Publicado en Maternidad

#DiaLactancia: Todos Unidos Con La Lactancia Materna

Desde el blog Maternidad Continuum lidereado por Pilar Martínez nos llega esta bella iniciativa:

“El 1 de agosto es el día mundial de la lactancia materna y da comienzo la Semana Mundial de la Lactancia Materna (del 1 al 7 de agosto). Desde la blogosfera maternal implicada con la lactancia, queremos impulsar una iniciativa preciosa: conseguir que la lactancia sea el tema más hablado en twitter durante un día y usar nuestros blogs como medio de difusión para fomentar la lactancia.”

Primer experiencia. 

En mi primer embarazo no tuve la información necesaria para lactar adecuadamente a Mija. Veía a un ginecólogo particular, que jamás me habló de la Lactancia y al unísono asisitía al médico general del IMSS, quien tampoco mencionó siquiera la posibilidad de dar pecho a mi bebé. Al finalizar el séptimo mes de embarazo me mudé de ciudad, encontré una ginecóloga que, tampoco me habló ni me aconsejó ni nada. Entre mi grupo de amigas, sólo una (mi comadre) me envío información acerca del calostro y los beneficios de la lactancia materna. Algunas lo mencionaban así, someramente, me platicaban sus experiencias pero, sin entrar en detalle. Mi Mamá Gelo dió pecho a sus hijos por 3 meses y como que le daba vergüenza hablar de ello. MiMamá estaba tan desnutrida, que creo que sólo nos dió pecho un mes, mucha asistencia no me ofrecía. 😦

El día que Mija nació, dormíamos ambas en la habitación, yo en la cama, ella en la cuna. De pronto, la enfermera irrumpió, la levantó y me jaló bruscamente la bata, me acomodó de muy mal modo a Mija y empezó a ordenarme que me la pegara y a regañarme porque no la colocaba correctamente. Perdón, pero era la primera vez que me ponía una criatura al pecho, no tenía la más mínima idea de que la boquita debe cubrir el pezón y la aureola, que hay que evitar que trague aire, que tenía que ponerla a repetir… algo había leído entre tanta revista, pero nada, nada recordaba en ese preciso momento. Me sentí ignorante e impotente, sobre todo porque no me salía nada y la saliva de Mija comenzaba a irritarme el pecho.

Volvimos a casa, vivíamos en una privada, algunas vecinas me dieron consejos, pero nada funcionaba. Lo peor fue cuando una de ellas me dijo que ella tenía tanta leche, que debía ponerse ¡pañales en los pechos! para absorber el exceso del preciado líquido. ¡Dios! Habían pasado tres días ya y no me bajaba nada.

La tarde de ese tercer día, salió por fín el calostro. Yo me sentí la mamá más feliz del mundo y a partir de ahí iniciamos nuestro propio camino. No tuve grupo de apoyo, ni tribu, en el IMSS no me informaban nada, los pediatras que consultaba siempre me mandaban a la formula y sólo se limitaban a indicar: pecho cada 3 horas, 10 minutos de cada lado, agua tibia si se constipa, y tán tán.

Algo tan despersonalizado y mecánico no me hizo desisitir. A Mija le salió su primer diente al 4° mes y no era molesto. Sin embargo, a los 9 meses tenía más dientes y no dejaba de morderme. Ya era mucho el dolor y ella no comprendía que debía dejar de hacerlo. Ahí terminamos nuestra lactancia. Con todo, fueron bellos momentos compartidos, una conexión que jamás había sentido, derroche de ternura y sobre todo, disfrutar su sonrisa al quedarse profundamente dormida en mi regazo después de haber lactado.

Segunda experiencia.

