que era una crueldad, que me dejara verlos y él siempre me colgaba el teléfono.
Los he buscado con sus abuelos, con sus tíos, primos y ninguno es capaz de responderme una llamada o un mensaje.
He hecho filas interminables en el DIF, en Derechos Humanos, en asociaciones feministas, nadie puede hacer nada porque la patria potestad, guardia y custodia aún no estaban definidas, el padre actúa como delincuente pero no puede considerárselo tal pues es el padre de los niños. A cambio me pide que firme un convenio donde acepto que estoy “loca” y que no puedo hacerme cargo de mis hijos por tener depresión. En su convenio sólo podría verlos dos horas a la semana con una persona vigilando. No accedí a firmar tal cosa y mis hijos están siendo usados como rehenes, como monedas de cambio y ellos son mucho más que eso.
Yo los bañaba a diario con la misma música que les ponía cuando estaban en mi panza, los peinaba, les ponía sus pijamas, la nena aún dormía conmigo las dos abrazadas muriendo de calor y sudando, Nicolás siempre me pedía “Mami me cantas esa canción donde dice que estás hecha de pedacitos de mi”.
‘Fue un abrazo de tu amor con guantes,
con sonrisas que me regalabas,
el saber que sin ti no soy nada,
yo estoy hecha de pedacitos de ti.
de tu voz, de tu andar,
de cada despertar,
del reír, del caminar,
de los susurros de abril,
del sentir, del despertar,
aunque la noche fue gris,
del saber que estoy hecho
de ti…’
La casa la he convertido en mi lugar de rehabilitación, me compro flores casi todos los días, salgo a buscar trabajo, hablo con amigos, abogados, voy a tribunales, explico una y otra vez lo que ha pasado…
El padre dice que estoy en depresión y que eso me impide cuidar a mis hijos, dice que soy alcohólica y que me drogo. Estoy en la mejor disposición de someterme a cualquier clase de estudios psicológicos y de sangre para comprobar lo contrario, él miente y lo sabe.
Estos últimos seis años me he dedicado por completo a cuidarlos, a llevarlos diario al parque, a la escuela, a fiestas infantiles, éramos los más felices juntos hasta que el padre decidió vengarse de mi porque salía con alguien más. No tengo nada que ocultar y las razones que tiene al momento ninguna es válida para lastimarnos de esta forma.
Agradezco a todos aquellos que me han ayudado, desde los médicos que no me han cobrado nada, hasta los amigos que me invitan a comer a su casa, las llamadas interminables de madrugada cuando yo lo único que hago es llorar, a aquel grandioso hombre que ha pagado mi abogado, a todas y todos muchas gracias.
Hace unas semanas el padre suspendió mi celular, luego vino a casa a llevarse el cablevisión, el teléfono, el internet. Semanas antes se llevaba la cámara fotográfica con la que yo esporádicamente trabajaba. No puedo imaginar la inestabilidad emocional en la que vive, ahora dañando a nuestros propios hijos.
Espero pronto encuentre la paz que tanto le hace falta, algo de sabiduría y compasión por el sufrimiento en el que estamos siendo sometidos.
Quiero, mis niños, que sepan que los amo más a que a nada en este mundo, con todo mi corazón, que no hay momento en el día en que deje de adorarlos, no hay día en el que no llore por ustedes y repaso mil veces un encuentro, sus abrazos y cuando corran a mi gritando “mami”.
Tienen una gran madre que no piensa rendirse ni renunciar a ustedes, no sin mis hijos. Lamento tanto que tengamos que pasar por todo esto luego de seis años de abusos, a veces parece que esto no llega a su fin, pero llegará.
Me armo de fuerzas para lo que venga, que una madre mueve el mundo con tal de ver a sus hijos. Los extraño, los pienso y los amo con todo mi ser.
Isha Oropeza
Tw @isha_oropeza

P.D. Isha Oropeza es una amiga a la que conocí a través de Twitter; en ese entonces esperaba a su nena y luchó por tener un parto natural después de haber tenido una cesárea. Siempre se ha referido en términos amorosos hacia sus 2 hijos, practica el colecho, la lactancia materna, la crianza con apego. Antes que actriz, fotógrafa, empresaria, amiga es madre, sinceramente no deseo que nadie más pase por lo que ella está pasando, lo afirmo como hija de padres divorciados y como madre de tres pequeños. Favor de difundir.
Publicado en Blogger, Premios, WordPress

