Publicado en Maternidad

¡No me lo va a creer!

1:00 p.m. Tengo antojo. Un terrible y gran antojo de puré de papa de cajita. Ya sé que, un puré de papas natural es más nutritivo, económico y saludable. Sí, sí, ya sé, pero ¡tengo antooooojooooo! ¿Ha estado usted embarazado(a)? Digo, porque muchas veces, quien sufre los antojos es el mariado, y es algo muy difícil de reprimir. En fín, que me doy a la búsqueda del susodicho puré artificial, total ya tengo la mantequilla, la leche y el agua en casa… sólo faltan las hojuelas… ¡mmmmmh!

1:10 p.m. MiEsposo me acompaña a la carnicería, hace un calor tremendo, unos 36-37°C, olvidé la sombrilla, camino como barco en altamar, tardamos un poco más en llegar. Saliendo de ahí, nos dirigimos a una tiendita que está a 2 cuadras. Buscamos, buscamos, nada.

-¿Tiene puré de cajita?
-No. No tengo.
-Gracias. 😦

1:20 p.m. MiEsposo se queda en casa, con la carne. Yo sigo mi búsqueda de tan preciado tesoro. Él me dice que él va, pero ya hizo su cara de puchero y yo ya hice mi berrinche. Ahí voy emberrinchada, enojada, acalorada y antojada. A media cuadra de mi casa hay otra tiendita.

-¿Tienes puré de cajita?
-No, fíjate que no me han traído. Ya se los pedí en la semana y no me lo traen.
-Bueno, pues gracias, ni modo. 😦 😦

1:30 p.m. El sol está en pleno. Camino otras 3 cuadras más. Con esto del calor, como que las manzanas se dilatan y las calles se vuelven más amplias. Si hubiera venido en la noche serían más cortas. Llego a la tercer tiendita, que es más bien un mini-súper (nunca he entendido esta nomenclatura ¿cómo es mini y es súper? O.o). Llevo harina para hotcakes, que  MiEsposo trae antojo, plátano para el licuado de mañana, tomate pa’ la ensalada y… “buco, buco y no buco” el puré.

-¿Tiene puré de cajita?- La encargada ni caso me hace que está botaneando con un cliente.
-¿Tiene puré de cajita?-
Sigue en la chorcha.
-¡¿Qué si tiene PURÉ DE CAJITA?! Con una….
-No, no tengo, se me terminó.
-Maldición. 😦 😦 😦
(¿Tendré acaso que llevarme unas cinco papas, lavarlas, pelarlas, cortarlas, cocerlas, sazonarlas, apachurrarlas para satisfacer mi antojo? D:

1:40 p.m. ¡Las tortillas! Se me habían olvidado, voy a la tortillería que al cabo, al ladito hay otra tienda. Dos cuadritas más, que a estas horas y con la refracción de la luz… parecen diez… ¡Ay mi sombrilla! ¿Porqué no la traje? No hay ni para donde hacerse, no hay sombra por ningún lado. Compro las tortillas, me lanzo a la tienda. Entro como flecha y ¡VOALÁ! ahí está el oscuro objeto de mis deseos. ¡Ta bien, el amarillento objeto de mis deseos!

-¡Sabía que usted tendría puré de cajita!
-¿Lo buscaba señora?
-¡Ande! ¡Es la cuarta tienda que visito y no tenían en las otras! ¿Sabe qué? ¡Tengo un antojo tremendo de puré de papá -de cajita-!
-No se quede con el antojo señora.
-¡No, luego sale con cara de puré!
(botana, botana, ni yo me lo creo)
-No, se lo digo en serio y le voy a decir porqué
*ella se inclina hacia adelante, voltea a ambos lados del mostrador y hace una entonación misteriosa* Abro un frasco repleto de colchones, me como uno mientras la escucho atentamente, me dice:

-¡No me lo va a creer señora! Pero en tiempos de mi abuelita, hace ¡uhhhhhhhh! de años, su cuñada estaba embarazada (la cuñada de mi abuelita)
-Sí, sí prosiga.-
Me limpio el azúcar de las comisuras.
-Y vivían en el rancho. Entonces, un día pasó un señor con su carreta vendiendo quesos, de esos de rueda, de los de antes…
-¡Yommi yom! ¡Queeeeesoooooo! ¡De rueeeeeedaaaaa! ¡Cómo los de Fresnillo, Zac.! ¡SLURP!