Cuando tuve a MiBeba no esperé a que llegara la enfermera a regañarme, apenas me la dieron y la coloqué en mi pecho. Igual que con Mija, el calostro me bajó hasta el tercer día. No me consideraba experta, ni nada por el estilo, pero mucho influyó que en esta ocasión yo estaba muy tranquila, ya no hice caso de los comentarios mal/bien intencionados de la gente, estaba más informada, ahora sí había tenido pláticas en el IMSS con la trabajadora social y había leído más. Esto se reflejó en MiBeba, quien fue muy dulce y rápidamente aprendió a prenderse, nunca tuve grietas ni irritación, nunca me mordió, todo estuvo simplemente genial. A MiBeba la dejé de amamantar al año casi un mes, pues entré a estudiar y me ausentaba por las mañanas. El extractor me causa mucho dolor, por lo que no fue opción para nosotras. Esta experiencia fue muy enriquecedora, MiBeba y yo tenemos un lazo muy fuerte, y creo, firmemente, que la Lactancia Materna nos ayudó a ello.

Tercer experiencia.

Esta historia está aún por escribirse… 😛

Anuncios

Autor:

Varias ideas rondan mi mente, muchas palabras quieren salir, pocas personas que quieran oir lo que en ocasiones me es dificil decir

6 comentarios sobre “#DiaLactancia: Todos Unidos Con La Lactancia Materna

  1. La mayoría de las veces la inexperiencia, la desinformación y las intromisiones hacen que nuestra lactancia no sea nada cómoda. Una vez nos deshaceos de todo eso las cosas suelen ir sobre ruedas… 😉
    Besos y estoy deseando leer la tercera experiencia

  2. Pensé q seria muy afortunada ya q la leche comenzó a bajarme antes de q nacieran mis pekes… La primera vez q los amamante parecían expertos flojos pero expertos… Para mi mala suerte mis pekes no llenaban nunca pasábamos 2 horas aproximadamente entre comida y comida (ósea q por las noches solo me quedaba una hora para medio dormir) mientras mas crecían mas querían tuve q recurrir a la formula y pecho… Las cosas fueron mal cuando regrese a trabajar.. El extractor no funcionaba pues no es lo mismo un aparatejo a la boquita de mis pekes ayudando a generar mas leche… Viví esa maravillosa experiencia 3 meses exactos pues deje de producir leche 😦
    Apesar de ser toda una odisea amamantar 2 bebos al mismo tiempo (que una almohada por acá y otra por allá, q en la cama no mejor en el sillón no mejor en la silla, jejeje) bellos recuerdos me quedan y creo q si logramos crear ese vinculo del que hablas 🙂

    1. ¡Es admirable lo que lograste con tus chiquitines mi bella Ale! Pues te esforzaste e hiciste lo mejor que pudiste. ¡Claro que tienes tu vínculo! Ellos son el motor de tu vida, están unidos a tí para el resto de su existencia. ¡Felicidades por esos 3 meses maravillosos de Lactancia! Mis respetos señorita

  3. Yo también creía que dar el pecho era lo más fácil del mundo, pero no… había visto a alguna tía y amigas amamantar a sus hijos, pero eso fue hace años, y nunca vi que tuvieran problemas. Gracias a Dios, ni Gabrielin ni yo desistimos ante los problemas (que no fueron muchos, mala postura, alguna mordida)… y la pediatra sí me dio consejos de cómo amamantarlo 😀 y como extraerme la leche cuando regresara al trabajo, uf! de verdad creo que si no hubiera sido por ella, no habríamos durado ni 3 meses.
    Yo creo que ahora con el Nene te va a ir mucho mejor, y además, les vas a dar a tus hijas un ejemplo super bello de la maternidad y la lactancia 😀

    1. Tuve que pasar por varios sinsabores, informarme y leer mucho, pedir consejo, la mayoría de mis amigas o no amamantó o lo hizo muy poco tiempo (salvo excepciones). Pero soy re-terca y salimos adelante 🙂
      En verdad espero que sea mejor, y es verdad lo que mencionas, quiero sensibilizar a mis hijas para que de adultas conozcan los beneficios de la Lactancia 😀 ¡Gracias Bere linda!

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s