Publicado en Cultural, Mexicana en México, Teatro

Ciudad de México: Centro Histórico

El Hotel

Mx (152) - Hotel Ed.jpg
“Orexis” de Julio Carrasco, 1996, mural en el lobby del hotel

Era la primera vez que estaba completamente sola en la habitación de un hotel. Empecé a inquietarme. Las desveladas acumuladas, el cansancio del curso y el estrés no me permitieron salir temprano a caminar, así que dormí un rato más. Sinceramente me sentía muy extraña: Sin hijos para regañar, ni Espo para guiarme, ni Mamá para juzgarme. Mi corazón, acelerado, se entristecía y se alegraba a la vez.

Mx (151) - Hotel Ed.jpg
Jugo de toronja, que creía de papaya y sabía a rayos 😦

Era un hotel de 5 estrellas, un lujo que no podría darme con tres hijos en casa. Sin embargo, los gastos corrían por parte de la empresa. Así que, ¿Por qué no apapacharme un poco?

Tomé un largo baño en la tina, me vestí con calma, ví un rato la tv, pedí el buffette 🙂 El día anterior me había fijado donde estaba la estación más próxima del metro, encargué mi maleta y salí dispuesta a la aventura.

El metro

Mx (159) - Metro Ed.jpg

Hacía añísimos que había tomado el metro en la Ciudad de México. Siempre confiada en el buen sentido de ubicación de MiEspo, no me apuraba fijarme en las estaciones. Un acto tan cotidiano para los habitantes de esta ciudad representaba para mí algo tan excitante como atemorizador. Tomé fotos de las estaciones, pregunté en cada correspondencia, me fijé bien en los pósters. Mi loca cabecita pensaba: ¿Y si hay un temblor? ¿Y si me aviento a las vías? ¿Y si me roban el celular, el dinero y la IFE? ¿Y si me pierdo? ¿Saldré en el canal 5 con el Tío Gamboín? ¡Ah, no! Tranquila, teiquirisi, keep calm and  walk…

Mx (161) - Metro Ed.jpg

Me sorprendió gratamente ver las indicaciones para agilizar el paso de los transeúntes y corroborar que en la mayoría de los casos la gente los sigue. ¡Qué ordenaditos, oiga!

Me tocó ver en varias estaciones la sección de “sólo para mujeres y niños menores de 12 años”, bien por la seguridad de las féminas, mal que se tenga que recurrir a estas opciones, en vez de educarnos en el respeto. ¡Ah! Y también ví chicas conduciendo el metro 😀

Mx (164) - Metro Ed.jpg

Murales y exposiciones engalanan los andenes del metro, haciendo el recorrido más agradable a la vista y a los sentidos, aunque he de reconocer que son muy pocas las personas que se detienen a observar. Vendedores de todo tipo y amplia gama de locales comerciales, artistas, cantantes, merolicos… un mercado subterráneo 😉

El Centro Histórico

Mx (166) - Metro Ed.jpg

Al fin salí a la superficie, podría jurar que escuché arpas y serafines ¡Ah pero que gusto me dió encontrarme con el letrero de “Bellas Artes”!

Y bien, ya estoy aquí ¿Qué hago ahora? En vez de ir directamente a Bellas Artes retrocedí siguiendo un letrero: Teatro Blanquita, con su escultura dedicada a María Victoria y su fínisima cinturita, ♫ es que estoy tan enamorada ♪, imaginé cómo habrían sido aquellas noches de carpa, con artistas de la talla de Libertad Lamarque, Angélica María, La Sonora Matancera, mi profe de baile… historias que me contaba miPapáA.

mx-168-blanquita-ed

Caminé con miedo por fuera del teatro, en la banqueta yacían muchos teporochos, borrachines y personas de la calle, el olor a orines impregnaba el ambiente. Estem… con permisito, a seguir caminando.

