Publicado en Cine

How to train your dragon

Era sábado. Había dinero. Convencimos a mi esposo de ir al cine sin tener la más mínima idea de cuáles películas estaban en cartelera. Y bueno, como padres de 2 hijas tuvimos que optar por algún largometraje infantil que estuviera en el horario más cercano.

-“Cómo entrenar a tu Dragón”- nos informó la señorita de taquilla, era la próxima cinta a exhibirse. Con dudas y sin haber visto un solo trailer si quiera, entramos a la sala 6 del complejo cinematográfico.

-¡Uh de seguro va a estar bien aburrida!- Pensó mi marido.

-Con que les guste a las niñas… – Pensé yo.

-Sí, está padrisisisisisima!!! – Pensó mi hija.

-¡Mamá! No ve – Gritó mi bebé cuando apagaron las luces.

En esta ocasión la película no me atrapó desde el principio; pero lo hizo poco a poco, así casi sin sentir comencé a dejarme llevar por la magia y fantasía de aquella lejana isla de Berk, habitada por vikingos y sus archienemigos los dragones.

Hipo y Furia Nocturna

Hipo, el hijo de Estoico -rudo jefe de los vikingos- , es un adolescente al que le gusta estudiar y diseñar artefactos en vez de andar por ahí matando dragones como cualquier vikingo que se precie de serlo. Ésta historia, ya la sabemos:el hijo emprende un viaje donde vence sus temores, el padre espera que su hijo cumpla sus expectativas aunque no sea lo mejor para el chico, primero el rechazo y después la fama, los enemigos se hacen amigos, etc. De hecho me hizo recordar varias escenas de  Chicken Little y del Zorro y el Sabueso (ambas de Disney).

Sin embargo, esto no representa “pero” alguno en el desarrollo de la trama. Aunque es una historia trillada está bien contada. La música, la ambientación, los escenarios digitales,  se conjuntan y logran despertar al niño que todos llevamos dentro. Te emociona. Te angustia. Te atrapa.

De los vikingos me agradó Bocón el rudo, por su nobleza y entrega. De los dragones, obviamente Furia Nocturna (chimuelo para los cuates), cuyo nombre representa lo opuesto a la personalidad que ostenta este simpático dragón. El resto de los personajes…  son muy comunes.
Aquí una queja en el desierto: la voz de Leyla Rangel quien da vida a  Astrid: siento que no se maneja adecuadamente, siempre habla en el mismo tono, cierro los ojos y pienso en Violeta de  los Increíbles (Pixar).

Me quedé pasmada con el diseño de vestuario y la arquitectura del pueblo. Los finísimos detalles en la piel, el vello en los brazos, el cabello, barba y bigotes de los vikingos, el movimiento del agua y el fuego, tengo entendido son los más difíciles de recrear digitalmente. ¡Pero están muy bien logrados! Tanto así que varias veces me sorprendí pensando en la película como si hubiera sido filmada con personas y dragones reales. A mi esposo y a mí nos encantó. ¡Ah! Y a las niñas también.

Sitio oficial latino: aquí

Autora del libro: acá

Ficha en Movieweb: acullá

Reflexión de Olivia Nuño: acasito

p.d. El final: de lo mejor que he visto en mucho tiempo 🙂

Anuncios

Autor:

Varias ideas rondan mi mente, muchas palabras quieren salir, pocas personas que quieran oir lo que en ocasiones me es dificil decir

6 comentarios sobre “How to train your dragon

  1. Recien vi la película (3 años después… casi nada) y tengo que considerarla en mis favoritas de todos los tiempos, tiene algo que la hace especial, será chimuelo, será Hipo, serán los vikingos de Berk… sea lo que sea, es excepcional. PD: me dio harta risa lo de tu esposo “va a estar bien aburrida” jajaja. Saludos.

Inserte un comentario para continuar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s