Publicado en Maternidad

Junta Escolar

La cita era a las 8:00 a.m., llegué con 3 minutos de retraso y sudando la gota flaca porque me fuí caminando las 14 cuadras que distan entre mi casa y la escuela. Toda apresurada me dirigí al aula de mija, afuera sólo 3 mamás y un papá aguardaban impacientes el inicio de la junta. Estuvimos esperando unos 10 minutos más, hasta que la maestra nos hizo pasar al salón de juntas. Habían llegado más madres de familia y se llenaron los mesabancos.

Apenas entrar, me senté adelante (para tener un mejor campo de visión) y comienzo a recorrer las hojas pegadas al frente. Leo en una: Fulanito 90 Sutanito 75 Perenganito 63… ¡Ah caray! ¿Fulanito 90? ¡Ese es uno de los niños que más molestaron a mija el año pasado! ¿90? ¿Es de los más altos? ¿Y mija? Ella siempre aparece en los 3 primeros lugares… mmmmh… fulano… sutano… perengano… ¡Ah Jijo! ¡Mija no aparece! ¿35, 20, 10? ¿Qué calificaciones son esas? O.o

Acá en un rinconcito hay una tabla de puntuación, de como calificaron la prueba de diagnóstico, una que les hicieron al principio del ciclo escolar, para ver con que nivel venían del grado anterior. Muy bien, entiendo. Lo que no entiendo es ¿Porqué mija no aparece en la lista esa y porque si son cosa de 25 niños sólo hay ahí como 15 nombres? ¿Dónde están los demás? Paciencia, la maestra tendrá que aclarar mis dudas… Pero… ¿Fulano 90?

Hubo que hacer unos ajustes de último momento al proyector y a la laptop de la miss, parece que nadie sabe  usar estos aparatos más que el profe de Computación, quien muy amablemente, nos regaló unos minutos de su tiempo porque tenía clase y se estaba retrasando. Nos pusieron este vídeo, que ya había visto hace tiempo, pero que nunca esta de más volver y volver y volver a ver (y practicar también):

Lo pusieron una segunda vez, porque muchas mamás no comprendieron el mensaje. Y comienza la maestra a decirnos: “Mamás y Papás: ¿Qué vamos a hacer con sus hijos?” Vienen que no se aguantan ni ellos. El año pasado tuvieron una maestra muy blandita y los niños se volaron. A mí el director me encargó que no le bajara ni un poquito a la disciplina, sus hijos se portan sumamente agresivos, groseros e irrespetuosos. Y todo aquello que ellos ven en casa, vienen y me lo traen aquí señoras, se dicen de cosas, se golpean, se faltan al respeto… etc.

Mientras la maestra hablaba, ni  una sola mamá se atrevía a interrumpirla. ¿Cómo habríamos de hacerlo? Sabemos muy bien como se portan nuestros hijos, sabemos que muchas veces no les damos el mejor de los ejemplos, como ella misma lo menciona, discutimos papá y mamá frente a ellos, desacreditamos a las autoridades “esa maestra está loca, no le hago caso”, andamos chismorreando de las vecinas o nos peleamos con ellas, no les prestamos la debida atención a nuestros pequeños. Habló, por ejemplo de las tareas, que les preguntamos a los niños si hicieron la tarea, ellos dicen sí y nosotros ¡ah bueno! ¿Las revisamos? ¿Les preguntamos que entendieron? ¿Hojeamos sus libros? ¿Platicamos con su maestra? ¿Sabemos que materias llevan y la metodología? Algunas mamás ni siquiera han forrado los libros de sus hijos, menos van a saber que diantres ven en la escuela.

En mi caso particular, sí procuro revisar lo que le encargan de tarea, le explico cuando algo no entiende y no la dejo jugar hasta que termine lo que le asignaron. Pero en la lectura sólo me limitaba a cuestionar si había entendido lo leído y que me hiciera un resumen; la miss sugirió que nos leyeran en voz alta mientras nosotras lavamos los trastes, y eso es lo que estoy haciendo ahora, y le sigo preguntando si entendió y que me diga en sus palabras lo leído.