Un Regalo

Hemos recibido un bello regalo de parte de Yaneth de My Points Of View, quien tiene un blog sumamente original  repleto de ocurrencias y grandes aventuras. Se agradece, el que nos tome en cuenta, que nos lea y que nos tenga paciencia a la hora de contestar. Ahora no me tardé 3 meses, pero casi. Debo contestar 5 preguntitas y hacer otras 5 y así. 😀

1- ¿Qué haces en el día para ver a tu hijo/a feliz?
Trato de prepararles la comida y antojitos que les gustan, juego con ellas, platico mucho, hago payasadas, cambio voces, invento cuentos, le busco el lado gracioso a todo lo que nos pasa, les hago cosquillas, si puedo las llevo al parque, al bosque, o simplemente a caminar, bailamos, cantamos, brincamos, dormimos juntas.
2- ¿Qué sentiste al ver nacer a tu hijo/a?
Sentí que nacía una nueva persona, que quería ser la mejor para ella, que no cabía de gozo, que tanta felicidad no era de este mundo, sino de origen divino. Sentí que le amaba al primer instante y que era increíble tenerle en mis brazos, conocerla físicamente después de tenerla 9 meses dentro de mí. Sentí que amaba como nunca a mi esposo y que ese era el inicio de mi vida. Inmensa ternura, mucha paz, emoción al máximo. Sentí tanto en un instante, que me es imposible reflejar fielmente mi estado emocional de aquel momento.
3- ¿Cuáles son sus juegos preferidos?
Mija gusta de jugar a la escuelita, le encanta, le fascina dar clases a sus muñecas primero y a nosotros después, o bien, que yo sea la maestra y ella la alumna. 🙂
Mibeba puede jugar horas enteras con muñecas, tazos, carritos y cualquier ojeto que se encuentre en el escritorio de su papá o en el de su mamá. Arma escenas, inventa diálogos, hace voces y sonidos.
Minene prefiere moverse en mi panza como pirinola. Y dejar de moverse en cuanto su papá toca mi barriga. 🙂
4- ¿Qué sientes al escribir un post en tu blog?
Que estoy platicando con un buen amigo, mientras tomamos un buen café.
5- ¿Qué has aprendido en Twitter y en Blogger? ¿Te ha servido?
He aprendido sobre Lactancia Materna, cosas que realmente desconocía por completo.
He aprendido a ver mis problemas desde otra perspectiva, al momento de escribirlos y compartirlos, las cosas cambian.
En Twitter en especial, he aprendido sobre un montón de temas diferentes, desde tecnología hasta política, religión y cultura.
En Blogger he saboreado la riqueza cultural, al leer personas de países tan distantes como España, Argentina o Canadá.
En ambos he encontrado personas que me escuchan, me comprenden, me animan y me ayudan a crecer.
¡Qué bonitas preguntas! Ahora van las mías, que la verdad, ahorita mismo ando medio desinspirada, pero bueh…
  1. ¿Cuál ha sido tu mejor cumpleaños y porqué?
  2. ¿Cuál es tu peor pesadilla?
  3. ¿Qué te avergüenza haber dicho o hecho últimamente?
  4. ¿Cuál es tu sueño dorado?
  5. ¿Cómo imaginas tu vida en 10 años?
Y los blogs seleccionados en esta ocasión son:
Esperando leer sus respuestas y seguir compartiendo me despido. ¡Gracias por participar!
P.D. ¡Feliz día de las Madres!
Publicado en Maternidad, Personal

