Publicado en Familia, Maternidad

Harta

¡Pues no estoy de acuerdo en seguir las reglas de esta casa! ¡Me quiero ir de aquí! ¿Porqué eres así conmigo? ¡Estoy harta de estar encerrada todo el santo día!

Estas son las frases que hemos estado escuchando los últimos días. Mija está creciendo, como cualquier pre-adolescente tiene esos ataques de rebeldía, que considero son sanos, pues de algún modo tiene que externar lo que ocurre en su interior.

Le pregunto a mi marido ¿Será la edad?¿Las hormonas? ¿Los amigos? ¿La televisión? ¿El interné? ¿Los vecinos? Me contesta: es TODO. Ps sí, es todo. No puedo mantenerla encerrada en una burbuja y no debo impedir su crecimiento. ¿Qué me queda entonces? Hablar con ella, charlar largamente, frenar mis propios impulsos por gritar y golpear como ella lo hace, serenarme, pedirle a Dios paciencia y sabiduría, apoyarme en mi esposo en esta labor.

De hecho fue su papá quien en esta ocasión le hizo abrir los ojos. ¿Qué es lo que quieres? le preguntamos. ¡Que salgamos más! nos contestó. Definitivamente en estos momentos es algo poco factible. Sí salimos, no con mucha frecuencia, pero lo hacemos. La situación económica en casa es difícil, como en la mayoría de los hogares, en las calles hay mucha violencia e inseguridad por lo que también se van posponiendo diversiones y paseos. El sol está insoportable, tiendo a insolarme a los pocos minutos de estar expuesta. Mija usa plantillas rígidas lo que le conlleva a sufrir dolores y cansancio en sus piecitos si es que caminamos mucho (como es mi sana costumbre). Debo estar en el ciber por las tardes, es el único lapso en el que llegan los pocos clientes que tenemos. De hecho estoy viendo la posibilidad de ocuparme en las mañanas, por recorte de personal en el trabajo de mi marido… esto es punto y aparte.

En general la queja es esa, tiempo como familia fuera de casa. Sí, papá llega noche y muy cansado, pero procura darse tiempo para cenar con nosotras y platicar de como nos fue en el día. Les cuenta cuentos y las arropa para dormir. Los fines de semana también trabajamos, en la medida de lo posible salimos a comer, al cine o al bosque. Lo curioso es que al llegar a casa mija comienza a reclamar. Y es muy clara, directa y hasta ofensiva en ello. 😦

Mija convive con amiguitas y primas, ya sabes, de repente me sale con: “quiero tener la ropa de fulanita” “quiero tener los juguetes de zutanita” “quiero tener los papás de perenganita” ¡Ufffffff! Mientras tanto fulanita dice: “ojalá mi mamá fuera como tu mamá” y zutanita: “tu mamá es a todo dar, a mí la mía me regaña todo el tiempo” y perenganita agrega: “al menos tú tienes papá” ¡GULP!

No somos de clase alta, ni media alta, no. No podemos engañarle con un estilo de vida que nos es imposible mantener. Tratamos de darle lo necesario en el aspecto económico, educacional y por supuesto familiar. No discutimos en frente de ella, le decimos lo mucho que la amamos, somos firmes en las reglas y consecuencias de sus actos. Aún así, varios amigos nos dicen que somos muy pasalones con ella. Pero preguntémosle a las abuelas y nos dirán que somos muy estrictos. A nadie le damos gusto y no nos interesa hacerlo. Lo que nos interesa es guiar correctamente a esta personita que está a nuestro cargo, bajo nuestra sombra y protección, enseñarle a valerse por sí misma y que sea feliz en el proceso.