Pero, eso es sólo un aspecto. Nuestros hijos reflejan lo que están viviendo, nosotros los adultos estamos a la defensiva, enojados, frustrados, tristes… a los niños no les interesa cumplir con su tarea, llevar el uniforme completo, o siquiera asistir aseados. Van a la escuela porque los mandamos, muchos de ellos han expresado su deseo de ser ladrones, sicarios o secuestradores, porque “así es como se gana lana”.

La profesora lleva un diario, desde el primer día de clase, donde anota todas las… intervenciones de los niños. Se puso a leernos desde la hoja número uno hasta el día catorce, eso porque no nos iba a dar tiempo para ver lo del aseo, las cooperaciones, la hamburguesada y todo lo demás. Bueno, palabras más, palabras menos (porque las groserías no las pienso reproducir en este medio) el diario decía más o menos así:

Fulanito se paró en clase y fue a buscar a Zutanito y le dió un golpe. Manganita le pegó a Perenganito en la pierna porque le dijo una grosería (la miss la decía tal cual) y Perenganito dice que le dió en sus partes. Fulanito le dijo tal grosería a Perenganito, Perenganito le contestó que su mamá era una …. La maestra les dijo que se callaran y guardaran silencio, ¡Cállese usted! le contestaron… Fulanito le pegó en la cabeza a un niño y luego dijo que él no había sido. Fulanito le dió una nalgada a Zutana, Perengano y Mangano le dijeron que si ellos “se las agarraban a él” que qué les hacía… Fulanito se salió del salón. Fulanito grita y no deja escuchar la lectura. Le pido a Fulanito que se salga del salón y me grita que no, que él no se va a mover… y un larguísimo etc.

Para este punto ya tenía yo el estómago revuelto, niños y niñas de 9 y 10 años, golpéandose y contestándose de ese modo. ¡Claro que la mamá de Fulanito ni se paró a la junta! Algunas mamás de esos niños sí fueron y dijeron que iban a hablar con ellos, se calman un par de días, luego vuelven a las andadas. El mayor problema con estos niños es que, no quieren someterse a ninguna autoridad y son líderes, pues otros niños los siguen en el mal ejemplo y al rato ya no son 2 ó 3, sino 5 ó 7 los que están echando relajo. Las mamás nunca van a las juntas, no pagan las cuotas que acordamos, se le echan encima a la maestra diciendo que no quieren a sus hijos que tienen sus consentidos, ¿Entonces… QUÉ?

Dijo la maestra que hasta ese día todo iba a ser borrón y cuenta nueva, pero a la siguiente vez que el nombre de alguno de los infractores apareciera en el diario, le suspendería hasta que fueran sus padres a hablar con ella y con el director de la escuela. ¡Ajá! ¿Y luego? Borrón y cuenta nueva para ella, pero para todos los demás niños que han estado fregando todo el tiempo ¿Qué? a aquella niña la llamaron marrana, al otro lo golpearon a patadas, a la otra le escondieron sus útiles…

Aquí la profesora nos pide que no incitemos a nuestros hijos a responder, que la violencia genera sólo más violencia, y que estos niños son de azúcar, apenas les dicen algo, se prenden y contestan a golpes y mentadas, que de ser agredidos pasan a ser agresores y es el cuento de nunca acabar.

“No queremos que nuestros niños de hoy sean los delincuentes del mañana, no quiero leer sus nombres en el periódico y saber que fueron alumnos míos. Yo los aprecio y los tengo este año, pero el año que entra ya no serán míos. Y suyos serán toda la vida, señoras ¿Qué vamos a hacer?”

Silencio sepulcral. Ninguna mamá dijo esta boca es mía. Yo me quedé pensando, discúlpeme pero no. Yo no le voy a decir a mija que no se defienda, no señor, si permite cosas pequeñas ahorita permitirá cosas mayores en el futuro. Ahorita es que le jalen el cabello, le roben el lonche y le digan prostituta. Luego ¿Qué? ¿Qué la acosen en el trabajo, que le hagan mobbing o que la obliguen a robar o a drogarse? No, lo siento, no cuenten conmigo. Yo necesito que esa niña se defienda, que los demás niños se defiendan, porque entonces el niño abusador se dará cuenta de que no tiene más poder sobre los demás. Ahora yo me pregunto también ¿Qué vive en su casa ese niño? ¿Cuáles son sus amigos? ¿Porqué tiene esa fiebre por molestar a los demás? ¿Nadie le hace caso en su casa? ¿Le pegan? ¿Lo humillan como hace él con sus compañeritos? ¿Lo van a golpear cuando se enteren? ¿De que servirá?

