Ciudad de México, Mexicana en México, Turismo Religioso

Ciudad de México: Zócalo y Catedral

Zócalo

En el corazón del Centro Histórico de la Ciudad de México se encuentra la Plaza de la Constitución, aka el Zócalo. Corría (aunque no mucho) el año de 1843, cuando Antonio López de Santa Anna mandó colocar una base (zócalo) para erigir una columna conmemorativa por la Independencia de México; monumento que no se concretó, dejando por varios años el zócalo en el centro de la Plaza.

¿Ha visto, amable lector, esa típica escena en las películas de Hollywood, donde el personaje principal llega a la Quinta Avenida en Nueva York, mira hacia arriba, hace un paneo con los altos edificios, gigantescas pantallas y anuncios de neón dándole vueltas? Bueno, MÁS o menos así me siento cada vez que pongo mi par de piecitos en el Zócalo. Una enorme emoción se apodera de mí y no sé para donde voltear, ni por donde empezar. Es ahí cuando, finalmente, me siento en México.

Ayúdame lleva acento en la u, Psicología lleva acento en la i, la frase debería estar entre signos de admiración. ¡Listo!

Lo primero que saltó a mi vista fue ésta simpática chica solicitando ayuda para su tarea de Psicología, a quien turistas y locales ignoraban olímpicamente. A ver, a lo mejor me hacen preguntas y me sacan mis traumas de la infancia… ¡naaah, que va! Ofrecía caracoles con una frase motivacional pintada con plumón y lo que uno le quisiera dar (¿Un diccionario?). Publicidad engañosa.

¿Llegué tarde a la filmación de James Bond?

El aroma del incienso inundaba el ambiente, ofrendas en el suelo y plumas de mil colores… ¡Ah! ¡Van a danzar! Eh… no. Grupos aquí y grupos allá, ofrecían una sahumación a cambio de unas monedas. Jamás lo había hecho, si no contamos cada vez que quemo la comida en la cocina… ps ya estamos aquí, ¡Vamos a sahumarnos! faltaba más, sobraba menos.

Fila para la revisión de energías

Mientras espera formado una chica le entrega un manojo de yerba; llega usted con el señor casi encueros (él, no usted) en cueros (¿lobo, zorro? ¿?) le pasa el ramito (♫de violetas, tun, tun, tunturún♪) mientras dice unas oraciones, creo que en nahuatl, y luego le rodea con el sahumador la cabeza y el cuerpo. ¡Una limpia pues! Al final tira las hojas en un montón sobre el suelo . Algunas personas estaban ahí por dolores físicos y enfermedades; les decían que con ésto iban a sanar. 😦 Estemmmm… noup.

A lele pancha pancha, a lele akaseltzer

No me sentí mejor, ni peor, sólo terminé sahumada y con aroma a copal. Me fascina observar estas caracterizaciones, cuidan mucho los detalles y son de los más vistosos que me he topado. Si gusta tomarse la foto hay que pagar, algunos “lo que sea tu voluntad” y otros de $20 para arriba, usted sabe, la fama cuesta. Eso sí, a la hora de la danza no hay como las Laguneras, por que las que me ha tocado ver en el zócalo la verdad sea dicha… sólo dan tres brincos pa’ delante y dos brincos pa’ tras. ¿Será que no son danzantes, sino limpiantes?

Cheque usted los atuendos de éstos señores

Sagrario Metropolitano

Encuentre: a San José, los doce apóstoles, la custodia, un par de ángeles…

Anexo a la Catedral se encuentra la Parroquia de la Asunción, o Sagrario Metropolitano, dónde originalmente se ofrecían sacramentos solo a los fieles españoles, dado que los índigenas eran atendidos en la Capilla de San José de los Naturales. El edificio actual inició su construcción en 1749, a cargo del Arquitecto Lorenzo Rodríguez, maestro del Barroco y uno de los constructores más importantes de la época. Para apreciar de manera exahustiva su fachada es menester la explicación de un guía. Pero no había. Estuve un buen rato contemplando el frente, antes de atreverme a entrar. Aunque el Churriguresco no es de mi agrado, no deja de ser digno de admirar el exceso minucioso de adornos presentes.

Jack Sparrow va por su bendición antes de zarpar

El Sagrario me pareció hermoso, lleno de objetos que no son muy habituales en las iglesias modernas y con numerosos santos que desconocía. Me impresionó especialmente la figura de las Ánimas Benditas del Purgatorio. La capilla está bien iluminada, en contraste con la Catedral, cuando ingresé estaba una señora mayor tocando el órgano en vivo, se sentía un atmósfera de mucho fervor y respeto, nada que ver con la romería de la Basílica de Guadalupe.