-Y a la cuñada se le antojaron unas tostadas con ese queso derretido encima. ¡Ay señora, a ver si no la antojo con esto que le estoy platicando! (demasiado tarde) Pero la cuñada no dijo nada, ni le habló al señor para comprarle, ni hizo nada. Así quedó. Pasó el tiempo y le llegó la hora del parto. La partera estaba lista, estaba también su suegra y estaba mi abuelita. Las contracciones, la dilatación, todo normal. Pasaban los minutos y el bebé no bajaba, señora, ya se estaba impacientando la partera. Le dijo que si no se aliviaba en un rato más tendría que llevarla al hospital, porque ya se estaba tardando mucho y ahí ella ya no se hacía responsable. Hasta que se le ocurrió y le preguntó:

-Oye ¿No te quedaste con algún antojo? ¿Algo que hayas querido comer y no lo hiciste?
-No, nada.

¡Por supuesto que se acordó de aquella tostada con queso de rueda, pero no dijo nada! Porqué, como le dije, ahí estaba la suegra y le daba vergüenza admitirlo en frente de ella. Le siguieron haciendo la lucha y nomás no nacía. Allá a las cansadas, la cuñada admitió que sí, efectivamente se quedó con ese antojo atorado.

-¡Lo hubieras dicho desde un principio! ¡Desde que horas habríamos terminado con esto! O.O Inmediatamente la suegra, fué y le tostó una tortilla, consiguieron queso (no sé de donde) y se lo dieron a comer. ¡Ande señora! En menos de lo que se lo cuento nació el bebé.

-¡No me diga!– Le digo mientras me saboreo imaginariamente mi anhelado puré de papas. Luego veré donde consigo el queso de rueda.

-Eso no es todo, cuando el niño nació vieron que traía en la boca ¡un pedacito de queso! Por eso le digo, ¡Nunca se quede con un antojo, porque se le puede atrasar el parto!

P.D.1. ¿Será por eso que, mi segundo parto, duró desde las 9 a.m. hasta las 5:20 p.m? ¿Me habré quedado con algún antojo? ¿Alguien conoce a un quesero de rueda de confianza?
P.D.2. Tenía razón la señora… ¡No se lo creí! ¡Pero como me reí! XD

Anuncios

Autor:

Varias ideas rondan mi mente, muchas palabras quieren salir, pocas personas que quieran oir lo que en ocasiones me es dificil decir

21 comentarios sobre “¡No me lo va a creer!

  1. Jajajajajajaja, muy muy gracioso… los famosos “cuentos de vieja”.
    Realmente como Doula jamas he visto que un bebe naciera con un pedazito de comida en la boca jajaja, ninguna madre de las que atiendo el parto se les ha atrazado por falta de cumplir un antojo jajajaja, pero en el proximo parto que atienda si demora mucho en dar a luz recordare este relato y le preguntare si le falto comer algun antojo, y le ire a buscar para que lo coma haber si nace! jajajaja.
    Muy buena experiencia, me alegro que encontraras al fin el famoso pure de papas, mmm que rico, la verdad al leer esto se me antojo tostadas y pure de papa (conste que no estoy embarazada jajaja).
    Cuanto te falta para dar a luz?

    1. ¿Ves? Todos los días se aprende algo nuevo… ¡HAHAHA! No, no te creas, bromeo.
      Me he reído bastante con tu comentario Natalia, ya me imagino que salgas corriendo a media noche por un plato de fresas con crema o no sé que antojo… 😀
      Estoy en la semana 32 entrando en la 33, anoche precisamente me entró un ataque de pánico, pensando en que tal vez no pueda aliviarme de parto y me tengan que hacer cesárea, preguntas como ¿y si no puedo? ¿y si no aguanto? en fín, las hormonas me traen vuelta loca.

  2. (perdon x las faltas ortograficas, pero escribo de mi cel y aveces tengo problemas con las z o las s, las comas y puntos)

  3. En Jerez había muy buen queso, pero eran más bien como ladrillitos abombados. Con ellos se hacían unas quesadillas que hacian hebra. Pero según mi abuelita q.e.p.d. teníamos que ir con un viejito que se ponía a un lado de un súper, que de ahí lo trajeramos. Era delicioso ñam ñam y más con un chorizo que hacen allá.

