Publicado en Familia, Maternidad

Crónica De Un Parto Muy Anunciado I

Sábado 25 de Agosto del 2012.

12:22 a.m.

Tengo fuertes dolores lumbares, como si la cintura y cadera se me abrieran desde adentro y me rompieran en dos.

Creí que eso era todo, pero no. Según yo, tenía contracciones de Braxton por ahí de las 9:00 p.m. No tomé mucha importancia la verdad, porque tengo semanas con ellas. Pero llegando las 10:00 p.m. y mientras platicaba con una buena amiga, se me puso la panza dura, dura y me dolió mucho el área del pubis, como si MiNene empujara hacia afuera. Le comenté esto a ella y me dijo, que probablemente ya sean las verdaderas.

Por ahí de las 11:00 p.m., ansiosa, algo nerviosa y a la vez contenta, me puse a ¡planchar! (¿apenas?) la ropita del bebé, que tengo de hace meses y acomodar el cajón con sus cosas (incluyendo los regalos de @jazcitas y @faithsunflower).

Y es que, oiga usted, no importa que sea uno primeriza, o con experiencia, no. Cada parto es diferente. Con Mija las contracciones comenzaron fuertes y siguieron fuertes y nunca bajaron ni subieron, era como una bomba que explotaba y volvía a explotar. Todo lo sentía en la parte baja del vientre. Lo único que coincide es ese dolor lumbar que me descuajeringa. Ese mismo dolor que me despertó hace 11 años, exactamente a las 12:00 a.m.,  tal como había dicho la Ginecóloga y que culminó a las 4:20 a.m. de ese día.

Con MiBeba la cosa fue diferente. También me rompieron membranas, como con Mija, pero… las contracciones empezaron medianitas, fueron subiendo, siguieron fuertesonas y ya no bajaron. Aquí el dolor se centró en la parte alta del abdomen, que de plano yo estaba segura, MiBeba saldría disparada cual Alien invadiendo un cuerpo ajeno. Me provocaron el parto a las 10:00 a.m. o algo más tarde, me alivié por allá de las 5:40 p.m., después de mucho esfuerzo, y de litros y litros de líquido amniótico (¡exageré!).

Por eso ahora, no sabía como identificar estas contracciones. Porque están suavesonas e irregulares. Pero de momento, siento mucho dolor. Entonces no están tan suavesonas…

Bueno, ya que estamos en esto, y no sin antes aclarar que no sé en que termine el asunto… es decir sí sé en que va a terminar, lo que no sé es cómo… va aquí una confesión:

Decidimos tener parto en casa. No fue una decisión tomada a la ligera, la pensamos mucho, la investigamos mucho, la oramos mucho…

Sí hay parteras (¡ay, ouch arghhh!) en la región, lo que yo no sabía era ¿dónde podía encontrar una? Un buen día, una buena amiga vino a visitarme y se me ocurrió comentarle. Resultó que ella conocía a una partera muy joven, pero con experiencia, al tiempo me pasó sus datos. Tardé un par de meses en contactarla, porque creía que me iba a cobrar cada consulta y por ese tiempo no había dinero. Al fín me decidí y le llamé, mi amiga ya le había hablado de mí y nos pusimos de acuerdo. Yo tenía mucha ansiedad por conocerla, tuve que esperar otros 15 días más, porque organizó una reunión donde estaríamos varias mamás para que nos informara del procedimiento, ventajas, estudios, etc. que, yo la verdad, no necesitaba nada de eso, ya estaba completamente convencida, sin conocerla y sin toda esa información (que alguna ya la sabía) de que quería parto en casa.

Asistí a la reunión y llevé a una amiguita embarazada conmigo, ambas quedamos fascinadas y decididas a tener a nuestras criaturas en casa. Luego, la partera tuvo que salir de la ciudad, y el viaje que en un principio duraría 2 semanas se alargó a un mes y creo otra semana. Ya estaba muy desilusionada, pues al mismo tiempo mi ginecólogo particular se había quedado sin contrato en el IMSS, el contrato de MiEsposo  estaba por vencer, así ya no tendría ni  Seguro ni dinero para pagar un particular. 😦

Siempre he pensado en tener alternativas, así mi plan A: aliviarme en casa. Y si algo salía mal, entonces mi plan B: ir al IMSS. Estaba realmente muy angustiada cuando sucedieron estas cosas, inclusive bajé de peso y me dió anemia. Pese a todo, no perdí la fe en que Dios prepararía el camino para que todo saliera bien. Le renovaron el contrato a MiEsposo, también a mi Ginecólogo y después de un tiempo, la partera volvió a casa.