Un par de cuadras adelante se localiza el precioso Palacio de Correos, el cual muero por conocer, parecía estar cerrado, pensé: Voy a Bellas Artes y regreso, sí como no. Pues no, no volví, triste mi calavera.

mx-171-ed

Después de hacer el recorrido en Bellas Artes decidí transitar por la Avenida Madero, para conocerla y para ver si se me olvidaba la idea de subir a la Torre Latino. La casa de los Azulejos, donde el junior de la familia les demostró que sí sabía hacer negocios, destaca entre los demás edificios por su peculiar fachada, actualmente da el servicio de cafetería y restaurante. Un poquito más de hambre y habría entrado, también me quedé con las ganas, pero ¡había tanto por ver en estos callejones!

mx-242-ed

El organillero giraba su musical cilindro, en tanto solicitaba unas monedas con su gorra. Un Santa Claus con una bella Elfa invitaban a tomarse fotos por tan sólo $50.00, ehhh no gracias, me las tomé gratis con la chica de Uganda. Camino, admiro, suspiro, camino.

Mx (251) - Templo Sn Fco Ed.jpg

El Templo de San Francisco, data de 1524, con su fachada Churrigueresca, invita a los transeúntes a tomar un poco de paz en medio de tanto bullicio. En el patio frontal, dos monjitas chaparritas vendían dulces, galletas y frituras.

-¿Me deja tomarle una foto madre?
-No, no nos permiten 😦 *Y se tapó el rostro.

mx-244-templo-sn-fco-ed

Sin permiso será pues. Haciendo caso omiso de mis propios consejos, compré dulces de mazapán, galletas con canela y empanadas ¡Y ahí voy cargándolas todo el día! ¡Chiiiiicles! Agradecí al Creador el poder estar ahí, agradecí por la familia, el trabajo y la salud. Es un museo viviente ese templo, te sientes transportado a otra época entre sus pinturas, su olor a madera antigua y sus enormes candelabros, ya sabes, lo usual.

Una puerta, dos estatuas, tres balcones, ¡Así no se puede avanzar señores! Todo me parece tan espectacular, la arquitectura, los detalles, la Historia detrás de cada trozo de madera, de cada cantera, de cada azulejo.

Y al mismo tiempo, chicos con cabellos de colores llamativos, haciendo música con envases vacíos, bailando break en la banqueta, pintando con aerosol y plantillas. Un Moreleando constante.

¡Ya estuvo, me voy a subir a la Torre Latino! Y que me subo. Y que me bajo. Y que me mareo. ¿Será la emoción, la altura, los nervios? ¡El hambre! Es tardísimo y no he comido nada, los dulces de las monjitas intocables, porque los traía para mis chilpayates.

Mx (294) - Hemiciclo Juárez Ed.jpg

Siguiente destino: La Alameda. Para llegar ahí pasé por la calle de las librerías, alguna vez ví un reportaje donde explicaban que en cada calle del Centro se dedican a diferentes ramas: El callejón de la comida, el de artículos religiosos, el joyero, de artículos de belleza, étc. Varios hombres gritaban por la calle ofreciendo software: “Llévele, llévele, el Windous, el Offis, el Fotoshó, a cien, a cien, llévele, amiga ¿Qué anda buscando?”

Estaba por cruzar la Av. Juárez cuando se me atravesó un aromático trompo al Pastor. Fin de la discusión, no se hable camine más, a comerrrrrrr.

El Turibús

Antes de ir a la Ciudad de México pedí consejos entre mis amigos del Twitter, varios mencionaron el Turibús, a mí la verdad me parecía un poco caro, pese a todo busqué los puntos de venta y no estaban en el Centro Histórico. Salí de los tacos y ahí frente a mis ojos: El autobús rojo de dos pisos.