Amargadita

No puede ser, ya pasó exactamente un mes de mi última entrada, y yo sigo en plan amargosssssso.  ¿Qué me pasa? Mire, ha pasado de todo en este mes, lo que más me ha afectado, es obviamente el incremento en la intensidad de mis síntomas. He pasado madrugadas y/o tardes enteras devolviendo el estómago (Cada vez que escribo estómago se me cruzan los cables y quiero escribir estógamo). Cuando no estoy en ese trance me la paso con dolor de cabeza. No todo el tiempo, claro, a ratos también me mareo. Y me da mucho sueño. Y me canso mucho. Pa’ acabarla, el otro día me dio infección estomacal y ¡Chicles! diarrea y vómito durante la madrugada.  Me dieron medicamento para el vómito y efectivamente, era para eso: No había tenido más que naúseas muy fuertes, después del medicamento comencé a vomitar como Regan. Ok not! No así, no tanto, exageré. Me cambiaron la medicina y tardé más de un mes en surtirla. Al fín la compré y sí me ayudó, pero procuro no tomarla muy seguido. 😦

Las caminatas, siguen igual. Hay ocasiones en que me siento tan fatigada, que el caballero andante de mi marido es quien recorre de 6 a 12 km llevando y trayendo a las chamacas. La casa, está un poquitín más alzada. Me he dado un tiempito para limpiar, destilichar, demoler mis monumentos a la desidia (sillas, sillones llenos de ropa, juguetes y revistas por MESES).  Aún así, no logro darme abasto. Siempre luce desordenada y sucia. Ni ganas de limpiarla. O bueno, ganas sí, pero ánimo no. 😦

Subir la ropa de invierno, bajar la ropa de verano, y comprobar que NADA pero NADA le queda a Mija. Tendré que comprar ropa. De hecho, me fui el martes al tianguis de la Rosita, sí ese donde hay balaceras a cada rato. No me tocó ninguna, pero caminé como si no hubiera mañana, me acabé el mercadito y regresé con sólo 3 vestidos y una falda, de los cuales uno le quedó rabón y los otros 2 ni siquiera le cerraron. Soy pésima para eso de las tallas, ¡Caray!  Encima, siempre batallo para hallar ropa que parezca de niña. Toda es de señorita en miniatura: falditititas, escotes, embarradas y microshorts. Como cualquier presentadora de TV. 😦

Vendo cosméticos, una “cliente” que compró varios productos tiene la fabulosa demora de… 4 meses cuando se suponía eran 2 pagos. Voy yo, va mi esposo, por las tardes, por las mañanas, por las noches, entre semana, en fin de semana. El esposo se enoja porque vamos a cobrarle, la señora se esconde, me abona cada 2 semanas… corajes y más corajes.:(

Hubo una invitación a trabajar fuera del país, nos la pintaron muy bonito, pero con mucha prisa, presionando para que rápido resolvieramos cambiar el rumbo de nuestras vidas. Fueron días de angustia y de dolor de estómago (otra vez la palabrita). Si mi esposo se fuera del país… yo con 2 niñas y un bebé en camino… tendría que cerrar el negocio, no sé si completaríamos con el dinero que él mandase, las niñas adoran a su papá ¿Cómo reaccionarían al no verle en los próximos 2 años?, tendría que llevarlas/traerlas a la escuela yo sola con mi panzota, mi chipilez se incrementaría exponencialmente, tendría a mi bebé SOLA, él no estaría presente en la primera comunión de Mija… Dudas y más dudas, finalizaron cuando una buena amiga que vive en el extranjero nos asesoró con los trámites e hizo algunas investigaciones, conclusión: Al parecer se trataba de un fraude. ¡Fiu! ¡Que alivio! ¡Que bien que no seguimos adelante!

Juntas escolares. Este mes se dieron baño las maestras. En ocasiones hay junta en ambas escuelas el mismo día. El colmo fue cuando hubo 2 juntas en la misma escuela a la misma hora. Ahí me tienes entrando a una y saliendo de la otra y a la visconversa… (¿Existe esta palabra?). Que junta pa la kermesse, que pa’l día de la madre, que los valores, que la estimulación temprana, que el rally, que higiene dental, que entrega de calificaciones… que quiboles que. 😦

Hace 2 semanas estuvieron a punto de atropellarme. El chofer no hizo ninguna señal de que iba a dar vuelta y venía hecho la mocha por la calle. Antier casi chocamos en el camión en el que viajábamos. Un taxi no nos dejaba pasar, el tránsito le dijo unas palabras y seguimos igual. Hoy casi atropellamos a tres personas, el taxista traía una prisa de los mil demonios y yo llegué a casa helada y con un torzón en … en… sí en el estómago. 😦

El próximo lunes se cumple un año de la partida de mi mamá Gelo. Nostalgia, tristeza, bellos recuerdos, impotencia, incredulidad se mezclan en mi mente y mi corazón. Aún me despierto pensando en llamarle para saber como amaneció. Aún necesito ayuda con el caldillo de tomate. Aún imagino que tal travesura de mis hijas le alegraría el día. Aún añoro escuchar su risa. 366 días sin ella.

