Publicado en Personal

42

Si alguien hace [inserte cantidad de tiempo] me hubiera dicho [Inserte frase insensata en ese entonces] le habría contestado [Inserte insulto, sarcasmo y/o ruido extraño]

  • 3 meses → Mija irá sola -sin sus padres- a otra ciudad → ¡De ningún modo! ¡Es una niña!
  • 6 meses → MiNene gritará y golpeará sin motivo aparente → ¿Estás loco? ¡Es un bebé tan risueño!
  • 9 meses → MiBeba se pondrá celosa de MiNene → No lo creo, lo adora.
  • 11 meses → Lavarás pañales de tela → ¿De tela has dicho? ¡JAJAJA!
  • 1 año → Le tomarás cariño y confianza a la maestra de Mija → ¡Pero somos tan diferentes! -Cumple años el mismo día que yo-
  • 2 años → Amarás a ese niño con locura → Sí, sí, claro, pero es niño, ¿Cómo crees?
  • 3 años → Tendrás un parto en casa, sin anestesia y será varón → ¿YO? ¡Pero si tengo el umbral de dolor tan bajo! ¿Un niño? ¿Después de los 40? O_o
  • 4 años → Tomarás clases de baile moderno y te gustará → ¿A estas alturas de la vida? ¿Con adolescentes? ¡Noooooo! ¡ARGH!
  • 5 años → Dejarás de dar Catecismo, volverás porque  lo extrañarás, lo dejarás de nuevo por un 3° bebé → Acabo de regresar ¿Cómo crees?
  • 6 años → Volverás a estudiar programación, becada, con compañeros 15 años más chavos → Tengo muchas ocupaciones y dos hijas ¿A qué hora?
  • 7 años → Desearás embarazarte de nuevo → Estoy embarazada de mi 2° bebé ¿Qué haría con 3? ¡Me volvería loca!
  • 8 años → Trabajarás desde tu casa, tu jefa será genial, te encantará tu empleo → Atiendo a Mija, el ciber, la casa, doy Catecismo y estoy obsoleta ¿De cual fumaste?
  • 9 años → Volverás a viajar, llevarás a tus tres hijos y lo disfrutarás más que cuando sólo eran TuEspo y tú → ¿Con qué dinero, cuáles niños, a qué hora?
  • 10 años → Te gustará vivir en Torreón → ¡Noooo! Yo prefiero mi Lerdo, tranquilo, pequeño, cómodo, o es más Fresnillo… ¿Dijiste Torreón?
  • 11 años → Cuando se vaya tu Mamá Gelo sentirás que se te acaba el mundo → No, mi Mamá Gelo vivirá muchos años y yo me prepararé mentalmente para su partida
  • 12 años → Regresarás a la Laguna, atenderás un ciber, no tendrás tiempo ni de ponerte una pijama → ¡Pero estamos a gusto en Villahermosa! ¿A qué me voy?
  • 13 años → Sentirás la muerte, te partirás en dos, nacerás de nuevo → ¡Qué exageración! Ni que fuera tan difícil tener un parto ¡yo voy a clases de Yoga!
  • 14 años → Pasarás la mitad del día trabajando en Internet → ¿Se puede trabajar? ¡Sólo uso el e-mail y el messenger! Y no tengo internet en casa
  • 15 años → Tendrás 3 hijos → ¡Estás de remate!
  • 20 años → Viajarás por México y conocerás lugares preciosos → ¿En serio? ¿Sin dinero?
  • 25 años → Conocerás al hombre de tu vida, con el que te casarás y no es tu novio actual → Estoy muy enamorada, no creo encontrar a alguien más.
  • 30 años → Abrirás un blog con el que conocerás a personas maravillosas de todo el mundo → ¿Qué demonios es un blog?
  • 35 años → Cumplirás 42 años, sabrás que es la mejor época de tu vida, darás gracias a Dios → Yo que de los 27 años no voy a pasar, estoy segura.

Tengo los años

Publicado en Carnaval

Mi Historia De Amor

Mi amiga Kat de Mami Katabum convoca al Carnaval de Historias de Amor, en donde cada quien contará como fue que dos desconocidos se hicieron MUY conocidos (Wiiiiiiiiiiiiiiiiii!). Como una servidora gusta de entrometerse en cuanto carnaval se ofrece, aunque después no da pié con bola, se une con gusto sin igual al chismorreo  compartir inicios.

