Publicado en Familia, Maternidad

Mamá Malvada

niñatriste

Ya no sé que hacer, sencillamente, no encuentro el modo.

Ya hablé, escuché, grité, callé,  recé…

Todos los días discutimos Mija y yo, ella pide más “libertad” pero no quiere cumplir con sus obligaciones. ¿Qué es la libertad? Le pregunto. Me contesta que hacer lo que ella quiere: Ver tv, navegar en Internet, usar el celular que su tía le regaló… ¡Claro que puede hacerlo! Una vez que haya cumplido con sus tareas escolares, ejercicios, aparato dental, baño diario y cosas tan terribles como alzar su cama, doblar su ropa y levantar sus trastes.

Me dicen que la tengo muy consentida, que debo usar mano firme, que con un par de nalgadas basta. No funciona, lo intenté hace mucho, no funciona y me arrepiento de haberlo hecho, le he pedido perdón de muchas formas… simplemente no funciona, no erradica la conducta indeseable y solo crea enemistad y rencor entre las partes.

Ahora bien, tiene once años, y como dice Franco de Vita, es más alta y más fuerte que yo, de momento es una chiquita que desea ser apapachada y al instante es una adolescente que grita, golpea, patea, rompe y se enfurece.

A cada rato me sale con que se va a ir de la casa, ayer ya hasta sus mochilas tenía listas con cambios de ropa… ella muy nice se quiere ir del hogar, pero cargar con ropa y celular ¿Qué onda? 

Dice que no se va porque quiere mucho a MiNene, MiBeba sufre muchísimo cada vez que ella le dice:“Esta noche sí me voy”, hablamos y volvemos a hablar, se calma y así hasta la próxima vez que haya un regaño, o una mala cara.

Lo peor de todo es que, en cierta ocasión no sólo planeaba irse sino que además hablaba de quitarse la vida… que ya no aguantaba a sus compañeros de clase, que la regañamos mucho, que ya no quiere amanecer… esto fue antes de salir de vacaciones de invierno, parece que ya abandonó esta idea, pero me ha angustiado tanto…

Cuando ella tenía como ocho años también decía que se iba de la casa, me gritaba mucho y me pegaba. Una vez me colmó el plato y la saqué a la calle, le dije que estaba bien que se fuera, a ver que hacía. Lloró y me pidió que volvieramos a ser amigas, y tan tan. No se volvió a hablar del asunto. Hasta ahora.

Serán las hormonas, será que está resintiendo a MiNene, será el clima o la cotización del dollar o el fin del mundo o no sé..

Y por si esto fuera poco, MiBeba se siente una bebé, ya tiene cinco añitos y habla como chiquita, hace como que tomara teta, camina como si estuviera aprendiendo apenas, llora como de meses… 

Sé que se siente desplazada por MiNene, intento hacerle ver que ella tiene un lugar en esta familia, pero el del pequeñito ya está ocupado, que los bebés no pueden valerse por sí mismos y ella puede hacer muchas cosas de “niña grande”.

Se infarta, grita como poseída por la menor contrariedad, le pega a la hermana, nos cierra la puerta, tira lo que se encuentra a su paso, hace tremenda rabieta, nos acusa de ser malvados, “Nadie me quiere en esta casa, solo MiNene, me engañaron”, “Ya no eres mi mamá”, “No sé para que nací”.

Hacen ellas su berrinche, hago yo el mío. Y seguimos aquí, sin madurar ninguna de las tres.

Anuncios

Autor:

Varias ideas rondan mi mente, muchas palabras quieren salir, pocas personas que quieran oir lo que en ocasiones me es dificil decir

26 comentarios sobre “Mamá Malvada

  1. Oli, que te puedo decir… sinceramente no se me ocurre nada, no he vivido nada parecido nunca. A veces me pregunto como hacía mi mamá con tres así, al mismo tiempo, como tu cuentas, y la verdad, no me cabe en la cabeza. Ser mamá de tres en estas etpas tan complicadas es una odisea. Por que no intentas hablar con las dos, contarles como te sientes y que entiendes lo que les pasa. Seguro ya lo has hecho pero vuelve a intentarlo. Puede ser un buen paso para salir adelante. Un abrazo gigante!!