Que se quiere ir de la casa, no es la primera vez que lo expresa. Se quiere ir porque la pongo a doblar su ropa y debe hacer primero su tarea antes de ver TV. No le gusta que le levante la voz, pero ella sí que lo hace conmigo. Y comienza la discusión. Váyase le digo, la puerta está abierta de par en par, yo misma la acompaño a la calle. ¡Nooooo mamita quiero que seamos buenas amigas como antes! 😦

¡Una buena cachetada es lo que necesita! Diría alguien que yo conozco. No, tampoco se trata de eso. Aunque… no.

Sus ataques de furia tienen eco en sus útiles, aparecen rayados, rotos, maltratados. Se nos ocurrió comprarle un Punching Bag para que se descargara y nos ha funcionado bien. Lo siento mucho por el juguete, a ver cuanto dura el inocente. 😦

¿Deseas andar sola en la calle a altas horas como muchas de las niñas del barrio? ¿Qué nadie te diga nada de que hacer y que no hacer? ¿Eso quieres? Las niñas así sufren mucho mija, la gente se aprovecha de ellas, les hace daño y ellas sienten que nadie las quiere, nadie se preocupa si están o no, si llegan a casa o no. ¿Eso quieres?– Le explica con voz pausada su padre.

Hablamos mucho con ella, pasado el instante de rabia, comenzó a nublar su vista y comprendió. Por esta ocasión.

Anuncios

Autor:

Varias ideas rondan mi mente, muchas palabras quieren salir, pocas personas que quieran oir lo que en ocasiones me es dificil decir

23 comentarios sobre “Harta

  1. Si te sirve de consuelo, todas esas “injusticias” que tu hija cree que cometes y todo eso que ahora te reclama, te lo va a agradecer un día. Yo agradezco muchísimo que mis papás hayan sido estrictos conmigo (en el mismo sentido en que lo manifiestas, cariñosos, abiertos, pero con reglas que había que cumplir), y CLARO que me quejaba, es cosa de la edad, pero hoy veo cuánta razón tenían y agradezco mucho que hayan sido así.

    Qué difícil la adolescencia… a mí me falta mucho para llegar a ella como mamá, pero no hace tantos años era yo la que se sentía incomprendida y sola, es una etapa muy difícil, pero siempre ayuda saber que mamá está ahí para nosotras.

    ¡Ánimo!

    Galle

  2. Que dura es la crianza de adolescentes!!! Por lo que veo y por mi propia experiencia ( como resolvía estos temas mi mam en casa) creo que lo están haciendo muy bien!!! Esta edad es terrible: uno se cree mayor y súper poderoso; y resulta que no es nada de eso!! Mucha paciencia y comprensión.. con los años se le pasa y lo agradecerá con creces!! Un abrazo!

    1. Dios te escuche! Eso pido, paciencia y sabiduría, entre mi esposo y yo andamos de repente que no hallamos la salida. Yo también fui rebelde, pero al contrario mis papás me dieron muchas libertades, a fuerza de tropezones aprende uno que sus papás hacen lo humanamente posible por educarlo. Gracias Zary!

  3. Oh, este post me recuerda lo que hice sufrir a mi propia mamá en esa edad. Gracias a Dios lo peor ya pasó -creo-. Ayudó mucho que ella siempre estuvo al tanto de mi y de los consejos de autores expertos en temas familiares.

    Recomendamos
    PARA ADOLESCENTES Y PADRES
    Melgosa, Julián
    Editorial Safeliz

    y cuando hay niños más pequeños
    HIJOS TRIUNFADORES
    Van Pelt, Nancy
    APIA

    1. Querida Keila:
      Tus palabras son sumamente motivantes para mí, te agradezco que me digas tu sentir. Buscaré el primer libro, el segundo lo tengo desde que mi pequeña contaba con 3 años de edad. 🙂

  4. Que etapa dificil estas atravesando ! No puedo sino recordar mi propia rebeldia adolescente…como hacemos sufrir a nuestros padres! solo cuando somos nosotros mismos padres, recien ahi los entendemos… y nos damos cuenta de taaantas cosas!
    Como todas las etapas pasa Oli…Dios te ilumine para sobrellevarla lo mejor posible… un cariño inmenso♥