Mi historia ya la había publicado (hace dos años), por lo que aquí re-publico sólo el fragmento correspondiente al padre de mis hijos (aka MiEspo), quien tenga tiempo y guste de leer el rollo completo puede dar click en el enlace siguiente: Dos Historias De Amor; de lo contrario, continúe usted con la lectura. Y si ya lo había leído, pase al siguiente post por fas.

“Corría el verano anterior a mi último año de Prepa. La pasaba súper bien en Danza Moderna, bailábamos, concursábamos, salíamos, jugábamos, etc. Era un grupo de amigos variopinto que gustaban de danzar a toda hora. Una de las compañeritas invitó a un amigo a verla en la presentación de fin de curso. El amigo, que vivía a 2 ciudades de distancia, aceptó y llegó puntualmente al evento. Sonaba en las bocinas la canción de Jingo interpretada por Santana, con arreglos modernos. Salimos al escenario, a entregarlo todo. A mí en particular es una de las coreografías que más he disfrutado bailar, el ritmo, los pasos y las ganas que le echamos eran únicos. Pues ahí tiene que el amigo, no me quitó el ojo de encima, ya ni por enterado se dió si la compañerita bailó o no bailó. Tan así, que se inscribió al curso de verano, y aunque no le tocaba estar en mi horario, él siempre estaba.

Nos presentaron formalmente una tarde después de otra presentación de promoción. Yo no le puse mucha atención, acababa de pasar un incidente en el escenario, estaba a punto de llorar. Recuerdo que lo miré apenas, pero me dió un apretón de manos de esos que dan gusto. Al día siguiente era cumpleaños de otra compañerita, llegué al salón de clases, lo ví recargado en una pared, con cara de triste-aburrido. Pensé, ¡ah! es el chavo que me presentaron ayer ¿porqué estará tan temprano? Lo invité a acompañarme a conseguir unos globos para llenarlos de agua y mojar a la cumpleañera. Él aceptó con senda sonrisota en los labios y un brillo muy especial en sus ojos. Fuimos a buscar globos y platicamos. Y platicamos y platicamos y platicamos y platicamos tanto y de tanto, de todo un poco.

Ahora sí que andaba todavía más que confundida. Mi corazón todavía sentía algo por JR**, me gustaba otro chico de la danza y era correspondida y había un tercero al que yo le gustaba mucho, con quien me la pasaba muy bien, me atraía, pero no estaba enamorada. Al mismo tiempo, me decía, que ya mejor quedar así, porque también había sido lastimada y no quería vivir con miedo de lo que fuera a pasar (a estas alturas, me daba temor lo que JR hiciera a causa de nuestro rompimiento, me escondía de él). Ya mejor no tener novio, ya no enamorarse de nadie, mejor puros amigos y a enfocarme a los estudios, que es lo que realmente quiero… pensaba.

¡Ah! Sí, y este amigo, ahora MiAmigo. Compartíamos sueños, miedos, esperanzas, ilusiones. A ambos nos gustaba la música de Roberto Carlos, Camilo Sesto, Elio Roca, Air Supply, Chicago. Los dos habíamos vivido en ranchos, nos agradaría vivir en el campo, preferíamos leer que ver TV, nos encanta bailar, creemos en Cristo, nos gusta hacer ejercicio, odiamos la hipocresía, nos gustan las matemáticas… y un larguísimo etc.

Al cabo de muy poco tiempo, nos dimos cuenta de que estábamos enamorados, pero no queríamos ponerle título a la relación, por miedo a perdernos. Él también tenía novia, yo según ya no tenía aunque JR seguía diciendo que sí. MiAmigo terminó con su novia, yo ya había hecho lo propio con JR. Al fin le pusimos título a la relación, sí, somos novios.

MiAmigo, ahora MiNovio me apoyaba y animaba a terminar mis estudios. Cuando entré a Universidad él me ayudaba con las tareas que no entendía, me animaba, me acompañaba. Pasábamos las tardes charlando, escuchando música y soñando con el futuro. MiNovio volvía tarde a su casa, me llamaba y estábamos otras tantas HORAS al teléfono.

