Familia·Maternidad

Lo que el dinero no puede comprar

Fin de quincena y ya no sabe una como estirar el gasto, porque la mayoría de las veces, ya no hay más gasto que estirar.

La señora de la tienda en la esquina nos conoce y nos fía, le vamos abonando como podemos. Las deudas se acumulan, los recibos se amontonan, paga esto primero, paga aquello después (con intereses).

La amenaza del desempleo ronda por los alrededores, haciendo que nos apretemos aún más el cinturón. Las niñas comienzan ciclo escolar en nuevas escuelas, a comprar uniformes y zapatos, además de los útiles, libros y cuotas.

Me agüito un poco, un mucho, un algo. Hoy empiezo a forrar los cuadernos de MiBeba, me senté a elaborar las etiquetas y le dí play al youtube para hacerme compañía.

Es gracioso como Dios se vale de todos los recursos para hacernos llegar su mensaje. No más quejas, al menos por hoy.

8 comentarios sobre “Lo que el dinero no puede comprar

      1. Es verdad que hacía mucho que no me pasaba, pero no era por gusto sino por falta de tiempo 😦
        Espero poder pasarme más a menudo 😀
        Siempre es un placer saber de ti. Espero que todo os salga bien!!!

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s