Casi no me siento frente a la computadora, a menos que sea para trabajar, revisar correos y leer algunos blogs. Extraño mucho a Twitter. No a Twitter no, extraño a las personas con quienes platico en Twitter. Echo de menos el bienestar inmediato que me provoca el interactuar con ellos. Leer sus ocurrencias, compartir sus alegrías y escribir mis tonterías. Pero entre las caminatas, los vómitos, el quehacer, juntas escolares… no me doy tiempo. Y cuando tengo un poco de tiempo… me duermo. 😦

Y he aquí que me la he pasado de amargadita. Me molestan las bromas de mi marido, me enojo porque las niñas tiran juguetes, me enfurezco con el taxista por cobrarme de más, me peleo con quien se me atraviese y regaño al que se deje. Digo maldiciones a la menor provocación. Necesito reír, necesito llorar, necesito bailar, necesito sudar, necesito tuitear, necesito escribir.

P.D. ¡Pobre de mi bebé! ¿Nacerá berrinchudo, llorón, enojón y asustado? Digno heredero de su madre.

Publicado en Familia, Personal

Tristezas y Alegrías

Viernes 20

Hoy es el tan esperado día, para ver de nuevo a mi hijite en el ultrasonido. La vez anterior apenas se apreció un diminuto punto blanco del tamaño de una lenteja. El doctor me mandó hacer análisis y fuí a recogerlos. ¡Cual sería mi sorpresa al ver que el laboratorio tenía más de media hora de haber cerrado! ¿Y ahora que hago? Ya casi era el momento de la cita, me dí prisa y regresé a casa. Con un pie en la cochera, sonó el teléfono. Por un momento pensé: “estamos por irnos, mejor no contesto.” Más luego recordé, que esos detalles son los que en ocasiones nos salvan hasta de tener un accidente.

Corrí hacia el teléfono, algo en mi corazón me alertó que no era nada bueno. Era mi amiga M informándome que su padre acababa de fallecer y que a ella la despidieron de su trabajo, esa misma tarde. Sentí un balde de agua helada. Hace unos segundos estaba ansiosamente feliz por ir a ver a mi pequeñite. Ahora sólo quería estar con M, abrazarla y besarla. Aún no sabía en que sala de velación lo tendrían, todavía estaban con los trámites de la entrega. Recién el miércoles estuvo por aquí antes de irse a cuidar a su papá al hospital, en donde se estaba hasta pasada la media noche en que la relevaba una hermana y al día siguiente a trabajar desde las 8:00 a.m. Así fue durante las casi 2 semanas que el señor estuvo internado. Ese miércoles me sentí impotente de no poder ir a ayudarle a cuidar a su padre, no poder cooperar de algún modo. Sólo mis oraciones y las que pedí a través del Twitter le pude ofrecer. Me dijo que no me apurara, que me llamaba más tarde. 😦

Con el corazón apachurrado nos fuimos a ver al doctor. Mija y mibeba se nos adelantaron y subieron corriendo las escaleras. En la puerta el ginecólogo nos esperaba, las recibió a ambas con un beso, aquellas entraron al consultorio como si fueran de visita con la prima. Al doctor le gusta que mija sea muy curiosa y pregunte de todo, ella anda investigando por todo el lugar y cuestiona sin pena, vergüenza, ni pudor. Y la beba le da mucha ternura con sus cancioncitas y ocurrencias.

-Venimos a ver al hermanite que tiene mi mamá en la panza.
-¡Pues vamos a verlo entonces!