    1. Querida Zary:
      He hablado mucho con ambas, más con Mija que es más grande y razona más, le dura un día la explicación y al rato está igual, pero no me queda de otra, tengo que seguir hablando y hablando, corrigiendo y cediendo también de vez en cuando. MiBeba también comprende, pero por su edad le ganan las emociones.
      No, yo tampoco sé como le hacía mi MamáGelo con 3 al mismo tiempo, ni mi bisabuelita con 10 XD, siempre he pensado que Dios no nos da más carga de la que podemos llevar, así que confío en Él, que es cuestión de tiempo y paciencia. Gracias por leer.

  2. Ay Oli querida!!! Que dificil!!! Yo voy por el camino te digo….Abrilcita tiene solo 7 pero ya me da tremendas contestaciones y me hace semejantes planteos que me dejan boquiabierta…No te puedo aconsejar demasiado…solo PACIENCIA y mas PACIENCIA… Si alguien la vendiera de seguro se haría multimillonario. Un abrazo gigante y espero que mejore pronto esta situación.

    1. Sí mi Bren, tenemos adolescentitas de 6 y 7 y 10 y 11 años, ya no son como antes, ni como eramos nosotras, sólo paciencia, no nos queda más, tienes razón… y es sólo el principio, de verdad te dejan boquiabierta y patidifusa con sus contestaciones, yo le digo a Mija que si sigue así con ese carácter a los 15 años ya me va a estar echando de mi casa :(.
      Gracias Bren preciosa 😀

  3. Me temo que es la adolescencia pura y dura. Te está chantajeando emocionalmente al máximo para conseguri lo que quiere, pero a la vez se siente el ser más desgraciado e incomprendido de la tierra. No hay métodos buenos ni soluciones. Sólo queda aguantar esta etapa que pasa, te aseguro que pasa. Yo de adolescente tenía un comportamiento parecido. También amenacé a mi madre con quitarme la vida un par de veces si no hacía lo que yo quería. y ella me contestaba: “Si esto te parecen problemas no quieras llegar a adulta porque no lo vas a soportar”. Luego me decía que ella me quería mucho, pero que no tenía por qué soportar mis tontunas con la de problemas “De verdad” que tenía. Alguna vez que le dije que no hacía algo por que no me daba la gana o similar, me contestaba que entonces iba a estar toda la semana a lentejas y que ese vaquero tan ideal que tenía iba a estar en la pila de la ropa sucia un mes. ¡Y lo cumplía!. “Cuando te vayas de MI casa harás lo que te dé la gana, mientras son mis reglas”. Nunca se que ocurrió irme de casa ni planteármelo siquiera, ¿A donde iría?

    Suerte. Espero que las cosas mejoren.

    Lo de tu beba ya me lo hizo a mí Daniel. Por mi parte, no le di la mayor importancia, incluso le seguí el juego alguna vez. Son los celillos y pedir mimos y atención. Si quería bibe se lo daba, pero le decía que era un secreto porque él era ya muy mayor y sus amigos ya no tomaban bibe. Y así todo.

    Muchos besos.

    1. ¡Me ha encantado lo resuelta que es tu madre! Después de leerte me sentí mejor, y retomé tu ejemplo (ya se lo había hecho a Mija, por aquí lo comenté), le dije eso, que no volviera a amenazarme con irse de la casa, ya había hablado con ella, le había dicho lo mucho que la amo y lo triste que sería la vida sin su presencia, pero también le dije que ya no lo voy a tolerar ¿te quieres ir Mija? Yo misma abrí el candado de la reja, le dejé la puerta abierta: la puerta está muy ancha y a la hora que quieras, no te esperes hasta la noche, pero te vas con lo que traes puesto, nada de que te llevas el celular ni 3 mochilas con ropa, ni el juego de magia con el que planeas subsistir… se quedó callada, se enojó, se fue a su cuarto y empezó a hacer su tarea… ¡canija! a ver hasta cuando le dura, pero yo digo, que se quedó por amor a su celu 😀
      Y miBeba, si la trato como beba, pero quiere tomar pecho y… me siento rara… no sé como explicarlo. Sí eso de que sus amigos ya no toman, lo tendré en cuenta…
      Recibo los besos y envío abrazos.