    Saludos !!! 🙂

    1. ¡ah, el famoso chorizo de Jerez! Sí lo llegué a probar y estaba muy bueno. El queso de rueda lo compraba en una tiendita del centro de Fresnillo, era de los Menonitas, pero si lo compraba en otra tienda o en el mercado ¡NO SABíA IGUAL! jijiji! ondas que agarra uno.
      Saludos recibidos con todo gusto, mi buen LinuxMan 😀

  4. Jajaja, mira que me han pasado cosas rarisimas atendiendo partos, pero algo asi nunca jajaja, ni siquiera en mis propios partos.
    No te preocupes, no tienes porque terminar en cesarea, ya eres mami asi que sabes bien como es “el gran momento” del parto, pero cuando entres en trabajo de parto has lo que tu cuerpo te pida, si quieres dormir duerme, y cuando los dolores fuertes comienzen es muy muy bueno caminar porque ayuda a que tu bebe baje, eso disminuye mucho el riesgo de cesarea. Ponerse en cuatro patas tambien ayuda a que el bebe encaje… puff hay miles de posiciones jajaja.
    TU tranquila, las hormonas se revolucionan y vienen los miedos NORMALAES de toda mami. Tranquila, te falta poco! me alegro mucho.

    1. ¡Gracias gracias gracias! No sabes cuanto necesito esas palabras, de repente me entra el pánico y lloro como Magdalena, otras me siento fuerte y segura y que el mundo ruede… Tengo que empezar a ponerme a gatas, no lo he hecho. Caminar, camino mucho, ahora que mis hijas están de vacaciones planeo seguir caminando, pero más relajada, no con la prisa de llegar al jardín y que me cierren la reja…
      Todos los consejos son bienvenidos… inclusive el de los antojos ¡HAHAHAHA! 😀
      ¡Gracias de nuevo! 😉

  5. Jajaja, me has hecho acuerdo a mi en mis embarazos anteriores, con las mellizas lloraba POR TODO y eso que ya no era primeriza jajaja, no importa que sea doula, cuando estas embarazada los miedos y las dudas se te aparecen POR MAS QUE HALLA ESTUDIADO TODOS LOS LIBROS HABIDOS Y POR HABER jajajaja.
    Mira… algo que funciona a la perfeccion para que el bebe se encaje… ponte en cuatro, y menea tu cintura de izquierda a derecha, o de derecha a izquierda (eso no es relevante jaja, pero te explico asi para que veas el tipo de movimiento que tienes que hacer).
    Haslo dos o tres veces al dia en lo posible, como minimo una vez al dia, durante cinco minutos si tus rodillas aguantan, y asi el bebe puede bajar poco a poco y encajarse… el caminar… hay madres que el cuerpo le pide dormir, si es tu caso no lo dudes en hacer si puedes, pero si tu cuerpo pide caminar seria genial. De todas maneras el caminar es importante en el momento en que estas dilatando, no tanto ahora… porque cuando estas dilatando el caminar ayuda a DILATAR MAS RAPIDO… ahora te ayuda a ejercitarte nada mas 🙂
    Besitos!

    1. ¡JAJAJA! ¡Ay mi niña! Es queso normal, de vaca, también hay de cabra y otros, del que hablo es de leche de vaca, sólo que se hace en forma de rueda. Algo le han de poner que me sabe mucho más rico que cualquier queso en barra. Besitos.

  6. Jaja!! Yo me quede con ganas de helado de chocolate con balta y es el único que come… Bsss linda! No te quedes con antojos!!!

  7. Jajajaja, qué buena historia!! bueno, primero casi te enviaba por mensajería el puré de cajita (y me quedaba con una cajita porque también me antojaste)… pero es que esas historias son geniales!! claro que no me imagino al Gabriel naciendo con una mandarina (que las últimas semanas eran mi antojo principal), jajajaja. Deberías pasarle el dato a las enfermeras del IMSS, así en vez del “señora, no grite que se regresa el niño”… nos dirán “señora cómo que se quedó con antojo de queso de rueda? permítame voy por una tostada” jajaja

    PD. estoy segura que estarás super bien en el parto, ya lo queremos conocer 😀

    1. No me enojo si me lo mandas, a mí me encanta el puré ese, embarazada o no ¡HAHAHA!
      Y luego, ya me imagino al Gabrielín con sus gajos bajo el brazo… 😛
      ¿Te imaginas a las enfermeras? ¡Nooooo, otro cantar sería! Parecerían muestrarias de esas del súper… Jijijij!
      ¡Muchas gracias Bere, eso mismo espero yo, que todo salga según la voluntad de Dios! 😀

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s