Catedral Metropolitana

Habría visitado en un par de ocasiones la Catedral, imponente, enorme, oscura y tenebrosa… siempre tenía andamios y hules negros, reparaciones y mantenimiento continuo no permitían apreciarle de manera adecuada. Unos meses antes de ir a México me enteré que uno podía acceder a una de las torres-campanario y desde ahí observar el zócalo; me dije a mi misma: ¡Mimisma tengo que subir ahí, debo vencer el miedo a las alturas!

Mi Dios derrota a tu Dios”

Tras la caída de la gran Tenochtitlán, regresó Hernán Cortés a éstas tierras, y cual cliente de Sistemas (o de Diseño – o de Diseño de Sistemas-) desbarató lo que había y mandó construir todo CASI nuevo, usando los monolitos del Teocalli como bases y cimientos para la Iglesia Mayor (Primitiva Catedral).

Su edificación se llevó a cabo entre 1524 y 1532; al tiempo el inmueble fue insuficiente para albergar a quienes requerían su servicio; por lo que en 1573 se comienza a levantar la actual Catedral por órdenes del Rey de España Felipe II (otro cliente de Sistemas) y posteriormente se destruye la Primitiva. Tres siglos de quita y pon, incendios, inundaciones, saqueos, terremotos, muertes y accidentes varios, tres centurias conjuntando estilos (románico, gótico, barroco y neoclásico) hasta que Manuel Tolsá dijo ¡Ya estuvo!

Realicé un primer recorrido sin guía, con toda tranquilidad e ignorancia, hay un montón de tesoros en ese recinto, ¡16 capillas na’más! En una de ellas se conservan los restos de Agustín de Iturbide, Primer Emperador de México; en otra hay reliquias de Tierra Santa (incluyendo una astilla que presuntamente pertenece a la Cruz de Nuestro Señor) ¿Será?

Oiga ¡Los órganos! Son de los más grandes del mundo, entre los dos suman 6,000 flautas, tienen más de 200 años en funcionamiento ¡Qué impresión, qué impresión! ¡Es un no acabar con tanta maravilla! Estando ahí arribó un grupo de chiquitines de primaria y el maestro les daba explicaciones muy acordes a su edad… pero me veía medio feo porque yo a tome y tome fotos ¿Edá? No ps, me tuve que retirar discretamente, no me vayan a confundir. 😦

Cristo Negro o del Veneno

La primerita vez que ví al Cristo del Veneno, me asusté, parecía que se había quemado o algo por el estilo. Si observa con cuidado notará que sus piernas están muy recogidas, en contraste con otros Cristos de piernas extendidas. Los listones rojos simulan la sangre derramada por Jesús en la Cruz y su expresión es especialmente triste. Hay varias leyendas acerca del origen de su color, vaya usted a saber la veracidad de una u otra; lo cierto es que es una de las figuras más veneradas en la actualidad.

Cripta de los Arzobispos

Le mencionaba más arriba, que me quería trepar al Campanario, pues no se pudo señorita, fíjese que con el último sismo se cuartearon las torres y las cerraron ¡por mantenimiento! ¡Chiiiiiiiiclessssss! Pero yo venía específicamente… A cambio ofrecían visitas guiadas a la Cripta de los Arzobispos… no estaba en mis planes… pero ¡Vamos pues!

Bajamos por una estrecha escalerita y pasamos por túneles llenos de nichos a ambos lados de la pared, pareciera un laberinto subterráneo, de no ser por el joven que nos dirigía yo me hubiera perdido fácilmente ahí, claro, luego sufriría un infarto por claustrofobia, o por angustia de pensar en las 127,000 toneladas que reposaban sobre mi cabeza. Ñeee. Sudo.

Cruz de Jerusalén en el techo de la Cripta

Desconocía por completo la existencia de éste recinto, nos explicaron que al principio usaron la tecnología de las chinampas para cimentar las columnas que lograran sostener tamaña Catedral (se hunde 7 cm por año); en tiempos modernos fueron sustituidas por otras de concreto. Ahí aprovechan para amortizar y empiezan a vender los nichos. Imagínese que trabajal, construir sobre terreno fangoso, donde tiempo atrás hubo lagunas. ¡Qué portento de ingeniería!