      1. Los hijos nos vuelven locas. Cada edad viene con sus sorpresas buenas y malas. Estoy segura de que pronto pasarán esas etapas y vendrán otras. Me alegro de haber aportado mi granito de arena para hacerte sonreir. Muchos besos.

  4. Madre mía, qué panorama tienes en casa, debe ser muy duro. Imagino que debe ser la adolescencia. Si te sirve de consuelo me recuerdo a mi misma alguna vez diciendo alguna de esas cosas pero se pasa, son fases. Lo único que puedo recomendarte es paciencia e infundirte muchos ánimos. Un fuerte abrazo

    1. ¡sí,, sí me sirve de consuelo! Yo también fuí adolescente y me quise ir de la casa como a los 7 años, pero era mucho lo que tenía que cargar asi que me quedé… También fui muy rebelde y contestona, como no, pero no andaban detrás de mi pidiéndome que alzara mi cama, hiciera mi tarea ¡ME BAÑARA! y todo lo demás… veía mucha tv y jugaba muchísimo, leía también mucho, pero todo después de haber cumplido con lo que me tocaba…
      ¡Gracias Yaneth por el abrazo! sí que lo necesito.

  5. Yo también tuve una mamá malvada que no me dejaba hacer nada… y también fui la incomprendida que quería irse de la casa, y bueno, problemas con mi mamá los tuve por muchos años. Solo te puedo aconsejar que tengas paciencia y confianza en la educación que le diste a tu hija, ella sabe lo que es bueno y malo, pero intenta poner a prueba tus límites. Estoy de acuerdo en que una nalgada no va a resolver nada, al contrario… en todo caso, si no cumple con sus obligaciones, la puedes privar de algunos privilegios. Dicen (según lo que he leído, porque como experiencia no se si funcione), que es bueno negociar con ellos algunas reglas, permitirles decidir en algunas cosas, por ejemplo, podrías dejar que decida si se baña a las 7 o a las 8, pero de que lo tiene que hacer, no hay vuelta de hoja… pero lo que creo que está desgastando mucho su relación (y tu paciencia) es que tengas que andar detrás de ella para que haga las cosas… así que podrías ponle una lista de actividades que debe hacer (que ella se organice) y si no lo cumple, entonces, no se ¿quitarle el celular, no ver tv? Algo así…
    Pero no me hagas caso, jejeje, porque yo también ando con muy poquita paciencia estos días, y para colmo el Gabrielito lleva días que no se quiere bañar! Llegamos a la casa y dice que se baña en el día… al día siguiente dice que no, que mejor en la casa de sus abuelos, y en la casa de los abuelos, que no, que mejor en su casa (grrrrrrrrrrr… me saca de quicio!!!). Y como soy más mala que mi mamá, le quité sus juguetes :O ahora me siento un poco mal, pero llegué a la conclusión que así no podía llevarlo a la escuela, y si no va a la escuela, entonces por qué premiarlo dejarlo en casa con sus juguetes, viendo tv, etc…. ay, ya no se 😦

    1. ¡Exacto! Hace tiempo le tenía un horario con sus deberes y ella iba palomeando un check list según las realizaba, pero el gusto me duró un par de semanas, al rato era lo mismo, ahora tenía que recordarle que debía tachar en la lista 😦 así que dejé de imprimirla, pero ayer la volví a imprimir a ver si ahora si cumple…
      Eso hago Bere, negocio con ella, le quito privilegios si no cumple, pero la srita. quiere los privilegios sin cumplir obligaciones y ahí es cuando arde Troya…
      Algunas cosas sí las hace, pero después de muchísimo discutir “ya sabes que siempre termino haciéndolo mamá” pues sí, pero lo que yo quiero es ya no discutir TANTO…
      HAHAHA! Adoro al Gabrielín, y esto apenas empieza mijita XD

  6. Oli, preimero te pido disculpas por no haber pasado antes por aquí, son días complicados…
    Recién lei tu post, y como muchas aquí, yo también fui incomprendida, y quise irme de mi casa, y a veces mi hijo mayor me hace los mismos planteos que Mija… yo lo he sacado a la puerta no de calle, sino de la casa, alguna vez… no es lo mejor ni lo mas feliz… a veces los celos son complejos de ambos lados para manejar… No creo que estés haciendo mal las cosas, tal vez, un sabado o un domingo, haz un plan solo con ella, a ver que pasa: tomen helado, paseen, vayan a caminar, pero tal vez un rato sola con su mama en otro espacio que no sea tu casa las ayude a ambas… Tu tienes muchas cosas y te entiendo, a veces los tiempos no son fáciles para repartirse, pero estoy segura que debe querer un poco de tu tiempo y tu atención, la pubertad no es fácil, (la maternidad tampòco), pero nosotras somos las grandes y debemos ver como resolver… consentirla no creo que ayude, pero sacarle todo evidentemente tampoco.
    Te mando un beso!