Ahí está. Ha crecido un poquito, son 2 semanas de la visita anterior. En esta ocasión su corazón se ve perfectamente. El doctor aprieta un botón del aparato para ver el flujo sanguíneo del  corazoncito, prácticamente para que yo lo pueda distinguir. También se aprecia como corre la sangre de la placenta hacia el bebé. Él Doc respira tranquilo, ya está contento, eso era todo lo que necesitaba ver. Un pequeñísimo corazón latiendo. En eso estábamos, cuando mi marido pregunta:

-¿Cuándo le podemos hacer algún examen para saber si todo marcha bien doctor?

El ginecólogo voltea a verlo con los ojos abiertos como platos.

-¿Porqué me pregunta eso señor? Le voy a hacer una pregunta yo a usted. ¿Tiene ?
-Sí, Doctor.
-Eso es todo lo que necesita. Mire señor, si le hago exámenes y detectamos que “algo está mal” ¿Qué vamos a hacer? ¿Qué van a hacer? Yo nunca les aconsejaría abortar ¿Usted lo abortaría? ¿O usted señora? (yo casi lo abofeteo ¿Cómo abortar? tengo años deseando este bebé y me pregunta si lo mataría… :S)
-No, claro que no.
-Entonces… ¿Qué gana con saber eso? Mire le voy a platicar una anécdota personal. Una prima, estaba embarazada, ella vive en Estados Unidos. Todos los doctores le recomendaron que abortara, que el niño venía mal, que los estudios decían que esto, que lo otro… Ella hizo mucha oración, junto con su esposo, por supuesto que no hicieron caso. Y mire, 9 meses después nació un niño perfectamente sano.

No, mire, a mí no me interesa si mi bebé viene entero o le falta algo, si es niño o niña, si sale moreno o rubio, chiquito o grandote. Sólo lo quiero tener en mis brazos. Como quiera Dios mandármelo, me mandará lo suficiente para suplir sus necesidades, me enviará fuerzas para el parto, alimento para amamantarle, me dará sabiduría para educarle, paciencia para aceptarle, amor para enamorarle y vida para verle crecer.

A este momento yo ya estaba con las lágrimas rodando por mis mejillas. El corazón de mi niñite estaba latiendo en la pantalla. El doctor me dijo que le parara, que era demasiado ejercicio caminar 6 Km. diarios, que viera quien más iba por las niñas, porque de seguir con este ritmo, no aumentaría ningún gramo y necesita que yo suba de peso. Es cierto, recién ayer me pesé y no he aumentado nada, lo cual me pareció muy raro, con mis niñas bajé de peso los primeros 4 meses de tanto vomitar. Después, como ya he comentado, en ambos casos aumenté 20 kg.

Que los vómitos y los mareos son excelentes… excelentes señales de que las hormonas están trabajando a todo lo que dan. Que mi marido me cae gordo, también es buena señal (pero no todo el tiempo, nomás a ratos) 😛 pero que ahora, muchas mamás evitan mencionar este síntoma. Ando más sensible que de costumbre y también más enojona… ¡Chicles! 😦 Que nos vemos en un mes y que le llame por teléfono para darle los valores del análisis. ¡Ups!

Regresamos a casa, le marqué a M. Que apenas iban a preparar a su papá, que me llama el sábado. ¡Dios, no sé que decirle! ¡Yo sé por lo que está pasando! ¡Yo sé lo que está sufriendo! ¡Y no me sale ninguna palabra de la boca! :´(

Sábado 21

Como cada Sábado a catecismo. Saliendo hubo junta y se prolongó más de lo esperado. Apenas puse un pie en mi casa, me dice mi esposo que M. llamó. Que estaba en los funerales. Aventé mis libros, agarré dinero y me trepé al camión. Estaba muy cansada, siempre me canso con los niños, pero ahora el cansancio se incrementa, y apenas estoy comenzando. Procuro tomar una siesta cuando termino la clase, hoy no hubo tiempo.

Llegué al lugar. Sólo la abracé, la besé y estuve a su lado. No recuerdo haber dicho mucho. Me dijo que no debí ir, que me tengo que cuidar por el bebé. Sin embargo, yo necesitaba estar a su lado. Estaba tranquila, sus ojos rojos y cansados de tanto que había llorado. Se veía y se sentía más frágil que de costumbre. Su blanca piel tenía un tono traslúcido. ¡Oh mi niña! ¡Como quisiera poder enjugar sus lágrimas y que este trago amargo pase pronto!