Él me decía que estudiara y me titulara, que trabajara en lo que yo quisiera, que viajara, que bailara, que me desarrollara. Que quería casarse conmigo, tener una hija y envejecer, pero cuando ambos estuvieramos trabajando, para forjarnos un futuro, hacernos de nuestra casa, viajar, seguir soñando… 🙂

MiNovio estudiaba una carrera que no le gustaba, sólo porque su mamá lo había obligado a hacerlo. Hablé mucho con él, hasta convencerlo de buscar su verdadera vocación, no importando que ya hubiera cursado la mitad de la carrera. Así lo hizo, escuchó a su corazón, probó con otra carrera, se retiró y luego otra. La tercera fue la vencida, terminó sus estudios con honores, siendo el alumno con más alto promedio de su salón, de su carrera, de su Universidad  y de todas las universidades de la región en aquel ciclo escolar.

Él tuvo que marcharse a trabajar a otra ciudad. Estuvimos separados 7 meses, al cabo de los cuales, no soportamos más vivir así.

Ese título que no queríamos usar, lo portamos durante ocho años, luego lo cambiamos por otro título que sí queríamos, deseábamos y anhelábamos usar: Esposos.

Hoy, se cumplen XV años de ese cambio de títulos. El festejo será la bienvenida para MiNene. 😀

*ella se retira debido a las nubosidades que invaden la pantalla y le impiden seguir escribiendo*

P.D. Finalmente, encontré el amor verdadero, ese que todo lo soporta, todo lo cree, todo lo puede. Pruebas han habido muchas. Discusiones y peleas también, pero son menos que los momentos de felicidad, pasión, ternura, alegría y amistad. Tres hijos nos avalan. Y el hecho de que el pobre aún no se haya suicidado, después de soportarme durante 23 años.” 😛

**Novio anterior

En fin, no deje de leer el resto de las anécdotas en Historias de Amor. *El monitor de mi PC derrama miel*

Publicado en Personal

Pre-Ballet

002

MiBeba tenía casi un año pidiéndome ingresar a clases de ballet. Por angas o mangas no había accedido a su petición, hasta este ciclo escolar, en que, faltando dos semanas para terminar los cursos de natación, la matriculamos en un centro cultural.

Y era una de carreras, los mismos días que le tocaba nadar, le tocaba bailar (menos uno). Salir corriendo de casa con el traje de baño puesto, llegar a la alberca, tomar la clase (con maestras que no se metían al agua ¡Cómo me acordé de @Desmadreando!), salir, ducharse, vestirse mallas, leotardo y falda, salir corriendo al Centro Cultural, calzarse las ballerinas, medio peinarse -que la brevedad de su cabello no permitía un chongo-. Ella danzaba, mientras sus hermanos y yo leíamos en la biblioteca. Terminaba, salir corriendo a casa, llegar y descubrir que no hay agua y de a botecito.

Se terminó la dichosa natación, ella seguía felizota con sus clases de “bailet”. Algunas cosas no me gustaban, como que la maestra les corrigiese dándoles manotazos, que les gritara tanto (niñas de 3 a 5 años), que ella misma nunca recogía su cabello y bailaba descalza (¿Era contemporáneo o qué?), que tenía como 3 asistantas y un asistente que andaba noviando con una de las asistantas -¿Eso qué? Nada, que andaban dándose sus arrumacos frente a la chiquillada-. Pero MiBeba, feliz, contenta, realizada.

-A mí no me regañan porque yo sí hago caso.– decía mi preciosa.

Luego, Mija quiso entrar a clase de porras, encontramos un lugar económico y cercano a casa. Ahí va la otra de nuevo. Ahora estaba en porras y en ballet… ¡Los mismos días -de nuevo- menos uno! ¡ARGHHHH!  Carreras y más carreras, gritos y sombrerazos…

Tendrás que decidirte por uno de los dos, porque a mí se me hace muy pesado pagar tantas cuotas, tú terminas muerta de cansancio y yo dejo de hacer mi trabajo 😦 ¡Ay que malvada soy!

Luego de pensarlo detenidamente, MiBeba me dice:

-Me gustan los dos mamá, pero mejor me salgo de baillet, no quiero que se me deformen mis pies cuando use las bailerinas. Nada más déjame salir en la presentación de fin de curso y en el siguiente ya no me inscribes ¿Sí?

Ándele pues. Así lo hicimos, con sacrificio y todo, pagamos la mensualidad, el vestuario, los accesorios, la posada y los boletos para ver a nuestra propia hija en el teatro. ¡Válgame el Santo Niño!

Todo listo para hoy: la cita a las 2:00 p.m. con la estilista para peinarle muy bien su chongo, a las 3:00 p.m. debía estar en el recinto y a las 6:00 p.m. comenzaría su posada. Uno propone…

Antier le salió un granito en la pierna, el cual cubrió con un curita; razoné que habría sido tal vez resequedad de la piel. Ayer, puntos en la cara, explicados por MiEspo, que provenían de alguna araña… más cuando empezaron a aparecer abruptamente por pecho, espalda y cabeza, nos dimos cuenta de que habría contraído varicela. ¡Ouch!