Mire, hasta este punto comprendí la dichosa lista del principio. Era el número de veces que aparece un nombre en el diario ese de la maestra. 90 veces apareció Fulanito (el mismo que molestó todo el año pasado y lo que va de este a mija y a otros todos) en 30 días de clase. 90 veces, es decir, un promedio de 3 veces, perdón, más de tres veces al día, recordemos que van de lunes a viernes, sólo 5 días a la semana, mmh 90 veces entre (5 días x 4 semanas) = 4.5 veces al día. El resto de los niños, aparecían 75, 63, 50… 20, 10 veces su nombre. Por eso mija no apareció en la lista, ni el resto de las criaturas. Y no son 25 niños. Son 38 niños en el salón.

Nadie dijo nada, ni yo. Sencillamente me quedé muda. Pensaba y pensaba lo que ya comenté líneas arriba. Esos niños que molestan, no llevan tarea, no pasan los exámenes, no llevan el uniforme, sus papás nunca se paran en la escuela, ¿Qué va a ser de ellos? ¿Así van a seguir, abusando de otros niños, intimidándolos para sentirse superiores contrarrestando lo mal que se sienten en casa? ¿Y si los expulsan? ¿Irán a otra escuela a ser y hacer lo mismo?

Por otra parte, allá medio escondida, había otra lista, con todos los nombres, con todos los niños del salón. Ordenados del mayor al menor por calificación. Para calificarlos: lo que sacaron en el examen de diagnóstico (para eso estaba la tabla de puntuación), las tareas entregadas y la disciplina. Ahí sí ví el nombre de mija… encabezando la lista. 😀

Anuncios

Autor:

Varias ideas rondan mi mente, muchas palabras quieren salir, pocas personas que quieran oir lo que en ocasiones me es dificil decir

14 comentarios sobre “Junta Escolar

  1. Estoy totalmente de acuerdo, he pasado por algo similar, no es posible que los padres no les presten atención a sus pequeños y como dices y la maestra lo recalca, los niños repiten en la escuela lo que escuchan con sus padres y bueno de ahi la educacion y los valores morales y familiares con que son educados.

    Inevitablemente siempre tendremos en las escuelas a los niños fastidiiosos, pero en este caso, mi mostris esta en preescolar y pues la cosa se pone peor, en lo personal yo si deje muy en claro en la ultima junta que si “ese niño conflictivo” volvia a hacerle algo o le decia palabras que de ninguna maera yo uso con el, entonces el niño se defenderia…

    Si, voy de acuerdo que violencia genera violencia, pero los niños deben aprender a defenderse si no más adelante que espero? que llegue golpeado? obvio no…

    Pero esperemos no tengamos que enseñarle a boxear todavia a mi mostris y los padres de este nene reaccionen…

    Amiga muchas gracias por compartir temas tan interesantes…. TQM

    1. Gracias a tí Rocío por pasarte por acá!!!
      A mí ya me pasó, como comenté en un post, con la niña mayor, fue agredida todo el tiempo en el kinder, desde primero hasta tercero, la cosa se calmó un poco cuando pasó a primaria, ahora va en cuarto y aun la molestan. Ella sí llegó a casa golpeada, y las maestras NUNCA hicieron nada. Por eso le insisto tanto en que se defienda, como te decía, ya habíamos hablado con la maestra y con el Director previamente a esta junta, el Director nos apoya pero la maestra dice NO, no debe defenderse, no debe contestar ¡Pues no! No le hago caso y no…
      Espero que el conflictivo de tu kinder se vaya calmando, porque si no… ya te conocerán enojada.

  2. Es que el ¿qué hacemos? no se puede resolver si no están los papás del niño agresor… y quizá si no van ellos también a terapia.