Se llevaron el cuerpo a su última morada, lamentablemente no les pude acompañar, comencé a sentirme realmente mal y temí que si iba desfallecería en el camposanto. M comprendió muy bien y me dió las gracias por estar. No tenía que hacerlo, yo debí haber hecho más. 😦

Pasé al cajero a tomar un poco de efectivo, por si se ofrecía. Me fuí a comer por ahí cerca. Sola. Pensaba. Comía. Lloraba. Reía. Pensaba. De pronto mis manos me temblaban. Esto no me gusta nada. Le marqué a mi esposo, me pidió que me regresara en taxi. Ésta única ocasión obedecí. Mi respiración estaba muy agitada.

Volví a casa, ví a mis hijas, le dí tantas gracias a Dios por esa enorme bendición. Me tumbé a la cama. No sé cuántas horas pasaron. Cuando abrí de nuevo los ojos estaba oscuro. Mi esposo bañó a mibeba y les dió de cenar, las mandó a dormir, les contó su cuento.Yo ni hambre tenía, al contrario, tenía mucho asco. Nos acurrucamos a ver la TV.

Domingo 22

Mi esposo se fue a dormir ya muy fatigado. Yo me quedé un ratito más, quería ver en que terminaba la película. Escuché tos. Guardé silencio. Mibeba tosió de nuevo, ya con flemas. Corrí a su recámara y mi esposo ya estaba ahí. Le grité que la cargara al baño, estaba por vomitar. No alcanzó a llegar, devolvió el estómago en el pasillo. De nuevo la cargó y la puso en el excusado. En un momento, su garganta estaba llena de vómito y su nariz llena de moco, escurriéndole ambos orificios. Empecé a desesperarme, ¡Dios mío, Dios mío! repetía una y otra vez, dame claridad de pensamiento, no permitas que me gane la desesperación…

Mibeba no podía respirar, hacía el pillido que hacen quienes padecen de asma. Le dábamos masaje en la espalda, le quitábamos los mocos, yo sinceramente quería meterle la mano a la boca y sacarle el vómito, no sabía que hacer. No tenemos auto, no tenemos pediatra, no tenemos IMSS, era de madrugada. Se puso lacia, las corvas se le doblaron, la cara morada.

-¡Llama a un taxi!

No me contestan. Nada. No hay nadie al otro lado de la línea.

-¡Ve con la vecina K, que nos haga el favor de llevarnos a la cruz roja!

Salí corriendo, toda temblorosa, hacía frío. Casi le tumbo la puerta, rápido salió su hija. Le expliqué lo que pasaba, le llamó a un hermano, V, que vive a la vuelta de la casa. Llegó como rayo, tomé mi monedero, su celular, sus tenis, ¡Váyanse pronto!

Cuando acordé ya mija se había despertado con tanto alboroto, mi vecina K me dijo que me fuera con mibeba y mi esposo, ella se quedaría con mija. Le dí las llaves de la casa, le grité a mija que se quedara con K. Con el corazón en la boca, me subí a la camioneta, rezando por que mibeba alcanzara a respirar, orando porque tanto estrés no le afectara al bebé que llevo en mi vientre. Mibeba seguía casi sin respirar, el flujo nasal había cesado, pero sus fosas seguían ocupadas, ya no hallaba como sacarle el moco. Pillaba. Reviví la noche en que casi se nos muere porque en el IMSS no quisieron limpiarle la nariz. Oraba, oraba, todo el tiempo, ¡Dios, Dios no permitas que muera!

Ingresamos a la Cruz Roja, ¡la niña casi no respira! les gritamos, pasen por favor. Los minutos transcurrían muy lentamente. Todo pasaba como en cámara lenta. Tres doctores sentados platicaban alegremente. Una enfermera para 10 pacientes. Había una camilla, la número 9.

-Oiga ¿Quién nos va a atender?- Le pregunto a uno de los médicos.
-Ahorita le toman los datos.

Los ahoritas de los doctores son como de 10 minutos mínimo.

Pasó un enfermero. Nos tomó los datos. Revisé la hoja de ingreso. Marcaba la 1:00 a.m. Pasaron varios minutos. Eternos. La niña respiraba un poquito más. Al menos ya no vomitaba.