Su sueño de bailar en el escenario se vio frustrado por ésta vez… ahorita descansa dormida en su recámara, mientras sus compañeritas dan lo que sería su primer recital de bailet y su elegante vestuario cuelga esperando a ser estrenado.

Más información:

Ventajas del Ballet en niños.

Publicado en Familia, Maternidad

Mija y las Vacaciones

Mis hijas de vacaciones y el clima bastante frío no son una buena combinación.

Hoy por ejemplo, le pedí por quincuagésima ocasión a Mija que ordenase su baúl de los juguetes y a MiBeba que se alistara para bañarla, esto mientras yo terminaba de darle pecho a MiNene, enviar unos correos del trabajo, buscar eventos para la tarde esperando poder sacar a pasear un rato a mis tremendas, haciendo changuitos para que el niño se duerma 10 minutos y lanzarme a lavar la pila de trastes…

En fín, que pasaron de gritarse y pelear al silencio peligroso… atendí unas llamadas de celular de mi jefa, me fui a asomar creyendo encontrar a MiBeba dormida y a Mija con la laptop o con el celular que su tía le acaba de regalar… sólo escuché sus voces pero no las veía ¡AJÁ! estaban en el patio…

Salí con MiNene a cuestas, MiBeba dijo con voz alta y tono de “yanoscacharon”: “ahí viene mamá”.

-¿Qué están haciendo? –Les pregunto mientras recorro el escenario: MiBeba en chanclas y pijama trepada en el lavadero, con la manita lista para abrir la llave que alimenta la manguera, un charco de agua en el piso, su juguete nuevo de construcción en medio del patio, Mija haciendo su narración mocosa y tosienta y grabando con el celular…

-¡Estamos haciendo una película!
-¿Porqué no me habían dicho nada?
-¡Porque queríamos darte una sorpresa!
-¡Pues vaya que me la dieron! ¿Desde que horas les pedí que ordenaran el baúl? ¡A tí te dije que te iba a bañar! ¡Está haciendo aire frío! ¡Se me van a enfermar! ¡Dejen todo esto!
-¡Pero sólo nos falta terminar! ¡Ándale! ¿Sí?
-¡No! Mijas: que bueno que tienen tanta imaginación, que bueno que estén jugando, pero primero hagan lo que les toca hacer, van a regresar de vacaciones y su cuarto sigue tirado…
-¡Ándale! ¿Sí?
-¡No! Está haciendo frío, dame ese celular ¡ya!
-¡Ándale! ¿Sí?
-¡Les doy 5 minutos y se meten a la casa! ¡Y no quiero que se mojen!
-¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!

¡Chicles! Cada vez me vuelvo más blandita…

P.D. Recién en la mañana me preguntaba Mija que era lo que más me gustaba de estar de vacaciones cuando era niña: JUGAR le contesté… yo no recuerdo que mi mamá me tuviera recogiendo mis juguetes, ni limpiando la casa… jugaba mucho, veía películas de navidad, me aburría y apagaba la tv, salía a brincar y correr entre los árboles, en la bicicleta, a jugar con mi hermano, escondidas, la trais, con las muñecas y los carritos, a investigar las plantas y los bichos, a ver fotografías viejas… y pues sí, como dice MiEspo, son niñas, y eso es lo que recordarán cuando crezcan… de como armaban sus historias y mamá las estropeaba.

P.D2. Acá la primer parte de la pelí…

Publicado en Familia, Personal

La Casa Se Cae

-¡Ayyyyy!- Gritó con fuerza Mija al sentarse al escusado y caer dentro de él.  La tapa se rompió (nadie sabe cuando, nadie sabe como, nadie sabe quien) ya de viejita y se zafó (¿Zafó se escribe con “z”? Deja checo en wordreference… mmm sí). Tengo que comprar una nueva.

-¿Qué te pasó?- Le pregunto a MiBeba al verla con los pelos, espalda y pompis blancos, blancos. Se recargó en una pared cuya pintura se está cayendo en pedazos. Descarapelando como decimos. ¡Uhm! Ahí tengo pintura, no es el mismo color, ni siquiera se parece el tono, así que tendré que pintar toda la pared en vez de parchar sólo el descarapelado. Pero… ¿el olor de la pintura no le molestará a MiNene? ¿Le hará daño? Tendría que sacarlo un día de la casa y armar al niñero(a) con lata de leche en polvo y biberones.