Estando ya bien animadota, la semana pasada con lo del nivel 8 del líquido amniótico, me dijo la partera que era riesgoso para el bebé si bajaba a 5 o menos. Ya me estaba haciendo a la idea de parir de nuevo en el IMSS, pero siguiendo sus consejos y otros que me dieron, logramos subir (a Dios gracias) a 10. Ya con esto, la cosa cambia. ¡ Y mucho!

Para no hacerla más larga y porque acabo de descubrir que tengo un manchadito de sangre, hoy que el doc. me dijo que estaba todo bien con el líquido amniótico, mi partera me dijo que esperaba mi llamada a cualquier hora inclusive de madrugada. Voy a llamarle y que sea lo que Dios quiera.

1:30 a.m.

Yo no sé, pero muero de hambre. Me preparo una quesadilla con tortilla de harina y… sí adivino usted, con queso de rueda ¡directititito del mismísimo Fresnillo, Zacatecas! Mis compadritos que vinieron a la Primera Comunión de Mija, tuvieron a bien traerme, no uno, ni dos, sino como dos y medio kilo de queso de rueda MENONITA. Así que si MiNene no baja, no será por antojo de queso, no señor. *Ella pone los ojos en blanco mientras babea cual perro de Pavlov y aguanta otra contracción*

3:00 a.m.

Le marqué varias veces al celular, no me contestó sino hasta la cuarta o quinta ocasión. Algo anda mal con su celular, porque ni siquiera me registró como llamada perdida. Todo lo que le comenté es signo de que el parto va en marcha, me recomendó seguir tomando mucho líquido, principalmente agua, respirar en las contracciones y tratar de descansar. He tenido las contracciones cada 20 minutos, muy intensas y dolorosas, el foco se localiza en la cintura y recorre hacia el frente a la parte alta y luego baja del vientre. La panza dura como sandía y esa sensación de que alguien me revienta por dentro. Deben ser regulares, hasta que las tenga cada 4-5 minutos entonces comenzaríamos con el parto en sí.

Por ahora me dice que tome una ducha caliente para aminorar las molestias, que se me calman o que me dan más fuertes. Plenas dos de la madrugada y yo duchándome de nuevo. Me dan más fuertes y pienso para mis adentros: llegó la hora. Con el baño también me relajo un poco, luego de alistar el cajón de MiNene, guardar ropa de las mijas, despejar una cama perdida entre varios cerros de ropa y encontrar el jumper escolar que Mija traía perdido desde el martes -¡Wiiiiii!- me entró un sueño que parecían tres. Me acuesto a “descansar” y esperar que las contracciones se regularicennnnnnn zzzzzzz ZZZZZZ!

9:00 a.m.

¡Que chistoso! Me quedé profundamente dormida y ya no supe si me dieron o no, fuertes o suaves, falsas o verdaderas. El hambre me levantó, a las 7:00 a.m. desayuné ligero. Las contracciones siguieron, pensé en ponerme a lavar u ordenar el tiradero. La cabeza se me fué pa’tras y se me cerraron los ojos de nuevo. Tengo demasiado sueño, yo me voy a la cama, con todo y vientre empedrado. Desperté de nuevo a las 9:00 a.m. a comer algo y a beber más agua. Y al baño. Estoy viviendo entre mi cuarto y el sanitario, con breves viajes a la cocina. Voy, vengo, voy.

Esta vez es mi partera quien llama, quería marcarme más temprano pero pensó que aún dormía. Y tenía razón. Pues bueno, quedamos de llamarnos durante el día según ocurran las cosas. Me ducho otra vez, sí que le hace, necesito sentir el agua calientita en mi espalda. Sigo con los manchaditos de sangre, no es viva, sino color café.

12:00 p.m.

Que me caen las compañeras catequistas. Que me organizaron un Baby Shower (Fiesta de canastilla) Express. Vienen armadas con refrescos, burritos, deshechables y regalos. ¡Divinas ellas!

Entre platica y platica, contracción y contracción, nos cae el Párroco, que también viene a echarme porras y a regalarme sendas latas de leche en polvo. ¡OMG! Estoy tan contenta, yo que no tenía ánimo de nada, pues ya me pusieron de buen humor. Y luego de mal humor con algunos comentarios totalmente fuera de lugar. Y luego de buen humor al tomarme esos comentarios a broma.

6:30 p.m.