-Oiga, ya nos tomaron los datos ¿Quién nos va a atender?
-¿Es el niño de la 9?
-Es niña, tiene 4 años.
-Enseguida viene el pediatra.

Los enseguidas de los doctores son directamente proporcionales al número de pacientes por atender en una misma sala de urgencias.

Entre más doctores se encuentran platicando los enseguidas se van alargando.

Minutos iban y no venían. Sólo pasaban. Así, lo más lentamente que sus segundos les permitían.

No, definitivamente no sé cuanto tiempo pasó. Volteo a ver a mibeba y el doctor, el mismo al que le pregunté 2 veces, la estaba revisando. Le toma la temperatura, le checa los bronquios, los ojos, la nariz, el corazón. Hace una receta y me la da. Se me queda viendo con cara de ¿Qué espera?

-¿Y yo que hago con esto? ¿Hay farmacia aquí?
-Sí, en la entrada. Vaya surta el medicamento y regrese conmigo.

Pues eso digan. Jamás había estado en la Cruz Roja para una emergencia. EMERGENCIA decía el letrero de la entrada, pero yo veía con desesperación como todo lo tomaban tan tranquilamente. Compré el medicamento, y ahí estaba esperándonos mi vecino V. Me preguntó si traía suficiente dinero para surtir, si no, él me prestaba. ¡Dios lo bendiga! Afortunadamente, había sacado por si se ofrecía. Y se ofreció.

Regreso, medicamento en mano, el Doctor otra vez sentado.

-Aquí está las medicinas y la jeringa.
-Espere a la enfermera anda de color vino.

Me explica mi esposo que en lo que fuí a la farmacia el doctor le dijo que mibeba traía los bronquios muy cerrados, no tenía temperatura y que posiblemente era una fuerte infección  de días mal atendida. ¡En la mañana apenas la oí toser un poco! ¿En que momento se derivó en esto? ¿Cómo fuí tan descuidada? No es momento de reproches, tengo que moverme.

Pasé revista a cada cortinilla. No estaba. Ni modo de irme al área de hombres, no estaba allá. Más y más minutos muertos, mibeba recargada en el hombro de su papá, a punto de dormirse o de desmayarse, no lo sé.

Al fin apareció la enfermera vestida de vino. A nuestro lado una bebita de 3 meses, hervía en fiebre, lloraba desesperada. Sus papás estaban asustados. Les atendió primero, como que ya tenían rato ahí. Luego volteó a vernos y revisó la receta, preparó el medicamento, le puso una inyección a mibeba. Desapareció de nuevo y apareció rápidamente con un nebulizador y me mandó a comprar otra jeringa. Ahí voy, ahí vengo. Le digo a mi vecino que esto va pa largo, que si gusta irse a casa y nos regresamos en taxi. No, no se va, nos espera hasta que esto termine. No encuentro palabras para agradecerle, es la segunda vez que me quedo muda en menos de 24 horas.

Encendió el nebulizador y nos lo dejó para que se lo administrásemos a la niña. Heridos, baleados y golpeados ingresaban, entre ellos varios policías. Escoltas, armas de grueso calibre, patrullas. Sólo espero que no vengan a rafagear. 😦

Poco a poco los bronquios fueron abriéndose. Otros 2 medicamentos, otro ratito de pie con el aparato en la mano. Antes de terminar la segunda nebulización, mibeba ya estaba jugando a que era su micrófono y me cantaba algunas canciones. Sus ojos rojos, sus venitas alteradas, su cara triste enmarcaba una leve sonrisa. Respiro aliviada. Mi esposo se queja de un fuerte dolor en el pecho. Le digo que lo revise el médico, capaz que le da un infarto. No quiere, es terco.

Se termina la tercer nebulización, nos quedamos un momento para ver como reacciona. Todo bien. Había posibilidad de dejarla internada si no reaccionaba. No fue así, Dios nos escuchó. V nos lleva de vuelta a casa, mibeba se duerme hoy conmigo, mi esposo va por mija a casa de la vecina K. Al posar mi cabeza sobre la almohada miro de reojo el reloj. Son las 3:33 a.m.

Gracias te doy mi gran Señor.