Familia·Maternidad

Reportándome

Cada que me siento frente a la PC a intentar escribir sobre mi vida y la de mi familia, MiNene llora, o llega un cliente, o se me cierran los ojos como cortinas de acero, o se me quema el arroz. Y así, van pasando los días y las noches, de día me conformo con leer algunos blogs mientras MiNene se alimenta de mi pecho, de noche me sigo desvelando pero ahora no frente al monitor, sino con MiNene al lado, ya sea abrazados en la cama o él en su cunita y yo en la cama.

Y no es falta de inspiración, simple y sencillamente no me doy tiempo. A veces me dan las 12 del día y yo con la pila de trastes sin lavar (¡cof cof como ahorita!), la carga de la lavadora sin tender (¡cajum, cajum como ahorita!), MiBeba a punto de llegar del kinder, la comida aún sin preparar (¡cof, cajum, ARGHHH!), las camas sin alzar, el ciber sin sacudir… ¿Está esta casa abandonada?

A mi favor: al menos el día de hoy me bañé temprano, le dí de desayunar a MiBeba, la mandé con lonche a la escuela (hay días que ni eso), fuí a la tiendita a por unas charolas deshechables que le habían encargado de tarea, mientras cargaba a MiNene en el rebozo, porque en la bandolera nomás no se quiere estar el chamaco. Luego, llamé a un taxi y subí las 7 bolsas de material para reciclar (botellas de plástico y cartón), me dirigí al jardín de niños, reporté lo que llevaba y que entro al salón de MiBeba y que me dice la maestra: ¡yo no le encargué eso señora! Seguramente se confundió O.o ¡toing! Bueno… es que el chofer de la combi me dijo ayer que le habían encargado eso a mi niñita, el confundido fue él y yo tan apurada 😦

En fín, que de ahí me vine en camión, ¡Sí en camión! Todo un reto y un logro para mí, que no me había subido en un colectivo desde hace casi 3 meses, tenía tanto miedo, pero ya lo hice, y mire algo tan sencillo como eso, pero para mí fue un gran paso hacia la nueva “normalidad”; pues sin niño, ya sabe que yo me caminaba 6 km diarios y me subía a cuanto camión fuese necesario, pero ahora con mi criatura de 2 meses me daba mucho pendiente, en cuanto a la seguridad de él y también en cuanto a que yo me lastimo con facilidad, quedé como que muy sensible después del parto, cuando hago esfuerzo o estoy mucho de pie o camino largas distancias me duele la entrepierna como si fuera gimnasta haciendo split, siento que se me remueve la matriz y me duele la cintura y/o la cabeza. Pero ahora sólo me sentí un poco cansada del hombro que cargaba la mayor parte del peso de mi chiquilín.

Me bajo del camión y me dirijo a la empresa de cable a pagar la mensualidad vigente. Me salió más caro que en meses anteriores, se me hace que era alguna promoción y ya se terminó, sinceramente, quisiera ya cancelar ese “servicio”, el internet se cae a cada rato, el teléfono no da línea o no te avisa cuando te llaman y la televisión… yo sólo veo un programa o dos. Total que, ya me desvié, estoy muy contenta porque me subí y me bajé del camión sin mayores “lastimaduras” y me vine caminando del cable a mi casa, llegando y vaciando mandado (que también compré mandadito en el camino), a acomodar pañalera, a poner la lavadora, a checar correos, todo esto cargando a MiNene. 🙂

Y bueno, en otro orden de ideas, Mija está creciendo, ayer prendió su primer cerillo y se preparó un huevito con jamón, ella solita y de pasada le compartió a MiEspo 🙂 Esto me llena de orgullo, ya que en las vacaciones intenté convencerla de hacerlo y era un drama de aquellos, porque le tiene PAVOR a quemarse con el cerillo. Como en otras ocasiones, decidí dejarlo por la paz y 3 meses después, por voluntad propia la niña se preparó su desayuno. Además, me ayuda muchísimo, ha resultado más que una hermana mayor una “segunda” madre para MiNene, llega de la escuela y me echa la mano con el niño, lo carga, lo arrulla, lo pasea mientras yo en friega lavo los trastes, preparo comida y tiendo la ropa. Tiene “muy buenos brazos” porque MiNene se queda tan en paz cuando ella lo carga, no le pide lechita, ni llora. Ya sea que lo cambie, lo pasee o simplemente platique con él se está de lo más tranquilo. 🙂 Lo único malo es que, por andar atendiendo al hermano deja de hacer lo que le toca (tareas, ejercicios, baño, recoger, etc.).

En cuanto a MiBeba, no está nada celosa, lo quiere muchísimo, pero como es más pequeña no puede cargarlo, así que se limita a hablarle, cantarle cuando llora y ayudarme con los pañales, o la ropita, o cuando lo baño ella está cerca para tallarle la espalda :). Sin embargo, sí se pone chipil y dice que ella es bebé, quiere que la cargue (está esperando que me alivie de mi panza), que la cambie y que la bañe. Sólo un día en que le estaba dando pecho a MiNene mientras estábamos los tres en el baño, ella se duchó solita, se lavó, se enjuagó y se secó por sí misma, creo también se cambió, sí que lo puede hacer, pero quiere sentirse “la chiquita”.