-¿Vas a subir amiga?
-Sípirili

¡Juímonos al segundo piso! ¡Wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! Oiga, que ya trepada me entero: Se pagan $165.00 con derecho a viajar TODO el día de 9:00 a.m. a 9:00 p.m., te da opción de descender en ciertos puntos, como museos, Chapultepec, monumentos. Cada 20 minutos pasa otro turibús para que puedas continuar el cicuito. ¡Bien! Además, puedes hacer conexión con el resto de los circuitos: Centro histórico, Sur (Frida Kahló), Polanco y Basílica de Guadalupe ¡Por el mismo boleto! ¡Órales! Y lo mejor de todo, que te venden el boleto en donde te subas, como a mí 😀 Visto así, ¡Está súper bien!

Mx (325) - Monumento Revolución Ed.jpg

Se oye una grabación con la explicación del lugar/ monumento/ edificio que estés viendo, tienes que darte prisa para tomar la foto del recuerdo y síguele. Pasamos al lado del Monumento a la Revolución, hasta entonces me enteré que tiene un elevador y un mirador en la cima, quise bajarme pero con lo entretenida que soy y lo tarde que era me perdería el resto del circuito. A este punto habrían transcurrido como 20 minutos de que me subí al Turibús, 20 minutos en camión ¡Y yo que quería caminar partiendo desde la Torre Latino!

Mx (334) - Bolsa ValoresEd.jpg

Avanzamos por Reforma (Ojalá Arjona no circule hoy), vimos a la enigmática Diana Cazadora (a la que le pusieron sostén en “Los Caifanes”), los modernos edificios (como la Bolsa de Valores), al Ángel de la Independencia (que no, no es ángel, es la Victoria Alada) y yo en plan Robin en Batman Lego “¡¡¡que emoción, que emoción, que emoción!!!” 

Mx (336) - Ángel IndEd.jpg

*Comentario extra: Al pie del Ángel se toman fotografías las quinceañeras ¿Cómo para qué? Digo, porque pa’ que salga el ángel deben tomar la foto desde muy lejos y si quieren que salga bien la quinceañera sólo sale la base… minoentender.

Ubicamos el Museo de Cera y el de Ripley, que están juntitos, también me quería bajar aquí, ya empezaba a oscurecer y no me animé a regresar tan tarde al hotel. “Vamos a entrar a la Colonia Condesa” anunció la voz por los parlantes ¡La Condesa! ¡La pipirisnais! La famosa…Condesa…Zzzzzz ¡ZAZ! Me quedé dormidota, con la tirita de saliva saliendo de la comisura ¡Ay, qué vergüenza! En una de esas hasta ronqué 😦

mx-358-zocalo-edmx-359-zocalo-ed

No me daba cuenta de lo cansada que estaba, casi me cacheteo para despertar ¡tssss! En fin, el regreso fue muy rápido, bajé en el mero zócalo, como le digo, oscurecía y el hotel estaba distante. Sólo observé por breves instantes una danza prehispánica con todo y ofrendas florales y frutales ¡Justo a un costado de la Cátedral! ¡Oiga, que sí hay diversidad religiosa! ¿eh?

Mx (360) - Zócalo Ed.jpg

Un mar de gente se dejó venir, era la noche en que encendían el alumbrado navideño, yo salí corriendo a la estación del metro más cercana, con los dulces monjísticos en una mano y el corazón extasiado en la otra.

Más información 

CDMXTravel
Alan x el mundo recomienda Ciudad de México
¿A dónde ir?
10 cosas que debes hacer en la Ciudad de México
10 lugares a donde ir en la Ciudad de México

Anuncios
Publicado en Cultural, Mexicana en México, Teatro

Ciudad de México: Palacio de Bellas Artes

ORR - Bellas ArtesEd.jpg

Contaba con menos de dos años cuando me retrataron frente al Palacio de Bellas Artes. Esa estampa la tengo grabada en mi memoria como uno de los lugares que quería revisitar de mayor. Y lo hice un par de veces, estando ya casada, pero por angas o mangas sólo visité el exterior (reparaciones, no había permisos o falta de tiempo).