    1. No tienes porque disculparte Carla, esta es tu casa, cuando quieras y puedas, yo sé bien lo atareada que estás en estos días (acabo de leer tu último post).
      Me sorprende que tu niño te haga esos planteamientos, me parece pequeño todavía, pero bueh… La Mija desde los 7 anda queriendose ir de casa así que…
      Antes me tomaba un día a la semana, “el día de mamá e hija” y salíamos solas a pasear, caminar, tomar helado, el cine, el parque… me temo que en estos momentos no tengo el tiempo suficiente para hacerlo, espero en cuanto el nene esté un poquito más grande y haga un poco más de calor retomar ese hábito, gracias por recordármelo.
      A veces sí la consiento, todavía me siento culpable por aquellas noches que no atendí su llanto y me pregunto si esto no será a consecuencia de aquello 😦
      Recibo gustosa el beso, envío otro de regreso.
      🙂

      1. Claro, que tuBebe es mas complicado! una no sabe de donde sacar tiempo….
        No creo que tenga que ver con su llanto pasado, no te atormentes con eso, también es una época complicada, y ellos son diferentes, yo, al menos no tenia tanto derecho a patalear y cuando lo hice, tenia muchos mas años que ella…como 15…
        Gracias por mi beso de regreso, me viene bien estos días! 😀 mando otro para ti!

  7. Oli! Tocaya 🙂 Hace tiempo no me pasaba por acá, te leo y entiendo porque creo que muchas hemos vivido la edad de la incomprensión, como hijas, y sólo te propongo un ejercicio, piensa qué te hubiera gustado que tu mamá o familiares hagan en esa época. Yo creo que también influye que la dinámica familiar en tu casa haya cambiado por la llegada del bebe. Cada hijo quiere llamar la atención y anhela estar en exclusiva con sus padres un poquito. Mi consejo sería que, aunque a veces es difícil, separar un tiempo para estar con tu hija mayor y compartir algo con ella, puede ser ver una película en casa cuando los menores se hayan dormido o ir de compras, por ejemplo. Y con la del medio, preparar un postre o jugar a las cartas solo con ella, se me ocurre. Espero estás ideas te sirvan 🙂 una vez una psicóloga me dijo que los niños obedecen más a los padres que no sólo les dan indicaciones de qué hacer todos el tiempo, sino aquellos que juegan y comparten con ellos también. Y a veces se nos olvida! A mí me ha pasado. Suerte! Besos!

    1. Tienes mucha razón, yo antes pasaba mucho tiempo con Mija (fue hija única durante 6 años); y ahora no me doy abasto, y con MiEspo ella juega mucho, se pelean mucho pero también creo que le obedece más a él.
      Sí miBeba es la que está también resintiendo mucho, pues quiere toda la atención que no le puedo dar, gracias por los tips tocaya, los tendré en cuenta 🙂

  8. A lo mejor ya lo conoces pero a mi me ha gustado mucho: “Como hablar para que los hijos escuchen y cómo escuchar para que los hijos hablen” dan unas pautas muy buenas, a una amiga con un niño adolescente le está yendo bien, también han decidido ir a psicólogo y logopeda y ha mejorado mucho, pues tenía problemas en los estudios y estaba frustrado.

    Me da miedito la adolescencia, mi nene sólo tiene 31 meses, pero cuando le dan las rabietas toca paciencia…

    Saludos empáticos,

    1. No lo conocía, ¡Muchas gracias! De ya comienzo a leerlo, te agradezco la recomendación, felicidades por tu chiquito, no sé cuales rabietas son más difíciles, creo que todas, no importa la edad.
      Saludos 🙂

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s