No tengo cortinas, colgué desde hace varios años unas sábanas esperando a tener dinero para hacerme de las dichosas telas. Como las sábanas están más angostas que los ventanales, el sol ha ido carcomiendo el tapiz de los sillones, que por cierto, nos regalaron unos tíos-primos. Entonces, el relleno se les está saliendo a los inocentes. Igual que a las sillas del comedor, una ya se rompió y la tengo que mandar reparar.

Faltan muchas cosas en mi casa, y las pocas cosas que tengo están dañadas, incompletas o inservibles.

Hay humedad en las paredes, la llave de la regadera gotea, el tirol del techo del pasillo está por caerle encima a alguien.

A veces me pongo a soñar despierta: “Si tuviera dinero… pondría cortinas, repararía las llaves, arreglaría las paredes, pintaría los cuartos… compraría calzado para toda la familia, le compraría a mis hijas esos juguetes que tanto piden, aseguraría su educación universitaria, compraría pañales de tela para MiNene…”

En realidad… “Si tuviera MÁS DINERO compraría un carro para nosotros y un carro para mi mamá, viajaría por todo México llevando a mis hijos a conocer tantas maravillas que visitamos cuando ellos aún no nacían, los subiría a un avión, los pasearía en barco, los llevaría a Disneylandia…”

El dinero, principal motivo que desencadena las discusiones con miEspo. Que él quiere hacer muchas cosas, que es muy espléndido, que yo soy coda y quiero estiraaaaar la quincena, que él las quiere llevar a pasear y yo que jueguen en casa, y así…

Mis hijas que quieren dinero para comprar en el recreo, que quieren las Monster High para Navidad y quieren celulares con jueguitos.

Y discutimos, peleamos, nos enojamos y dejamos de hablarnos un rato. Y me quiero ir con miMamá, y quiero salir corriendo y no volver. Y me pongo chipil, porque las niñas se hacen a su lado y a mi me dejan fuera de sus jugadas. ¿Ah sí? Pues yo me quedo con MiNene y a la porra. Como niña chiquita me pongo.

El dinero, el dinero, el dinero. La casa, los viajes, la comida, el gasto, los hijos, el futuro, la educación. El dinero, el dinero, el dinero.

Entonces…

leo en internet… que una bala perdida le quitó la vida a una mujer embarazada de 7 meses en su último día de trabajo…

leo en twitter… que un papá se llevó a su hija del colegio separándola de su mamá…

leo en el periódico… que familias perdieron sus casas, pertenencias y hasta parientes con las inundaciones…

me llaman mi hermano y mi mejor amiga… que si estamos bien por que hay balacera cerca de mi casa…

me llama mi mamáO que si sé de alguien con sangre O- porque la ex-jefa de mi cuñada está en terapia intensiva…

me reencontré con una amiga querida, divorciada desde hace varios años, platicamos y me dice al irse:

“Tienes una familia integrada, agradécele a Dios y cuídala mucho”

Y yo quejándome del dinero, discutiendo con miEspo y regañando como militar a mis hijas… ¡chicles!

P.D. Sigo viviendo dentro de una burbuja sobre nubes rosas de algodón…

Publicado en Familia, Maternidad

40 Días A Tu Lado

Han pasado ya 40 días de su nacimiento; ha sido poco tiempo y a la vez han pasado tantas cosas que no podría redactarlo en tres cuartillas.

Antes que MiNene naciera, MiPart nos había advertido lo difícil y tardado que iba a ser que nos dieran su acta de nacimiento, debido a que aquí hay muchas trabas para que las parteras realicen su labor. Así fue, estuvimos practicamente una semana yendo y viniendo al DIF, al Centro de Salud, al IMSS, etc. hasta que por fin, en la Secretaría de Salud nos dieron la Constancia de Nacimiento y con ese papel nos lanzamos al Registro Civil. Para este último trámite le hablé a una buena amiga para que me acompañara, pues a MiEspo no le dieron permiso de paternidad y no podía faltar al trabajo. Fuimos, pagamos, leímos y firmamos. Leí cada dato: Nombre del padre mñmñm, mñmñmñ la madre mñmñmñ, abuelos mñmñmñ, nació a tintas de tantos de dosmiltontos, mñmñmñm, en la ciudad de mñmñmñmñm… Por la noche, al llegar MiEspo y checar el Acta… me dice:

-¡Te dieron un acta de defunción!
-¿DE DEFUNCIÓN? ¡Chicles!

