Publicado en Personal

Azucenas

Decía mi mamá Gelo que 2 flores acompañaban la vida de Jesús: La Nochebuena que florece en Navidad y la Azucena que hace lo propio en Cuaresma.

Este año, sus Azucenas no brotaron. Desprovistas de su amoroso cuidado, no hubo quien de nosotros se acordara de regarlas. Cuando al fín mi tío pudo ir a la casa, ellas se negaron aparecer.

Yo soy pésima para cuidar plantas (y animales y niñas y casa…) por lo cual sólo tengo una maceta con un camotito de Azucenas de las rojas, que ella me regaló y otro de las blancas que una señora me dió a cambio de no robarme las mías (¡gulp! Así por las buenas, sí).

Justo cuando regresé del panteón me percaté de 4 bulbos que estaban por abrirse: las blancas hicieron su presentación. Casi no las riego, ni les muevo la tierra, mucho menos pensar en algún abono. Cuando las veo pienso en mi ma’, en como pacientemente velaba su llegada.

Hoy a 2 semanas del Hasta Luego lucen 8 azucenas de las rojas en mi humilde tiesto. Una por cada década de vida de mi ma’. Haciéndome sentir su presencia, su esencia, su aroma… su amor.

 

Anuncios

Autor:

Varias ideas rondan mi mente, muchas palabras quieren salir, pocas personas que quieran oir lo que en ocasiones me es dificil decir

2 comentarios sobre “Azucenas

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s