Mx (175) - Bellas Artes Ed.jpg

Siempre me ha parecido un edificio de singular belleza, romántico, elegante, atemporal. Mezcla de manera sutil estilos como el Art nouveau y Art decó, constituyendo un verdadero monumento artístico, avalado por la UNESCO. Me emociono hasta los huesos cada que veo una postal o una toma de vídeo. Mi sueño dorado (uno de los muchos que tengo) es conocer el escenario, disfrutarlo desde sus entrañas (Sí, ese famoso telón antifuegos con la imagen de los volcanes, ¡Sigh! *Suspiro).

No podía dejar pasar la oportunidad, así que me lancé al metro, no, digo, tomé el metro y me bajé en Bellas Artes, dispuesta a babear a gusto las próximas horas.

mx-177-bellas-artes-ed

Una de las características de este espacio, es que está finamente adornado por todas las caras que lo conforman, no como el común de los teatros que sólo tienen adornado el frente, lo rodeas y te das cuenta que es simplemente hermoso por donde lo veas.

mx-180-bellas-artes-ed
Siempre vuelvo a tomar esta fotografía una y otra vez

Cuando terminé de ver el exterior me acerqué a la entrada principal, donde unas estudiantes entrevistaban a cuánto turista extranjero encontraban. Así, me animé a hablarle, en mi pobre inglés, a una chica preciosa que venía desde Uganda, África, muy amablemente accedió a tomarse una foto conmigo.

mx-181-bellas-artes-ed

Entrando había dos filas: Una larga a la derecha y otra corta a la izquierda. La fila de la derecha era para comprar boletos para los eventos culturales. La de la izquierda, para pasar a conocer el teatro y visitar el Museo con sus diferentes salas, $60.00 mn. Si gustas tomar fotografías como enajenada (así como mua), es mejor pagar los $30.00 mn del permiso. La de la taquilla me dijo que lo pegara en mi ropa -como identificación-, la que verifica en las escaleras me dijo que lo colocara en la correa de la cámara (después de regañarme, claro está, pero yo estaba tan feliz que no quise discutir).

mx-197-bellas-artes-ed

Para sentarse y verlos a detalle están los murales de Diego Rivera y José Clemente Orozco, para caminar y aprender están las exposiciones en las salas, todas muy interesantes. Si tienes tiempo y paciencia te puedes acoplar en los recorridos guiados, donde escucharás explicaciones buenísimas acerca de la historia, estilos y porqués de las obras.

El color de los dioses

mx-196-bellas-artes-ed

En esta exposición nos revelan el color original de las obras de la cultura griega y la azteca, gracias a estudios realizados con equipo mexicano. Toda la vida creyendo que los griegos esculpían y dejaban todo blanco, nada, viví engañada. Simplemente espectacular. ¿Te imaginas la Acrópolis y todas las esculturas coloridas? ¡Qué impresionante! Si te interesa corre a verla, que se exhibe hasta el 8 de enero 2017.

Cada tres o cuatro obras hay un guardia preguntándote si tienes el permiso para tomar fotografías, que te pares atrás de la raya, no flash, no tocar, étc. Ya séeeee, ya sé lo que no debo hacer, no me lo tienen que recordar cada 5 minutos. Después nada más les mostraba la calcomanía (el permiso) y ya me dejaban en paz.

mx-209-bellas-artes-ed

La última guardia tuvo a bien explicarme la leyenda de Coyolxauhqui, la diosa fragmentada (me la habían contado en el Arocena, pero no está de más recordarla), ahí es cuando digo, que de veras hay personas que aman su trabajo, pues no se limitó a hacerla de policía, sino que me dió toda una cátedra. ¡Mis respetos señora!

mx-220-bellas-artes-ed

Para los amantes de la Arquitectura en el último nivel se encuentra el Museo Nacional de Arquitectura, con colecciones nacionales e internacionales de reconocidos arquitectos, si deseas ingresar debes pagar $60.00 mn más.