Anverso del altar, unión del Catolicismo y creencias prehispánicas

Los nombres de los Arzobispos, su sello heráldico y sus fechas de nacimiento y fallecimiento destacan en doradas letras sobre cada nicho donde reposan sus restos mortales. El único que no está depositado aún es Monseñor Darío Miranda Gómez, fallecido en 1977 y cuyo cuerpo no se ha descompuesto y sigue en estudio. ¿Quiobo?

La escultura de Fray Juan de Zumarraga, evangelizador y defensor de los indígenas, tallada en mármol a manera de sarcófago, colocada sobre una calavera mexica, está cargada de simbolismo. Me dió un poquito de yuyu. La puerta para ingresar a ésta bóveda es una lápida original. Más yuyu.

Vigilancia las 24 hrs los 365 días

Dónde casi grito de espanto fue cuando iluminaron al par de estatuas talladas en madera de dos monjes, que me dijeron los nombres y los apunté, pero no encuentro el papelito. Sí, sí, muy interesante, ilustrativo y todo muy bien, pero ya vámonos pa’ rriba ¿Pppppliiiis?

Si usted es gustoso de reposar en ésta tierra sagrada y las puede ($$$), acuda a Catedral, donde le darán informes sobre los nichos a perpetuidad. Si caben mis huesos, pero me queda muy lejos. 😉

♫La monedita que el niño se encontró♪

Cómo llegar

Más información

¿Todavía por aquí?

6 comentarios en “Ciudad de México: Zócalo y Catedral”

  1. O sea, que ponen un zócalo pero no el monumento y después usan una lápida como puerta. Veo que no se complican mucho la vida en cuestiones arquitectónicas ;P

    Hacen bien. Total, da igual lo que pongas, lo importante es que resista ahí siglos y ya se convierte en monumento sea lo que sea.

    A mí es que me dan yuyu las catedrales en general y cuanto más antiguas, más yuyu. Mola cuando tienen vidrieras de colores y eso, pero por lo general no me gustan. Es como visitar un cementerio. De hecho, muchas veces literalmente son cementerios. Y en ese al que fuiste al menos están bien señalizadas las tumbas.

    Cuando era pequeña fui a un monasterio de visita y al cabo de un rato el guía no comentó que habíamos estado todo el rato caminando sobre las tumbas de los monjes fallecidos.

    Lo de las hierbas sanadoras debe ser habitual en los lugares turísticos de todo el mundo. En el centro de Madrid hay un montón de gitanas ofreciendo ramitas de romero al personal, pero ellas no hacen ritual ninguno. Te dicen que dan buena suerte y ya está.

    En fin, es una lástima que la torre estuviera precariosa y no pudieras subir, pero al menos pudiste ver esas estatuas macabras. La cuestión es enfrentarse a los miedos, vengan de donde vengan.

    Besos 😀

    1. Es lo que tiene el mexicano, practicidad ante todo, echar mano de lo que esté a la mano 😉

      Sí, todo lo que se mantenga en pie por más de 100 años para mí es digno de admiración, acá encima de todo, el suelo pantanoso, los constantes temblores, los hundimientos, étc. es todavía más impresionante, tanto las construcciones novohispanas como las que existían antes, no puedo imaginar ¿Cómo lograron los indígenas construir semejantes pirámides y que siguieran ahí tanto tiempo? Yo me quedo boquiabierta.

      ¡Anda, que impresión! Si eso me pasa de niña me desmayo. Sí, es algo habitual, de las capillas antiguas, enterrar a sus bienechores y feligreses en el piso y paredes… y eso sí me da mucha cosa, andar pisando difuntos… se me figura se vayan a enojar y saquen la mano cual Carrie.

      Lo de las limpias no lo veía yo en plazas públicas, por eso me animé, nada más terminé oliendo bonito 😉

      A mí me dan miedillo las gitanas, en el rancho decían que se robaban a los niños, me parecen lindas, pero no me gusta que me lean la mano.

      Espero hacer el paseo por la torre, algún día. =)

      Tres abrazos Doctora, gracias por comentar.

  2. No sé por dónde empezar a comentar, que hay mucha información!

    El Zócalo ya me estresó y si dices que huele a incienso…peor! Huyo de las zonas centrales de todas las ciudades, qué agobio xD

    El órgano me ha impresionado, qué enormidad!

    Y lo mejor de todo es que hayas aparecido al final! Yeeee 😀

    :****

    1. Éste documental ha sido patrocinado por la empresa para la que trabajo y MiEspo que apoya durante mis minivacaciones 😛
      Y eso fue sólo la mitad de la tarde…
      ¡Un gran abrazo, gracias por comentar mi querida Fran!

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s