Ahí voy de nuevo al Registro Civil, pero ahora yo sola… que llego y le explico a la señorita, que me dice:

-Sí señora, si nos dimos cuenta ya muy tarde, una disculpa ¿Usted es la que vive en las Carolinas?
– O.o ¡No, yo vivo en el centro! Pues… ¿A cuantas personas les dieron el acta equivocada?
-¡A tres y usted fue la primera!

¡Diantres! Después de como una hora de trámite, ya me dieron el acta corregida… ¡ah pero le batallamos! Aquí me dió mucha risa porque la señorita que me atendió me dijo que me admiraba y que sus respetos porque una vez ella había asistido a un parto en casa y que casi se desmaya de la impresión ¡HAHAHA! En fin, en fin.

También los trámites de alta en el IMSS, ya sabes, burocracia en el más alto nivel, así como las vacunas y el mentado examen del tamiz neonatal; ¿Como algo tan sencillo puede llegar a complicarse tanto? De esta situación lo único rescatable fue que quienes atendieron a MiNene no lo lastimaron y fueron muy cariñosos. Igual tuve que ir dos veces a la clínica, la primera para el Tamiz, la segunda porque no había vacunas el día anterior. Y de ahí a hacer el súper… con tan sólo 6 días de haber parido.

Ándale ahí tienes que… se me abrió un punto de la sutura del desgarre. ¡Tómala! Yo que me sentía tan bien… tuve que estar varios días en cama, no de reposo absoluto, pero sí más tranquilona.

Por suerte o más bien por bendición, MiMamáO estuvo conmigo los primeros 15 días, apapachándome hasta la otra, es más me quería llevar la comida a la cama (no es para tanto, pero sí me sentí muy achipilada), ayudándome con MiNene, con Mija y con MiBeba. MiEspo se dedicó a la limpieza de la casa, la lavadera de la ropa y la traedera del mandado. A las niñas las tuvimos que enviar en transporte escolar, pues no podía hacer mucho esfuerzo -como seguir con mi caminata de 6 km diarios- sin que me saliera un sangradito o me lastimara los músculos.

MiPart ha venido a revisar al niño y a mí, cada tercer día durante las primeras dos semanas y después una vez a la semana, además de estar pendiente por teléfono, ya sea llamándome ella o que si yo tengo alguna duda le marque a cualquier hora del día (inclusive de noche). ¿Qué doctor particular o del Seguro Social hace eso?

MiPart me dió algunos tips que me hubieran servido mucho en mis partos anteriores: mojar una sanitaria y meterla al congelador, luego colocármela para desinflamar los puntos de la sutura, darme baños de asiento con agua y sal, mantener el área ventilada por lo menos al salir del baño, poner un par de hielos en un trapito y dejarlo un buen rato en el área del periné.

Para los pezones agrietados, me regaló unos sobres de Lanolina, para untarme en el tiempo que no le dé pecho a MiNene, esto me ayudó muchísimo a sanar bien rápido.

Ahora sí hice caso de lo de dormir cuando el niño durmiera y los primeros días dormí a pierna suelta (dentro de lo posible) aprovechando cada momento que el pequeño hiciera siesta.

Al tercer día de nacido me asusté mucho, pues en el pañal aparecía un manchadito como de sangre, pero muy raro, color rosa y de consistencia pastosa, como crema dental y encima amaneció con 38° de temperatura. Entre MiPart y la Doctora, vinieron, lo revisaron y me estuvieron llamando en el transcurso del día para darme indicaciones. Resultó que el niño estaba deshidratado y por eso le había subido la temperatura, varios baños, un pedialite y varios trapitos húmedos después volvió a su temperatura normal, aunque el manchadito me dijeron que era por el exceso de bilirrubina y aún continuó un par de días más.

También presentaba un color amarillento en su piel, principalmente en sus ojos: baños de sol me aconsejaron. MiNene nació blanco, ahora ya se ve moreno, se me hace que me pasé de tueste en los baños esos :(.