    1. Gracias Brenda! Yo también recuerdo mi propia adolescencia, sé que fuí muy díficil de domar, desde pequeña hasta ya mayorcita. Te agradezco la confianza en tus comentarios y la cercanía al leernos. 🙂

  5. La adolescencia, siempre ha sido, es y será una etapa difícil para los seres humanos, pienso que nadie nos escapamos de tener algún exabrupto con nuestras teens
    En mi caso, como padre y proveedor, he tratado de estar lo mas cerca posible de ellas, compartir platicar y hacerles ver mi punto de vista sobre lo que sucede en el entorno.
    Pienso, que la clave de todo esta en la comunicación, en hablar de todas las situaciones un poco antes de que estas ocurran, para no crear un conflicto mayor, de hacerles saber y ver que algunas veces, no nos es posible tener todo en la vida, que si bien hay familias que pueden tener mas, existen también otras que tienen menos que nosotros, enseñarles que valoren lo que tienen y a disfrutarlo.
    Hace muchos años (cuando tenían 8 y 7) les dije que ya no se podrían arreglar los problemas con reprimendas físicas (si varias veces les di con la chancla). Hoy tratamos de arreglarlo platicando, discutiendo y platicándolo de nuevo. No es fácil puesto que los entornos cambian de cuando fuimos adoléceles a su realidad. Lo que estoy seguro que nunca cambiara será el demostrarles el amor y cariño que les tenemos. Paciencia y asertividad.

    Gracias por compartir

    1. Sí yo también como tú, recurrí al castigo físico y luego ví que eso simplemente no funcionaba, platicamos mucho con ella, de lo que siente, lo que quiere y lo que nosotros queremos para ella. Ha sido edificante leerte.

  6. Oli, aun me faltan algunos años para experimentar como madre lo mismo que pasas ahora… quizá duplicado si es verdad que todo se paga en esta vida, y si es con los hijos mejor.

    Fui super difícil, ni siquiera quería hablar con ellos, y no exagero al decir que hasta que me embaracé estuvimos todos en paz… las discusiones de ahora son leves en comparación.

    También pasé por todos los “no me comprendes” “los papás de mis amigas sí las dejan ir a tal lugar” etc etc. Así que como hija rebelde, te puedo asegurar que lo estás haciendo lo mejor posible y es una etapa que tu hija pasará. Para mí la comunicación es lo más importante, y que ella pueda contarte sus inquietudes (que seguro son miles).

    Mira que a veces esas “limitaciones” de los papás son en realidad una bendición, no tener todo en la vida es lo mejor que puede pasarle a alguien, porque aprendes a valorar las cosas y no sólo estirar la mano para recibir.

    Ánimo, y muchos abrazos.

    Atte. @beres7 (por si no me habías reconocido, jeje)

    1. Gracias Bere, Gracias desde el fondo de mi corazón. Yo creí que faltaba mucho tiempo para llegar a esta etapa, a decir verdad, pero veo que se me está adelantando, apenas tiene 9 años, siento que actúa como si tuviera 15. ¿Qué tanto hace que andaba en pañales y me daba la mano para ir a todas partes? Ahora, ya quiere estar más tiempo con las amigas que con nosotros.
      Gracias por los ánimos, los necesito y los abrazos también.
      Claro que te reconozco, ternurita, te leo en tu blog y te encuentro en los comentarios de casi todos los blogs que sigo!!! 😉

      1. Mira tú, ya llegue hasta acá, y ya había comentado!! jajajaja

        No sabes cómo me ha gustado leer desde el principio, a veces me identifico contigo, y encuentro respuestas a cosas que me pasaron… o a veces con tu hija, o con tu mamá… qué cosas, a pesar de la distancia, las personas nos parecemos mucho.