MiNene bello, hermoso, risueño como él solo, claro que también llora, si no lo cargamos pronto, pues si estoy haciendo comida o en el sanitario ¿como?, o en lo que le cambiamos el pañal, o simplemente está aburrido y llora ¿qué otra cosa va a hacer? Por eso me re-choca que me pregunten si el niño me salió llorón, pues si es su forma de comunicarse, va a llorar hasta que le entendamos que es lo que tiene/quiere. A pesar de todo, es muy coqueto, se ríe con facilidad, ahorita mismo está con unas carcajadas y mueve sus manitas como platicando con alguien, como si se desesperara por poder explicar algo que vió o que vivió… es muy vivaracho el niño, muy listo, se mueve muchísimo, gorgorea y balbucea, dice ¡AU! cuando estornuda y le decimos salud, ¡amam! cuando me habla, y si quiere tomar su lechita me jala de la blusa… sí señor, está muy pequeño pero se da a entender muy a su manera.

Yo lo veo y no me cabe el corazón en el pecho de amor por él, pensar que hace tan poco vivía dentro de mí, y ahora le tengo en brazos, oliendo su aroma de bebé, oyendo sus gorgoritos, viendo sus enormes ojos, sintiendo sus pequeñas manitas, cansándome de cargar sus 5 kilitos, bañándolo en 5 minutos de tan chiquito que es, cambiándolo 5 veces al día por la leche que rejurgita…

El lunes le tocaron 4 vacunas: una en la boca, dos piquetes en una pierna, un tercer piquete en la otra pierna. ¡Pobrecito! ¡Como lloró! Lloraba tan fuerte que por momentos se privó, pero se calmó pronto, eso sí. A mí se me apachurraba el alma al oírlo, pero mejor llorar un ratito y no toda la vida por una vacuna que le haya faltado y se vaya enfermando precisamente de la que no le pusieron.

De noche ya duerme un poquito más, con el cuento de que dormimos abrazados la mayor parte del tiempo, si tiene hambre sólo se voltea y toma lechita y tán tán. Yo aún me siento algo cansada, creo que todavía me va a tomar más tiempo recuperarme de las desveladas, eso, si algún día lo logro 😛

A la hora del baño, no me complico nada, la bañerita que MiEspo le compró la coloco en el suelo, encima su asientito, luego una toallita para que no sienta frío y a cantar ¡al agua patos! Me agacho mucho sí, pero no tengo ningún temor a que el niño se caiga, ni tengo que andar metiendo mesa, ni nada por el estilo al baño. Y acabamos de bolón pimpón.

Pues van creciendo tan deprisa los niños, que uno quisiera atesorar cada momento vivido a su lado, al rato ya estará MiNene corriendo, miBeba entrando a primaria y Mija noviando ¡Ay Diu! ¡qué me dá qué me dá!

Y ya me voy porque el niño necesita urgentemente cambio de pañal…

P.D. Seguiremos reportando…

14 comentarios sobre “Reportándome

  1. Que bueno Oli! date tiempo, ya se iran acomodando las cosas! Que bueno que tus niñas crezcan y que te ayuden con TuBebe! la casa tendra sus tiempos, ellos son lo mas importante, cuidate mucho!!!
    un beso grandote

    1. ¡Muchas gracias Carla! A veces me cuesta, a veces me siento triste y frustrada, pero luego veo a mis chiquillos y me animo :)… aunque de repente hasta jugar con ellos también me cuesta (por el cansancio principalmente).
      Beso recibido y reenviado!

  2. Que te leo olí y que lloro porq veo que mi menor crece tan rápido y no quiero!!! Ya va para los 7 meses!!! Y también me lo como de amor por lo exquisito que es!!! También dormimos pegadito a mi y a su teta jeje….

    Bueno yo también me reporto ya que no tengo mucho tiempo para leer uf y menos para escribir! Pero aquí estoy escribiendo en medio de la congestión vehicular después de dejar a mis hijos en sus templos del saber jajajaj así entre semáforo y semáforo logre leerte y comentar, como que me vea un policía ups….

    Besos mi querida Oli

    1. ¡ay que linda Pame! a riesgo que te multen…
      También yo ando a las carreras, como todas, y tú eres una de las personas en quién pienso cuando me siento abrumada, si tú puedes con 3, la casa, el negocio, pues yo también debo poder 😀
      Besos y abrazos 🙂

  3. Olí!!! Ya te extrañaba mucho!!! Q bien q todo va súper con tus bebos… 2 meses ya!! 5 kilos ya!!! Wow yo creí q solo los míos crecían rápido jejeje… Todo mundo me decía disfrua los crecen muy rápido uno hasta q es mama entiende q el muy rápido es igual a un instante… Mis hijos ya tienen 1 año 3 meses ha caminan ya quieren correr y yo aún siento que fue ayer cuando estaba toda nerviosa en el hospital esperando verlos por primera vez…
    Me da mucho gusto q estés bien.. Q ido vaya bien… Yo aún me siento cansada pero aprendes a vivir con ello ejejej lo q sea por los hijos… Te kiero olí… Besitos…

    1. ¡que bella Ale! en vdd son sólo instantes el tiempo que pasa para que tu bebé sea niño, que pase de estar todo el día dormido a treparse a los sillones. Tus hijos preciosos los veo cuando publicas en twitter y digo ¡qué rápido van creciendo por Dios!
      Cuídate mucho, eres mucha madre, bendiciones para tus pequeños.

  4. Me imagino lo cansada que estás, pero como siempre se nota que estás feliz, que te sientes plena y que estos tres chamaquitos son tu felicidad 😀
    Por cierto que lo de tu beba debe ser lo más normal, el Gabrielito es único, y aun así se consiente para que yo lo cambie, jijiji (no le digan a nadie que me acusan de mamá malcriadora, jajaja)

    1. Ande sí Bere, sí estoy todo: cansada y feliz, preocupada y plena, ansiosa y tranquila HAHAHA! Aquí todo el tiempo hay movimiento, caray, esos tres niños son mi vida.
      No le decimos a nadie, te guardamos el secreto 😀
      Besos a Gabrielín!

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s