Vienen a verme mi partera y la doctora que le asiste. Me revisan entre las dos y encuentran que todo está muy bien. Las contracciones siguen irregulares. MiNene resultó muy reactivo: 4 reacciones en 5 minutos 🙂 me comentan que otros bebés toman hasta 20 min. para presentar 2 reacciones. La Doctora nos felicita por haber tomado la decisión del parto en casa, dice será una experiencia inolvidable. El manchadito de sangre indica que se está adelgazando el cuello uterino, los dolores lumbares son a causa de que MiNene tiene su espalda contra la mía, necesita girar hacia un lado para descender y poder nacer. Que siga tomando muchos líquidos, también me presta su pelota de Yoga, me sugiere algunos ejercicios para aminorar las molestias de las contracciones y para que MiNene se acomode. Anda desatado, se mueve por toda la panza. También me dicen, que como es el tercero ya mis músculos abdominales están muy distendidos y que, él se encuentra muy cómodo con esto. Ya me había dado cuenta de los músculos, antes de embarazarme, luego tendré que ver como lo soluciono. 😦

La causa de las contracciones tan fuertes fue el tacto que me hizo el Ginecólogo. Resultaron falsas al final de cuentas, porque no se regularizaron y hasta me permitieron dormir, aunque sea por breves lapsos durante el día y parte de la madrugada. Falsas, falsas, pero bien dolorosas. ¿Qué será de las verdaderas?

11:30 p.m.

El sueño me vence. A dormir.

Domingo 26 de Agosto del 2012.

3:00 a.m.

Tengo buen rato despierta, las contracciones están a todo lo que dan. Anduve limpiando el cuarto de las niñas, ordenando cada zapatito de la Barbie, figura geométrica, peluche y canica que me salía al paso y tomando el tiempo entre las contracciones. Me dí otra ducha caliente, tomé más agua, comí algo. Quisiera aliviarme hoy, aquí está mi esposo y no tengo el pendiente de la escuela de Mija, pero no será cuando yo quiera, sino cuando Él y MiNene quieran. Cronómetro en mano y anotando cada período, espero a que se regularicen. Me vuelvo a dormir a pesar del dolor.

6:00 a.m.

¡Hambre hambre hambre! Voy por algo para desayunar, mientras pongo la lavadora, al paso que voy se me hace que no nace hoy.

10:00 a.m.

Mis hijas y miEspo se van a Misa, yo me quedo en casa tendiendo ropa, estoy yendo al sanitario a cada momento, no quisiera interrumpir la liturgia con mis constantes salidas. Las niñas están orando por nosotros, para que ya nazca el hermanito, que ya le quieren conocer, cargar y cambiar el pañal. 🙂 Aunque MiBeba insiste en que su hermanito no sale porque no quiere usar pañal. 😉

He seguido con el manchadito de sangre, además de expulsar un poco de mucosidad café un tanto descolorida. Sueño, contracciones, más sueño. Ando como los bebés con “el horario volteado” durmiendo en el día, activa en la noche. 😦

12:00 p.m.

Me llama mi Partera para ver como ando, ya le doy razón, me dice que camine, que me ayuda a bajar al bebé; que todo sigue bien, que haga más ejercicio con la pelota y que cualquier cosa ahí está ella. Por si esto fuera poco, su familia y amistades también están orando por nosotros. ¡Gracias Dios!

3:00 p.m. 

Salimos a lonchear, con ese pretexto pues a caminar. De ahí nos pasamos al bosque a que las mijas jugaran en los mecánicos y a tomarnos algunas fotitos. No sé cuanto tiempo pase para volver a sacar a paseo a mis criaturas, ellas lo disfrutan mucho, yo también aunque ahorita lo que quisiera es estar en cama.

5:30 p.m.

Me visitan mi hermano y miMamáO, ella viene a quedarse unos días por si me alivio en la semana. He aquí, que no le habíamos dicho nada a mamá, por no preocuparla y ahora que ya está en casa… ¡no sé cómo decirle lo del parto! Tampoco a mi suegra le comentamos, pero ella con sus poderes mágicos (y con las vecinas comunicativas) no sabemos como diantres, se enteró. Y dijo que no estaba a gusto con nuestra decisión. ¡cómo si alguna vez lo hubiese estado! En fín, tenían que saberlo, pero no queríamos malas caras, desaprobaciones y consejos no pedidos.

Lunes 27 de Agosto del 2012.

Por la mañana, hable con miMamáO, y para mi gran sorpresa, sólo preguntó el porqué, le dije que no quería volver a pasar por esto. Y me apoyó. Se quedó tan tranquila. Yo no podía creerlo, para mi fortuna, reaccionó muy bien. Descansé y me relajé muchísimo con esto. Creo era algo que me tenía al filo, pero ya pasó, Bendito sea Dios.