La hora de la verdad: el cambio de pañal… ¡uy! lo único que yo sabía acerca de cambiar a NIÑOS era que al finalizar había que apuntar el pene hacia abajo. ¡Ajá! ¡ya la armé! Me dije a mi misma… ¡ándale pus cual! Dos veces nos bautizó mi niño, regando su ropa, mi ropa, el cambiador, la colcha, dos almohadas, el pañal sucio, el pañal limpio, ¡Su cara! ¡ARGHHHH! ¿Qué es esto? ¡Parece la fuente de Trevi! ¿qué onda? ¿Onde le cierro? O.o

El baño… ya no fue tan traumante como con mis dos niñas, pero tuvieron que pasar casi 3 semanas para que por fín MiNene se bañara sin llorar. Los baños habían sido con esponja, y con asiento en la bañerita, pero he te aquí que, la bañera data de hace 11 años… entonces bañaba al niño y luego a MiBeba y esta última me jaloneó dos veces la bañera, cayendo al suelo y rompiéndose la orilla… y luego la otra orilla… y luego otro pedacito… estem… ya parece rompecabezas 😦 ehhhhh… tengo el firme propósito de ir este fin de semana a conseguir otra bañerita, de mientras lo estoy bañando ya en mis brazos y con la regadera… ya dije de mientras, porque no creo poder con él cuando pese más y se mueva más. 😉

El colecho…a pues muy padre. MiNene agarró buen sueño desde el 4° día, cosa que me tomó por sorpresa, ahí me tiene despertándolo cada 2 horas porque me sentía reventar y porque no podía creer que tan pequeño durmiera ¡4 horas seguidas! ¿Cómo es posible? Mija estaba hasta tres horas llorando en la madrugada, ya me volvía loca. Pero este criaturo no, él es otro cantar. Apenas estoy haciéndome a la idea de que sí puede pasar tanto tiempo dormidito y no le pasa nada, sigue tan vivaz y feliz como siempre. Bueno, al que no le agradó mucho fue a MiEspo, porque le daba miedo aplastar a MiNene, así que empezó durmiendo en el sillón de nuestro cuarto y terminó durmiendo en la cama de otro cuarto. Pero yo muy contenta porque apenas me daba vuelta, le daba de comer a mi chiquito y a dormir los dos. 🙂

La cuna la acabamos de pasar al cuarto de nosotros, apenas esta semana. MiNene duerme ratitos en ella y ratotes conmigo en la cama. Lo que yo quería era un lugar más seguro donde tenerle cuando no le estoy cargando, por ejemplo cuando hago la comida, no puedo tenerle en brazos y me preocupaba que se cayera de la cama (como me pasó con MiBeba de pocos meses). ¿Qué porqué se va a caer si está recién nacido? ¡Pues porque el bebo ya se gira y repta por amplias secciones de la cama!

El carácter… Es muy despierto. Pone mucha atención a su entorno. Se sonríe y mucho, no es un reflejo, es una sonrisa sincera, franca y muy dulce. Se sonríe desde el día que nació… un día me estaba viendo fijamente muy serio, MiEspo le tenía en brazos y de repente ¡Sonrió! lo hizo de un modo mágico, como diciendo: ¡qué feliz estoy mamá! Es muy fuerte, da unas patadas tremendas y araña con ganas, las uñas le crecen muy rápidamente, sí se las corto pero de volada le vuelven a salir. Si algo no le agrada gruñe y lo hace muy alto. Si no se le atiende pronto llora desconsolado, se pone rojo y aprieta fuertemente los puños (como cuando estoy en el baño o tengo una olla caliente en la estufa).

Tiene cólicos, gases y rejurgita la leche. Ya le dieron medicina y no hizo mucho efecto. Ya sé que cuando cumpla unos 4 meses esto desaparecerá por la maduración propia del intestino. No pienso atiborrarlo de medicamento como a Mija, la pobrecita con tanta medicina sufrió muchísimo. En eso sí me ha servido la poca experiencia que tuve con las niñas, ya no me angustio tanto ni me creo todo lo que dicen los doctores ni las vecinas (que los tecitos, que el remedio de la selva lacandona, que el hilito rojo).

Va ganando peso y altura. La primer ropita ya no le queda, creí que le había encogido porque la lavé (a mano y sin exprimir) pero dije ¡es demasiada! Entonces, las personas que le conocieron recién nacido y le volvieron a ver dos semanas después dijeron que había crecido mucho, pero como yo le veo a diario pues no lo había notado.