        Ahora que lo vuelvo a leer, solo puedo decir que lo mejor que puedes hacer es seguir tu corazón 😉 tu hija es la misma niña de siempre, y al mismo tiempo es otra persona, que ni ella reconoce, pero en el fondo los valores y consejos de ustedes siguen en ella.

        Saludos!!!

        1. Querida Bere:
          Seguimos en la lucha, hay días en que se nos va en puro grito y sombrerazo, otros es una niñita dulce, obediente y sensible, al rato es un pequeño mounstrillo exigente y contestón (que me recuerda muchísimo a mí misma hace 25 años).
          Me parece increíble que estés leyendo todavía, JEJE, espero no afectar negativamente tus neuronas… JAJA! que mala! 😀

  7. OLi si te sirve de consuelo yo siento que me contesta como si tuviera 15 mi nena de 5… es tremendo, da portazos cuando algo no le gusta, tiene contestaciones que ni te imaginas… 😦 a veces no se como manejarla

  8. O sea que la “adolescencia” de los dos años no pasa?? ay, Dios mío!!

    Yo creo que todas las mamás han tenido nuestras dudas (supongo que a mi mamá le pasaba igual), pero no las compartían, lo bueno que ahora nos damos permiso de decir que tenemos dudas y que a veces no sabemos que hacer 😉

  9. Me recuerda a mi hermana. Disculpa. Ella siempre peleaba con mama, desde los 10-11 años. Quería libertad, quería vivir como sus amigas, que no le importaba no tener que comer, con tal de tener libertad, decía que ojalá nuestros tíos fueran sus padres. Pregonaba que cuando tuviera hijos,ellos criaría con libertad, los criaría totalmente diferente a como fue criada. Siempre desafiaba, tuvo su novio a los 16, y ahí si amenazo con irse de la casa si no le aceptaban el novio.

    Yo, aprendí de ella y evite toda esa pelea, acepte de plano que no iría a fiestas, que no tendría novio de tan joven, que haría caso a mis padres para que no sufrieran.

    Que haría yo en esa situación? Pues primero, desde niños debe crearse esa confianza, que confíen en los padres, que puedan contarnos cualquier cosa sin miedo, y que igualmente, nosotros podamos hablarles abiertamente. Estoy segura que tu tienes ese tipo de relación con tus hijas. Ahora, lo otro, es que al llegar a estas edades problemáticas no se pierda ese enlace. Hay que hablar, y mucho! Preguntar como va la escuela, preguntar por sus compañeros (as), preguntar si le gusta alguien y un largo etcétera.

    Cuando diga que quiere salir, preguntale a donde. Y según su respuesta, tocara algúna explicación como la que le dio tu esposo, muy acertada. Es cuestión de hacerle ver que hay peligros en todas partes y que para poder darse ciertos gustos hay que trabajar y ganar dinero. Que no quiere doblar su ropa, tampoco se la dobles tu, que se la ponga arrugada entonces. Aunque eso podría forzaría mas a querer irse…… No es fácil…… Creo que la comunicación es base, no permitas que ella se cierre.

    1. Querida Fati: Tú siempre tan acertada en tus palabras. Tratamos de hablar con ella, desde pequeña ha sido muy retadora, te da unas respuestas que no te esperas, de repente sí nos saca de onda. Nos tiene confianza pues nos cuenta muchas cosas que le suceden y/o piensa. Lo que no me gusta es que en ocasiones se tarda mucho en platicar ciertos acontecimientos, porque teme que yo la vaya a regañar. En ese aspecto considero es más cercana con su papá que conmigo. De cualquier modo, sea él o yo, nos platica de su vida.
      Y pues eso, no queremos perder la comunicación con ella, es hablar y hablar y volver a hablar. Es muy inteligente, sólo le pido a Dios que nos ayude a llevarla por buen camino.
      Te agradezco muchísimo tu compañía, Fati bonita!

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s