mx-219-bellas-artes-ed

Hasta las escaleras son dignas de admirarse, las puertas, el techo… ¡Estoy enamorada de este edificio! Al final me quedé de nuevo con las ganas de conocer el escenario: Era sábado y las visitas guiadas son de martes a viernes ¡Triste mi calavera!

mx-232-bellas-artes-ed

Al salir del recinto encontré a un grupo de magos callejeros, haciendo trucos de cartas a los jovencitos que por ahí transitaban. ¡Incautos! No sabiendo que la verdadera magia ocurre adentro 😉

mx-235-bellas-artes-ed

  • Dirección: Eje Central Lázaro Cárdenas esquina con Avenida Juárez
  • Teléfono: +52 (55) 10 00 46 22 ext. 2132/2112
  • Costos:
    • Exposición temporal/ permanente: $60.00 mn
    • Permiso cámara: $30.00 mn
    • Estudiantes, maestros, INAPAM con credencial vigente: Entrada libre
    • Domingos: Entrada libre
  • Horario: Martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas

Cómo llegar:

Más información

Palacio de Bellas Artes
Museo del Palacio de Bellas Artes
El color de los Dioses
INBA
Wikipedia dice
Facebook

Publicado en Cultural, Teatro

La Guerra en la Niebla

cvfkycauiaqi1i1

Un joven universitario asiste a una fiesta de la que jamás vuelve. Unos hombres “lo levantan”, aguardaban su salida del lugar. Alguien alcanza a grabarlos con el celular.

Los días pasan, los meses también. Nadie sabe nada sobre su paradero, ni los motivos de la desaparición forzada (que no es lo mismo que secuestro, me vengo enterando).

Su familia destrozada por la ausencia, culpándose unos a otros, en una continua guerra entre ellos mismos: Han perdido su casa, su patrimonio, su paz, su esperanza, han perdido un hijo, un hermano, un sobrino.

Se han refugiado en el último rincón del mundo, donde la espesa niebla lo cubre todo: El ambiente, el camino, sus corazones y sus mentes.

la-guerra-en-la-niebla-ficha-1.jpg
Foto tomada de tiempolibredigital.com.mx

La madre, enloquecida de dolor, no descansa jamás, espera en el sillón de la sala a que un día, finalmente, su hijo entre por la puerta. El padre, sobrepasado por la situación, se convierte en la sombra, su propia sombra, de lo que pudo haber sido: Guía, sostén, bastión.

La hija, la otra hija, pasa a ser un objeto más dentro de la casa. Nadie la ve, nadie la escucha. La rabia la consume, necesita el amor de sus padres, esos padres que desaparecieron junto con su hermano, pues no tienen más interés en la vida que recuperalo.

El tío violento, que quiere arreglar todo a golpes y balazos, se siente responsable del crimen, “si yo lo hubiera cuidado” “si yo hubiera visto cuando se lo llevaban” “si no me hubiera ido“.

Finalmente, el ex Teniente, militar retirado, especializado en encontrar desaparecidos gracias a sus múltiples contactos, previo arreglo monetario.

la-guerra-en-la-niebla-ficha-21.jpg
Foto tomada de tiempolibredigital.com.mx

Una puesta en escena díficil de ver, un tema de actualidad en este país donde diariamente se priva de la libertad a cientos de personas. Nos reímos como queriendo aliviar un poco la tensión, la gente se incomodaba en sus asientos, nudos en gargantas. Al finalizar la obra varios asistentes estallaron en llanto. Otros simplemente aplaudimos el talento del escritor Alejandro Ricaño y de su excelente cuadro de actores. *Obra presentada dentro del marco del 5° Festival de la Palabra Laguna Enriqueta Ochoa (2016)

Más información
Guerra en la niebla se presentó en el TIM
Prepárate para la Guerra en la Niebla
Ausencia es dolor
Chilango: La guerra en la niebla