El día transcurrió igual, tranquilamente, pocas contracciones. A esperar la noche para recibir las contracciones fuertes y tal vez a miNene.

Mi Partera me recomienda hacerme un ultrasonido mañana, si es que todavía no me he aliviado, de preferencia con otro especialista porque quería una segunda opinión y claro, checar como va el líquido amniótico y la placenta principalmente.

Martes 28 de Agosto del 2012.

Salgo a buscar donde hacerme un ultrasonido por la mañana, ya que mi Gine me atiende sólo por las tardes. Después de andar un buen rato, subir y bajar, encuentro un local donde no es tan caro y lo realiza un médico, aunque la partera me recomendó que me lo hiciera con un radiólogo, no encontré por aquí cerca.

En lo que llega el médico, me tengo que chutar una sarta de sandeces que platican la secretaria, su sobrina y la mamá de esta. ¿Porqué? Porque la sobrina está embarazada y empiezan con las mismas cosas de siempre.

-Me quiero aliviar en el IMSS pero que me atienda bien el doctor y luego le pago por fuera el parto – sobrina embarazada
-Ya ves Fulanita no se alivió (¿Se quedaría de muestra?), el esposo la internó y le hicieron cesárea (¡Ah! ¿eso es NO aliviarse?)- mamá
-¡Anda tú! pero pagaron $21,000.00 por la operación. Es que ella no quiso aliviarse, porque quedan más aguadas. (¿En serio? O.o) – Secre
-No, pero Perenganita ya está muy vieja, ya se quedó así sin tener hijos -¿Cuántos años tiene? -32 (¡OMG! Entonces ¡soy una momia!)- mamá
-Es que la vida está muy difícil, ya no son tiempos para andar teniendo hijos (¡Ah Dioh! ¿Entonces cuando?)
-¡Pero estás tan amarilla niña! Has de tener anemia -Me acaban de sacar la sangre -No, tú tienes anemia ¿O te asustaste?
-Y luego mi hija, recién aliviada de cesárea, la hicieron que caminara. Se desmayó y se golpeó la cabeza contra la mesita de servicio, yo que andaba cargando a mi nieto, casi aviento al muchachillo pa’ salvar a mi hija, con una mano el bebé, con la otra mi hija y con un pie acerqué la silla, mientras gritaba… -Help!

Y así, por el estilo. Yo rogando al cielo que ya llegara el médico. Al fin arribó el hombre, me pasa, me hace el ultrasonido ¿Qué cree? (¡ay, ouch, argh!) que ya hay más líquido amniótico que el viernes, la placenta sigue en fase 3, el niño ya se acomodó con su espalda a un lado, que estoy lista y que en cualquier momento saldrá ese chamaco. Esto me tranquiliza un resto, ya me voy al mandado muy contenta y agradecida con Dios.

De regreso a casa, le llamo a mi Partera, le paso reporte y dice que todo está muy bien, que a menos que me súper urja aliviarme podríamos intentar métodos naturales para acelerar el parto. ¿Sabe que? No. No quiero acelerar nada, mi preocupación eran el nivel del líquido amniótico y la madurez de la placenta; mientras estos no representen un grave problema, por mí me espero a la 40 ó 41 o lo que MiNene quiera.

El día transcurre relajadamente, MiNene se sigue moviendo cuando como dulce, o cuando le hablo. Se me vienen las contracciones muy fuertes cuando hago corajes… así que procuraré no hacerme mala leche e ignorar actitudes y comentarios que sólo me enfadan. Aunque a veces… es casi imposible 😦

Miércoles 29 de Agosto del 2012

No puede ser… no sucede nada… contracciones fuertísimas de madrugada, todo tan tranquilo durante el día. Mi partera está en constante comunicación vía telefónica, me da ánimos, me alienta, me tranquiliza… MiNene tan a gusto en la barriga ¡Ya quiero verte!

Jueves 30 de Agosto del 2012

Mija tiene su cita con el dentista, gracias a dios aquí está MiMamáO quien la lleva a revisión. Yo, no quiero caminar, no tengo ánimos de salir, creo que si me voy a la calle comenzaré trabajo de parto en plena banqueta.

Viernes 31 de Agosto del 2012

Y yo sigo tan tranquila.

