Ciudad de México, Mexicana en México, Museos

Ciudad de México: Templo Mayor

Tenía 15 primaveras cuando por radio, televisión y periódico anunciaron la inauguración del Museo del Templo Mayor, en pleno Centro Histórico de la Ciudad de México. Recuerdo que miré a mi papáA y le dije si me podía llevar a conocerlo: -Sí Mija, cuando vayamos al DF.

Cabezas de serpiente resguardando el templo

Cada vez que volvía a México por angas o mangas nomás no se me hacía llegar al recinto. A pesar de que, en repetidas ocasiones, estuve a tan sólo unos pasos de conocerle. Habrían de pasar otras 30 primaveras para concretar el encuentro, tuve que hacer ejercicios de relajación para regular mi ritmo cardíaco, ahí frente a mí, el lugar sagrado de los mexicas: Tenochtitlan… dónde el águila parada en un nopal devoraba a la serpiente.

El Templo Mayor comprendía un conjunto de edificaciones cercado por una muralla que protegía a la ciudad. La pirámide principal constaba de dos adoratorios (teocalli) dedicados a Huitzilopochtli (Dios de la guerra) y a Tláloc (Dios de la lluvia).

Fue construido en 7 etapas, superponiendo una encima de otra, con ciertas ampliaciones, ésto por que cada gobernante haría más magnífica su construcción que la anterior. Status que le dicen.

Representación Museográfica del Huey Tzompantli

Impresionante me resulta la torre de cráneos que te recibe como advertencia, trofeo o propaganda; los investigadores aún no se ponen de acuerdo. Calaveras que pertenecieron a hombres, mujeres y niños de diversas partes del Altiplano. En su momento no me quedó claro si eran reales, investigando un poco encontré que son una representación, el Huey Tzompantli original se localiza a unas cuantas calles del Museo (lo anoto en mi lista de Hay qu’ir).

Almenas que coronoban el frente de los adoratorios

Aquí se localizaron, gracias a diversas excavaciones, dos de mis 4 monolitos aztecas favoritos: Coyolxauhqui y Tlaltecuhtli [Inserte aquí piel de gallina]

Coyolxauhqui

Coyolxauhqui (la adornada de cascabeles) se enteró que su madre Coatlicue quedó embarazada al caer una pluma del cielo y guardarla cerca de su vientre, por lo que enfurecida, instó a sus 400 hermanos a matar a su madre y ocultar la deshonra. Cuando encontraron a Coatlicue, ésta ya había dado a luz al dios guerrero Huitzilopochtli, quién degolla a Coyolxauhqui y arroja su cuerpo por la pendiente, quedando desmembrado; en tanto cuelga su cabeza del cielo para que su madre la pueda ver. Los 400 huyeron temerosos hacía el sur. Así surgen la luna y las estrellas.

Tlaltecuhtli


En este monumento, Tlaltecuhtli (Diosa de la tierra) fue representada en su aspecto femenino, calificada como una madre prolífica.

El vientre tiene esculpida una incisión circular de la que brota un flujo de sangre que llega a la boca. Dentro se distinguen dos pies con sandalias de obsidiana, restos de un dios o gobernante.
Usa una falda corta con cráneos y huesos cruzados, hay una división entre las piernas compuesta por un cielo estrellado, símbolos de venus, plumas de águila, correas de cuero y remates de caracoles. 
En sus cuatro garras hay rostros de seres telúricos. la garra de la pierna derecha enmarca el signo conejo con el numeral 12″
Mija, su pijamita: ¡A dormir!

La parte externa del Museo corresponde a las ruinas del Templo Mayor y pueden ser apreciadas desde unos corredores sin necesidad de entrar al Museo. No obstante, para tener un mayor acercamiento y comprensión del lugar es altamente recomendable ingresar al edificio, recorrer sus 8 salas y dejarse llevar al pasado con su extensa colección de objetos y esculturas.

Tuve la suerte de coincidir en día y horario, con una representación teatralizada de los nahuales de Huitzilopochtli, con acompañamiento musical y vocal. Al iniciar la narración pensé ¿En dónde he escuchado esa voz? Era José “Pepe” Lavat, artista de doblaje y narrador de la trilogía original de Star Wars… estaba frente a mí y no tuve el valor de pedirle autógrafo ni fotografía… triste mi calavera, falleció 6 meses después.

Museo del Templo Mayor

  • Dirección: Seminario 8, Centro Histórico de la Ciudad de México
  • Horario: Martes a Domingo, de 9:00 am a 5:00 pm
  • Costos: $75 mn, entrada gratuita a estudiantes, maestros y adultos mayores. Domingo entrada libre para mexicanos y extranjeros residentes en el país.
  • Fotografías: Puedes tomar las que quieras, SIN capa flash.

Cómo llegar:

Más información:

8 comentarios en “Ciudad de México: Templo Mayor”

  1. Como esa gente tenía unas costumbres tan sangrientas (sólo hay que ver esa historia sobre la Luna…) creo que se asocia su cultura con sacrificios y rituales macabros y no se aprecian las construcciones y reliquias como se debiera. A mí estas pirámides siempre me han parecido tan bonitas e interesantes como las de Egipto, por eso me ha gustado tanto esta visita tuya.

    Pero sí, es cierto que a veces se posponen estas visitas precisamente por tenerlas a mano, cerca de casa. Por ejemplo, de mi casa al Museo del Prado hay poco más de media hora, un rato a pie y otro en tren. Pues no fui hasta que cumplí los 30. Y pensar que hay gente que viene de otros países a verlo…

    Respecto a lo del autógrafo, yo ya no me como la cabeza con eso. Al vivir en Madrid me he cruzado con varios famosos por el centro, pero hace tiempo tomé la determinación de que sea quien sea, yo no pido fotos, ni autógrafos. Me da vergüenza y temo que se molesten, así que ya está. Cuando tomas esa determinación vives esos encuentros fugaces más relajada.

    Besos ;D

    1. Es aterrador y asombroso a partes iguales, es difícil juzgar una cultura tan diferente en lo religioso, tan lejana en el tiempo y cercana a la vez…

      Imagino sus construcciones en pleno esplendor, llenas de colores y sangre… de adornos y aromas, orientadas a los puntos cardinales, perfectamente coordinadas con los fenómenos astronómicos… ¡Fascinante!

      Es muy común dejar la visita para después, yo vivo a 1,000 km de distancia de la Ciudad de México, pero he estado varias veces en el zócalo… ¡Y nada! También conozco a mucha gente que vive ahí y no conoce ni el Centro, ni la Basílica, ni Chapultepec…

      Me encantaría conocer el Prado, y caminar por los alrededores, seguro me perdía, ¡pero tomaría muchas fotos! 😛

      Soy muy aficionada a guardar recuerdos en forma de papel, si tengo la oportunidad sí lo pido, pero éste era un señor mayor y me dió pena molestarlo. Bueno y tienes razón, alguien se puede molestar, no siempre están de humor para fotos y firmas.

      Gracias por comentar Beatriz, Un gran abrazo y tres besos!!!

  2. La mitología mexicana es muy interesante. Lástima que no se le de una buena difusión. También los nombres de los dioses no ayudan mucho ¿Cómo dijo? ¿Taltecu que?

    Saludirijillos 🙂

  3. Jajaja, lo de los nombres es complicado, pero las historias son alucinantes y las construcciones son una maravilla!!!

    La voz me sonó mucho, oiga, qué pena… pero qué bien que ahora valoremos a actores que solían quedarse en la sombra!

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s