    Hace algún tiempo en la guardería dieron una plática sobre Valores, y nos decía la Sra que expuso, que ella trabaja en el poder judicial, pero en “prevención del delito”, que a veces le llevaban a niños para trabajar con ellos, pero cuando les decía a los papás que el trabajo debía ser para toda la familia, ah, entonces no, gracias.

    Así por mucho que hablen con el niño, que le expliquen que hace daño, que está mal su comportamiento, nunca aprenderá nada, porque quizá es la única forma de llamar la atención de los papás…

    No se… la verdad tampoco se me ocurre nada, pero eso si, tampoco soy de la idea de poner la otra mejilla.

    Saludos, Oli 😀

    1. Has dado en el clavo Bere! No queremos hacernos responsables por nuestros hijos! que los eduquen las maestras que ese es su trabajo! Que los eduquen las Catequistas, que para eso los mando! Yo llevé con diferentes psicólogos a mija cuando era más pequeña, hasta que dí con uno que me dijo: el trabajo es con los papás, si los papás cambian el niño cambiará automáticamente y si no hay un cambio, hasta entonces y sólo hasta entonces me trae a la niña. Sobra decir que mija y el psicólogo no se conocieron, pues todo el tiempo trabajo con nosotros y hubo cambios.
      Y la misma situación está en el kinder a donde va mi beba, otro niño la trae en jaque, lo mismo, la miss dice avísame a mí, el niño es de los más pequeños, pero a todos muerde, avienta, escupe… hasta que harte a mi beba y entonces sí, la de la queja va a ser su mamá 😦

    1. Gracias por la recomendación Zary querida, esto del bullying es a todos los niveles, mibeba en el kinder es molestada por un niño más pequeño que ella, la empuja, le escupe, le pega, la araña, la muerde, ya hablamos con la maestra, pero dice que el niño es de los más chiquitos y es su manera de llamar la atención, pero con quien hay q trabajar es con los papás… 😦

  3. Tenia dias por sentarme con calma a leer este post. Primero, dejame felicitarte por tu hija, por sus notas, por sobresalir, por su comportamiento.

    Lo otro pues, mi mama siempre que ve a un adolescente o niño faltando el respeto, o fumando, dice que es culpa de los padres. Incluso lo que dijo de aquel par de muchachos que la atracaron a ella y a mi papa el año pasado y los amarraron, golpearon y amenazaron de muerte fue eso, que era culpa de sus padres. Los padres son los que educan, los que enseñan con palabras y con hechos. Me da penita tambien porque se que mi hijo tiene un caracter un tanto explosivo y me lo tomo para mi, que es mi culpa, aunque viendo como reacciona cuando lo maltratan en la escuela, me doy cuenta que sigue siendo el mismo niño pacifico de siempre.

    Y es que es verdad, la culpa es de los padres. seguro que los padres del Fulanito que estudia con tu hija, se desviven trabajando y “no tienen tiempo” de dedicarse a las cosas de su hijo. A veces pienso que definitivamente las mamas debemos volver al hogar, olvidarnos de carreras, profesiones, competencias con los hombres, y volver al hogar, a criar a los hombres y mujeres del futuro para que de una vez por todas la humanidad evolucione en los seres superiores que debemos ser. Pero tal vez no sea la solucion, tendremos a madres frustradas en casa, muchas quieren cuidar de sus hijos, pero a la vez quieren realizarse profesionalmente, el resultado tampoco sera adecuado.