Tuve la feliz ocurrencia de ponerme a barrer y trapear la cochera, que ya estaba que daba cosa, me cansé muchísimo y me tardé más de una hora. Me dolió todo mi redondo y embarazado cuerpo.

Durante el día me dieron las contracciones, especialmente a la hora de la comida, luego se me calmaron. He traido mucho sueño, sólo pude recostarme un rato, alrededor de media hora por ahí de las 4:00 p.m.

A las 5:00 p.m. me fuí al consultorio de mi Gine, sin cita. Y ándale que por andar de impulsiva, el médico vino llegando hasta las 6:30 p.m. Me estaba quedando dormida, me sentía muy cansada, débil, desforzada tal como un fuerte resfriado. Creo que me estoy quedando ya sin fuerzas.

A mis cuentas estoy comenzando la semana 40. El doctor sonriente y amable, como siempre, me pasa (¡Gracias a Dios se le olvidó la llave de su consultorio y tuvo que revisarme en el de cardio, por lo que no tuve que subir escaleras!). El pulso del bebé muy bien, mi presión también, la placenta ya muy madura (lógico, por la edad gestacional), el nivel del líquido amniótico que había subido hasta 12 ahora bajó de nuevo, otro tacto y me dice que traigo 5 de dilatación ¿Y las contracciones apá? Las contracciones bien gracias y ¿la familia? Nada, que seguían irregulares, dolorosas pero irregulares.

Y con una cara de apuro, me dice mi Gine:

-¡Váyase de inmediato al IMSS! si sigue esperando que le den las contracciones más fuertes se me va a venir aliviando en el taxi, vaya a su casa, recoja sus cosas, encargue a sus hijas (quienes me acompañaron al consultorio) y se me lanza al IMSS, busque al Dr. fulano de tal, dígale que va de parte mía y que lleva 5 de dilatación, ¡no espere más!
-¡Ok, Doctor! – Le digo -Pero si me voy ahorita al IMSS… ¿qué me van a hacer? ¿Me romperán las membranas y me inyectarán oxitocina? ¿Me provocarán el parto como con las niñas?
-Es lo más seguro- me contesta. -Ya no debemos esperar más, ese niño ya está listo para nacer, yo creo en la madrugada ya estará saliendo el muchachito.
-¿Y usted estará mañana sábado en urgencias del IMSS doc?
-No, yo voy hasta el lunes.

¡Chicles y chocolates! Llegó el momento… mi corazón se detuvo un momento, dió una voltereta al estilo matrix… y se aceleró al máximo. Me lanzo con la bendición del doctor y con el corazón en la boca, a mi casita mientras mis hijas gritan por todo el boulevard: ¡Ya va a nacer el hermanite!

Anuncios

Autor:

Varias ideas rondan mi mente, muchas palabras quieren salir, pocas personas que quieran oir lo que en ocasiones me es dificil decir

22 comentarios sobre “Crónica De Un Parto Muy Anunciado I

  1. Oli preciosa, ya quiero leer la segunda parte, que secreto te guardaste tan bien sobre el parto en casa, que emoción, que valiente, estoy emocionada, al menos ya sé que todo sale bien y que tienes a tu pequeño y amado hijo en tus brazos. Les mando muchos besos y abrazos. Te quiero.

    1. Me lo guardé porque no era seguro, ves que con lo del bajón del líquido amniótico ya estaba muy resignada a pasar por lo mismo en el IMSS, pero mi Dios me concedió otra oportunidad y aquí estamos 😀
      Recibo gustosa como siempre tu beso y se lo paso a miNene 😀

  2. Que buena onda eso del parto en casa, me imagino que es algo muy propio 😀 yo tmb lo pense en casa y en agua pero ya vez mis nenas tenian una prisa por llegar que ni siquiera se esperaron a cumplir los 9 meses muchisimas felicidades que ya tienes a tu nene en tus brazos esperare a leer la 2 parte ^^

    1. Fíjate nada más! Yo me alivié en la semana 39 con 6 días 😀
      Ya ha pasado tan rápido el tiempo, que veo a tu chiquita enorme en las fotos 😀
      Ya puedes leer la 2a. parte Yola, a ver cuando nos vemos, ojalá antes del bautizo de nuestros críos jejeje!

      1. Si caray ya esta enorme ya va en 2do de kinder ya trae prisa por leer y escribir y ahora quiere jugar futbol en el colegio. Y la beba ya 8 meses casi 9 y ella trae prisa por caminar y correr quiere jugar y dormir solo con su hermanita 🙂

        Si pues el bautizo lo pienso hacer el proximo año junto con el cumpleaños de Zoé

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s