El porteo… me estoy iniciando en el uso de la bandolera, el niño anda muy bien acostado como en hamaca, pero a la hora de ponerlo en vertical… ¡ARGHHHH! sufre él y sufro yo, se pone tieso como tabla, le comentaba a Dácil, no puedo hacer que doble las piernitas en posición de ranita, ¿Porqué no se porta como los bebés de los vídeos que apenas si se mueven? ¡Noooooo! El mío se pone tieso, tieso y nomás no se deja… a ver si en un par de meses la cosa cambia… el segundo día que tuve la bandolera estaba cargando a miNene cuando ¡Fuash! se me resbaló… ¡Ay que susto! suerte que estaba cerca del sillón y si hubiera caído por completo, caía en él. Lo alcancé a detener con una mano… me falta practicar… y mucho.

Voy recobrando mis fuerzas de a poco, ya puedo lavar a mano en el lavadero, cargar las cestas con ropa sucia, tender la ropa, caminar más cuadras, agacharme a limpiar sin sentir tanto dolor o que algo se me remueve en mi interior.

Las niñas… le adoran. Mija se siente su mamá, le carga, le arrulla, le duerme, le canta, le lee, le cambia el pañal. MiBeba le hace cariños, me avisa cuando despierta, le canta, me trae la bolsita para tirar el pañal sucio y le quiere regalar cuanto juguete encuentra por ahí.

MiMamáO ha sacado fuerzas de flaqueza y me ha ayudado tantísimo, que no sé que hubiera hecho sin su presencia. Apenas puede pero todavía lo carga, le cambia el pañal, le canta y le platica. Le ha alegrado la vida. 🙂

Las visitas… hemos tenido muchas visitas desde el primer día, que a veces termina engentado el pobre. Le traen ropita, pañales, accesorios, le han regalado tantísimas cosas que es como si me hubieran hecho varios baby shower’s. Y siguen llegando los regalos 😀

MiNene hermoso, llegó para enseñarnos a ser mejores, a ejercitar la paciencia, a reconocer en él la presencia y bendición de Nuestro Señor.

Publicado en Personal

Verdad o Reto

Mi querida Bere de Por la Vida, me pasa una cadena que consiste en:

  1. Elegir una frase que me guste, me inspire y que signifique algo para mí.
  2. Publicarla en el blog acompañada de una foto, una historia, una anécdota o simplemente esa frase sin más.
  3. Una vez escogida la frase tengo que pasar el reto a cinco personas de los cinco Blogs elegidos.

Mi frase es:

“Los sueños y los deseos no se cumplen por sí solos, hay que luchar por alcanzarlos y no desistir”

Desde siempre me ha gustado mucho bailar. Soñaba con presentarme en algún lugar, no por sentir el aplauso de la gente, si no por el simple hecho de pisar un escenario, ver las luces encendidas, sentir palpitar la música en mi corazón… la magia de un teatro. Si había fiesta en casa, bailaba. Festivales escolares ahí estaba. Los viernes nos tocaba Educación Artística en el colegio, danza, dibujo, etc. yo sin dudar escogía danza, y cada semana coreografiaba las canciones de Parchís, con mis amigas, ellas ahora se avergüenzan, yo no. Ya en mi adolescencia, junté dinero vendiendo periódico, ropa usada, etc. y con eso me pagué un curso de Danza Moderna en la Casa de la Cultura.

Gracias al centro cultural, a mi querida maestra y amiga Ana María, a mis compañeros de clase, pude bailar (y cumplir uno de mis sueños) en teatros y otros espacios de: Ciudad Lerdo, Dgo., Gómez Palacio, Dgo., Torreón, Coah., Matamoros, Coah., Parras de La Fuente, Coah., Durango Capital, Juan Aldama, Zac. y varios ejidos de la Comarca Lagunera.

Ese es uno de los muchos deseos que he cumplido, no “se me cumplió” solo, fueron años de ensayos, de caídas, de sudor y también de alegrías, de fiesta, de risa.

Otros sueños cumplidos: Estudiar en el Tecnológico de la Laguna, Tener una hija (no sólo una, dos hijas y un hijo en camino), Envejecer al lado de mi esposo, Viajar por México, Conocer Chichen-Itzá, Amamantar a mis hijos, Conocer personas de otros países, Trabajar con niños, Ganar mi propio dinero…

Todavía sueño ¿Porqué no hacerlo? Aún sigo viva, aún tengo deseos que satisfacer… 😀

Me gustaría conocer las frases de:

  1. Ángela – Logos y Filias
  2. Carla – Apasionada
  3. Keii – Diario de una Cineasta
  4. Bren – Amo Ser Mamá
  5. Zary – La Mamá de Sara