    Si pudieramos contar mas con los abuelos, o familiares, que sirvan de guia, tutores, responsables, o como dicen aqui en las escuelas, representantes de los niños. Aunque los padres trabajen, un adulto debe encargarse de ellos, pero hoy en dia los abuelos tambien trabajan, ahi tengo a mis padres trabajando, mi suegro trabaja, y son trabajos esclavizantes. Muchas mamas deben salir a trabajar, bien porque deben completar lo que gana su pareja, o porque no tienen pareja, y alli, la presencia de un adulto que sirva de apoyo a la mama, es vital! en una guarderia no lo criaran igual, si acaso lo cuidaran, que no es lo mismo. Mi hermana y yo tuvimos la suerte de que mis padres se dedicaran al comercio y tuvieran su tienda pegada a la casa, estabamos siempre juntos los 4. Igual mi hermana, su hijo esta con ella en su restaurant siempre, hasta tiene alli un cuarto donde él hace la siesta cuando regresa de la escuela. Ya mi caso era distinto, la carrera que escogi tenia que desarrollarse en una oficina, a menos que trabajara de asesora, pero igual tendria que ir a visitar clientes, reunirme y eso. Tome la decision de abandonar mi carrera, olvidar mis pestañas quemadas, y colgar mi placa de Cum Laude como recuerdo de una epoca donde fui muy feliz, mi epoca de universitaria. Igual trabajo, si, pero mi hijo esta siempre conmigo porque trabajo en mi casa y en la tienda de mi papa que sigue estando pegada a su casa que a su vez esta pegada a la mia. Mi esposo escogio una carrera muy flexible! Puede traer los equipos de sus clientes y repararlos en casa, donde tiene un tallercito. Si mi hijo no quiere estar conmigo esta con su papa, y si su papa sale a veces se lo puede llevar, depende del cliente que vaya a visitar. Y sobretodo, entre nosotros, nos tratamos muy bien.

    Peluche ya sabes que es muy inteligente. En cuando a conducta no es un niño modelo, pero eso si, cuando le hace algo a otro niño lo hace para defenderse, y cuando de verdad lo molestan no hace nada, como cuando lo mordieron, o como ahora con este otro niño en la escuela nueva. Su papa le dice que se defienda, pero que le diga a la maestra, que siempre le diga a la maestra cuando lo molestan, para que cuando se defienda su maestra sepa que lo hizo por defenderse. No es facil, a mi no me gustaria que me llamaran a decirme que mi hijo pego a otro niño, pero si lo que hizo fue defenderse, poner un alto a los maltratos de los que era victima, ni modo, tiene que hacerlo porque si no, como tu bien dices, asi sera por toda su vida.

    Nuestra generacion y me atrevo a decir que incluso la de nuestros padres, es un desastre… no se como nos la arreglaremos nosotros para lograr que nuestros hijos suban a la humanidad un peldaño mas hacia la luz, pero tenemos que intentarlo. Tu estas haciendo un excelente trabajo. Pero en este caso le toca a la maestra tomarse mas en serio esto, no solo llamando a una reunion general, sino con los padres o representantes de cada niño en esa lista. Ya ves que no asistieron los que mas debieron ir. Y hay que investigar como es el hogar de esos niños de 90, 75, 63, 20… para ayudarlos, para poder conocer de donde viene ese comportamiento y sanar desde dentro, porque solamente con decirle al niño no es suficiente.

    Disculpa, como siempre, lo extenso…. un abracito de luz…

    1. Fátima querida, como siempre, termino con los ojos nublados después de leerte. ¡No sabes cuánto bien hace a mi alma el leer tus palabras! Te agradezco que consideres que estamos haciendo un trabajo excelente con mija, muchas personas nos tildan de consentidores y pasalones, y sí lo somos, pero también ponemos límites y horarios y todo lo demás. Yo quisera también que mija se defendiera, pero es muy noble, niños le pegan, la muerden, la avientan y ella les sigue hablando bien, no guarda rencor, en cambio yo… bueno… mejor no hablar de ello.
      Sí yo también quisiera que no se quede en una plática y reunión de las mamás que sí pudieron venir, el año pasado había psicólogos en la escuela, espero que este año vuelva a haber para de algún modo ayudar a esas familias con tanta agresividad en casa, porque no puedes imaginarte la de groserías que hacen y dicen estos niños y apenas tienen 9 años ¿Cómo serán a los 15, 18 ó 20?
      Tenemos mucho trabajo Fati, tenemos que sacarlos adelante, que sigan el camino correcto para volver al Creador…
      Gracias por tus comentarios, extiéndete todo lo que quieras, estás en tu casa.

  4. Llevo días sin ponerme al corriente de algunos interesantes blogs como este. De igual forma pienso que gran parte del problema esta en casa, en la casa de esos niños que solo están pidiendo a gritos que les ayuden a encausar toda esa fuerza que llevan dentro.
    Por otro lado, pienso que no es la solución, el que regresen a casa las Mamas para cuidar y educar a los niños. Creo que lo que debemos de dar es CALIDAD. Estamos viendo exactamente un reflejo de toda esta violencia que ahora pareciera imperar en el país. Creo que una solución, podría ser el trabajo en equipo, en donde todos nos lleguemos a involucrar, porque al final del día todos vivimos aquí. Cuando mis Diamantes, cursaron la los niveles básicos (ahora están en 3er de sec. y preparatoria) la recomendación siempre fue, avísale a la maestra y si no hace nada, contesta de la misma forma, yo iré a hablar con la maestra, afortunadamente tuvimos muy pocos (nulos) incidentes. Francamente ciento mucha pena por esos niños de la lista, pues su familia debe estar pasando por una situación difícil y ellos tienen que cargar con una parte de ese paquete cuando no deberían
    .
    Felicitaciones, no solo por su blog, si no también por el enorme trabajo que desempeña día a día con sus hijas. Extensivas a toda la familia.

    1. Mi estimado William:
      Agradezco en primer lugar que considere interesante el blog, es sólo un vehículo para desahogar opiniones y experiencias, muy amable de su parte.
      Estoy de acuerdo con usted, todo este problema viene de casa, de como llenamos el hogar de todas esas frustraciones y enojos que tenemos en nuestro vivir y como afecta esto a nuestros pequeños.
      Sus diamantes corrieron con suerte, el grueso de la población en edad escolar ha sido víctima del bullying y en la mayoría de los casos, ninguna de las autoridades hace nada, llámese director, maestra o suplente.
      Educar con calidad a nuestros hijos, es nuestra obligación y nuestra responsabilidad. Yo también siento pena por esos niños, más no intento hablar con sus padres, pues a veces resulta contraproducente, luego los regañan peor o los golpean más o nos agarramos del chongo 😦
      Felicitaciones recibidas con agrado! aunque verdaderamente, las siento inmerecidas. Gracias!!! 😀

  5. Mi hijo mayor (de 5 años) tuvo situaciones similares en la escuela, acorde a su edad.
    El tema, para mí, no es menor y la verdad es que me angustia mucho. Hable con una psicopedagoga amiga y me dió algunos consejos, que estoy poniendo en práctica…
    Me dijo algo que me sirvió mucho a mí, y tal vez te sirva a ti: aprender a defenderse es un aprendizaje, como es aprender a caminar, a comer y a hablar. No es innato, ni algo con lo que venimos “de fábrica”. Hablar con ella tambien me tranquilizo, para saber que voy por buen camino…. Estoy de acuerdo contigo, yo no hablo con los padres de esos niños sobre el comportamiento que tienen, creo que una vez que una dice algo, no hay retorno, y no se si hablaría en buenos términos…
    Te copio el link por si tenes ganas de leerlo. http://apasionadablog.wordpress.com/2011/08/25/aprender-a-defenderse/
    Cariños,
    Carla

    1. No lo había pensado de ese modo, pero es muy congruente, siempre hablamos con ella acerca de eso, ella es muy noble y no le gusta pelear, ni contestar, ni agredir. Es un trabajo en equipo y es un trabajo constante, así que a echarle todos los kilos!
      Te comento que no hablo con los padres, porque en otras ocasiones lo he hecho, lo único que he logrado ha sido golpes y humillaciones para los niños agresores, pero siguen sin cambiar su actitud (padres e hijos), lo cual me parece muy mal, más ¿Cómo lograr un cambio en los hijos cuando son los mismos padres quienes no logran ver el daño que están causando con esa educación?
      Gracias por el link, lo leí y lo comenté, te sigo.

  6. gracias!! Me gustaron mucho tus comentarios y coincido contigo en le tema de los padres:
    Para que un niño sea agresivo con sus compañeros, debe haber recibido esa misma agresión en casa! Creo que le daño no es solo a la educación, es una sociedad que crece distinto, donde los valores y los principios son otros, y los parámetros también. Ojalá podamos ayudar a revertirlo!

    Yo también te sigo 😉

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s